Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Cómo consigue activar el cáncer la rigidez de los tejidos

Científicos de Cataluña han descrito el mecanismo mediante el cual la rigidez del tejido activa el cáncer. Según los autores, “este es un importante primer paso que abre la puerta al desarrollo de una nueva estrategia que podría frenar el crecimiento de muchos tipos de cáncer: como el de mama, pulmón, próstata, piel y muchos otros”. Los resultados se publican en Nature Cell Biology.

Imágenes del citoesqueleto celular aplicando fuerza a sustratos de diferente rigidez. / IBEC

Investigadores del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) han descubierto el mecanismo mediante el cual la rigidez del tejido activa el cáncer. Este nuevo conocimiento abre puertas hacia nuevas estrategias para frenar, incluso detener, el crecimiento de tumores.

Los resultados, fruto de la colaboración entre investigadores del IBEC y del Georgia Institute of Technology (EE UU), se publican esta semana en la revista Nature Cell Biology. El trabajo identifica cómo la rigidez del tejido activa un importante oncogén llamado YAP.

Este descubrimiento, que pertenece a una familia de patentes, es el resultado de una larga investigación dedicada al estudio de las fuerzas que las células ejercen sobre su tejido circundante. Estas fuerzas determinan cómo las células proliferan, se diferencian y se mueven, y también regulan el desarrollo embrionario, la formación de tumores y la cicatrización de heridas.

Este descubrimiento es el resultado del estudio de las fuerzas que las células ejercen sobre su tejido circundante

“Esto es relevante porque la mayoría de los tumores sólidos son más rígidos que el tejido normal; por ejemplo, la presencia de nódulos duros en el pecho puede ser un síntoma de cáncer de mama”, explica el responsable de la investigación, Pere Roca-Cusachs, investigador principal del IBEC y profesor agregado en la Universidad de Barcelona.

“En investigaciones recientes, incluso se ha demostrado que aumentando o disminuyendo la rigidez del tejido se puede acelerar o frenar la progresión tumoral”.

Tejidos rígidos

“De la misma manera que una persona necesitaría sentarse en un colchón o presionarlo para saber lo blando que es, las células tienen que aplicar fuerzas sobre su tejido circundante para detectar su rigidez “, dice Alberto Elósegui-Artola, investigador del IBEC y primer autor del artículo.

“Esto lo hacen a través de moléculas como las integrinas, que unen directamente las células con la matriz extracelular circundante; y la talina, que conecta las integrinas al citoesqueleto, o cuerpo, de la célula”.

Los expertos han descubierto que, si el tejido es rígido, las fuerzas que las células aplican para tirar de esas moléculas provocan el despiliegue de la talina. Al desplegarse, la proteína expone una zona de unión a otra proteína llamada vinculina que, a su vez, se une y provoca la activación de YAP, un importante factor en la progresión tumoral. Sin embargo, si el tejido es blando, la fuerza se aplica de forma más lenta. Esto hace que la unión entre las integrinas y el tejido se rompa antes de que la talina se pueda desplegar, impidiendo la activación de YAP.

“Este es un importante primer paso que abre la puerta al desarrollo de una nueva estrategia que podría frenar el crecimiento de muchos tipos de cáncer: como el de mama, pulmón, próstata, piel y muchos otros”, añade Pere Roca-Cusachs.

video_iframe

Referencia bibliográfica:

Albert o Elosegui-Artola, Roger Oria, Yunfeng Chen, Anita Kosmalska, Carlos Pérez-González, Natalia Castro, Cheng Zhu, Xavier Trepat, Pere Roca-Cusachs (2016). “Mechanical regulation of a molecular clutch defines force transmission and transduction in response to matrix rigidity.” Nature Cell Biology, DOI: 10.1038/ncb3336

Estudio financiado parcialmente por La Marató de TV3.

Fuente: IBEC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una vacuna de ARN mensajero consigue tratar la esclerosis múltiple en ratones

Los tratamientos actuales contra la esclerosis múltiple pueden causar una supresión inmunitaria y efectos secundarios, como un mayor riesgo de infecciones. Un nuevo estudio en ratones muestra cómo una vacuna de ARN mensajero, como las que se utilizan para la covid-19, retrasó la aparición y redujo la gravedad de la enfermedad.

Estos biomarcadores predicen el riesgo de recaída en la leucemia mieloide crónica

Un equipo del Centro Nacional de Microbiología ha conseguido localizar diferentes biomarcadores capaces de identificar qué pacientes con leucemia mieloide crónica –en los que se interrumpe el tratamiento tras lograr el control de la enfermedad– tienen más riesgo de sufrir una recaída.