Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Cómo afecta a la función respiratoria infantil la exposición a sustancias químicas

Un estudio europeo, publicado en The Lancet Planetary Health, analiza por primera vez el impacto en la salud respiratoria del exposoma, es decir, de la totalidad de exposiciones ambientales humanas desde la concepción en adelante. Los resultados mostraron que tanto la exposición prenatal como durante la infancia se asocia con una peor función respiratoria.

Este estudio es el primero en utilizar el enfoque del exposoma para identificar asociaciones con la función respiratoria. / Creative Commons. Wes Hicks on Unsplash

Un estudio codirigido por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por ”la Caixa”, y el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia (Inserm), en colaboración con otros equipos europeos, concluye que la exposición durante el embarazo y en la infancia a diferentes contaminantes químicosparabenos, ftalatos y sustancias perfluoroalquiladas (PFAS)– se asocia con una disminución de la función respiratoria infantil.

Estos resultados, obtenidos a partir de los datos de más de mil madres y sus hijos e hijas, se han publicado en la revista The Lancet Planetary Health y representan una de las primeras aproximaciones al concepto de exposoma, que es la totalidad de las exposiciones a un amplio rango de factores ambientales, como cambios en el clima, contaminación del aire en entornos urbanos y en la vivienda, o sustancias químicas.

Hasta la fecha, se habían realizado muchos estudios sobre el impacto de los riesgos ambientales en la salud respiratoria durante los primeros años de vida, pero todos ellos se habían centrado en una sola exposición o en un grupo de ellas.

La exposición prenatal a sustancias perfluoroalquiladas se asociaba con una menor función respiratoria en la infancia

"Este estudio es el primero en utilizar el enfoque del exposoma para identificar asociaciones entre la exposición prenatal e infantil a un rango de importantes factores medioambientales y el deterioro de la función pulmonar, lo que implica un nuevo paradigma en la investigación de la salud ambiental", destaca Martine Vrijheid, investigadora de ISGlobal y cocoordinadora del estudio.

Prevenir el deterioro en la infancia

El nuevo estudio, realizado en el marco del proyecto europeo HELIX, analizó los datos de 1.033 madres y sus hijos e hijas de seis países europeos: España, Francia, Grecia, Inglaterra, Lituania y Noruega. En concreto, el equipo evaluó 85 exposiciones durante el embarazo y 125 en la infancia, relacionadas con el entorno exterior e interior, productos químicos o estilo de vida. A los 6 y a los 12 años, se realizó una espirometría a los niños y niñas para medir su función respiratoria.

Los resultados mostraron que la exposición prenatal a substancias perfluoroalquiladas (PFAS) –de dos tipos: PFOA y PNFA– se asociaba con una menor función respiratoria en la infancia. Los PFAS son utilizados como protectores o repelentes de manchas y líquidos, y tienen muchos usos, incluidos los electrodomésticos y los productos de consumo. A partir de la dieta, entre otros, se introducen en el organismo y la madre lo transmite al feto a través de la placenta.

En cuanto a la exposición durante la infancia, el estudio asoció nueve exposiciones con una peor función respiratoria en niños y niñas. Cinco metabolitos de ftalatos – DEHP y DINP, que se utilizan principalmente como plastificantes y pueden ser ingeridos, inhalados o absorbidos por la piel- fueron los que presentaron mayor asociación. También se encontró relación con un tipo de fenol, el etilparabeno, compuesto utilizado como conservante en cosméticos; y con el cobre, que en la población general se ingiere principalmente a través de agua potable y alimentos. Además, una mayor aglomeración de viviendas y de densidad de servicios alrededor de la escuela también se relacionó con una peor función respiratoria.

"Estos hallazgos tienen importantes implicaciones para la salud pública", concluye Martine Vrijheid. “Medidas preventivas destinadas a reducir la exposición a los contaminantes químicos identificados, a través de una regulación más estricta y de la información al público mediante el etiquetado en los productos de consumo, podrían ayudar a prevenir el deterioro de la función pulmonar en la infancia, lo que a su vez puede tener beneficios para la salud a largo plazo”, añade.

Referencia bibliográfica:

Lydiane Agier, Xavier Basagaña, Lea Maitre, Berit Granum, Philippa K Bird, Maribel Casas, Bente Oftedal, John Wright, Sandra Andrusaityte, Montserrat de Castro, Enrique Cequier, Leda Chatzi, David Donaire-Gonzalez, Regina Grazuleviciene, Line S Haug, Amrit K Sakhi, Vasiliki Leventakou, Rosemary McEachan, Mark Nieuwenhuijsen, Inga Petraviciene, Oliver Robinson, Theano Roumeliotaki, Jordi Sunyer, Ibon Tamayo-Uria, Cathrine Thomsen, Jose Urquiza, Antonia Valentin, Rémy Slama, Martine Vrijheid*, Valérie Siroux* *Contributed equally. Early-life exposome and lung function in children in Europe: an analysis of data from the longitudinal, population-based HELIX cohort. The Lancet Planetary Health. February 5, 2019. 10.1016/S2542-5196(19)30010-5.

Fuente: ISGlobal
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Rusia anuncia que su vacuna tiene una eficacia del 95 % y que costará menos de 20 dólares
SINC

El Fondo de Inversión Directa de Rusia espera que la vacuna Sputnik V llegue a 500 millones de personas, comenzando su distribución en 2021. Esta vacuna candidata levantó dudas en agosto entre los expertos por la velocidad de los ensayos en humanos y la opacidad en los datos.

La vacuna de Oxford-AstraZeneca consigue una eficacia del 70,4 %

Los resultados iniciales de la fase III del ensayo clínico revelan una eficacia media del 70,4 %, que varió según las dosis empleadas, con valores máximos del 90 %. También se observó una reducción en las infecciones asintomáticas. No hubo casos graves ni hospitalizaciones entre los vacunados. El almacenaje a temperaturas de nevera, de entre 2 y 8 ºC, supondría una ventaja.