Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Confianza y experiencias compartidas, claves para el bienestar de los mayores

Un estudio liderado desde la Universidad Autónoma de Madrid argumenta que las relaciones basadas en la confianza, la pertenencia y las experiencias compartidas son fundamentales para el bienestar subjetivo de las personas mayores. Las interacciones con la familia más cercana fueron consideradas esenciales para el bienestar subjetivo.

Ser una persona socialmente comprometida y participar en la comunidad tiene efectos positivos sobre el bienestar subjetivo de los mayores. / Pixabay

El desafío que supone el envejecimiento de la población actual ha ubicado en la agenda pública la promoción, el mantenimiento y la mejora del bienestar de las personas mayores.

En este sentido, un trabajo publicado en el Journal of Happiness Studies por investigadores del departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha delimitado, mediante métodos cualitativos, el concepto de bienestar subjetivo y sus determinantes en las personas de edad avanzada.

Como parte del trabajo, los autores llevaron a cabo 24 grupos focales compuestos por participantes mayores de 80 años reclutados en tres tipos de instituciones (centros de mayores, centros de día y residencias).

La participación en la comunidad y el mantenimiento de las relaciones sociales pueden fomentar el bienestar subjetivo entre la población de edad más avanzada

Durante las diferentes sesiones, los participantes discutieron sobre sus experiencias acerca del bienestar subjetivo y las dimensiones que contribuían a su mantenimiento o mejora.

En total participaron 117 individuos con una edad media de 85,6 años, de los cuales un 73,5% fueron mujeres. Las perspectivas de los participantes sobre el bienestar subjetivo se clasificaron en cuatro dimensiones: funcional, social, personal y ambiental. La dimensión social fue, con diferencia, la más repetida en todos los grupos focales como clave para el bienestar subjetivo.

Beneficios de participar en la comunidad

Las interacciones con la familia más cercana fueron consideradas esenciales para el bienestar subjetivo, ya que generan y promueven sentimientos de aprecio, conexión y apoyo. Ser una persona socialmente comprometida y participar en la comunidad también tiene efectos positivos sobre el bienestar subjetivo.

“Además de promover el sentido de pertenencia al grupo y la comunicación, el compromiso social proporciona sentimientos de competencia y solidaridad y fomenta la autoestima”, afirma Elvira Lara, primera firmante del trabajo.

“Estos hallazgos refuerzan el dinamismo y la multidimensionalidad del constructo y confirman el papel destacado de la dimensión social en el bienestar subjetivo”, añade la investigadora.

El estudio destaca que el desarrollo y la implementación de acciones que incluyan la participación en la comunidad y el mantenimiento de las relaciones sociales, especialmente en aquellos individuos con una red social limitada o que reporten sentimientos de soledad, pueden fomentar el bienestar subjetivo entre la población de edad más avanzada.

Referencia bibliográfica:

M Lara E, Martín-María N, Forsman A, Cresswell-Smith J, Donisi V, Ådnanes M, Kaasbøll J, Melby L, Nordmyr J, Nyholm L, Rabbi L, Amaddeo F, Miret M. Mental Well-being in Late Life: Evidences From The Perspective Of The Oldest Old Population. Journal of Happiness Studies. DOI: 10.1007/s10902-019-00090-1

El departamento de Psiquiatría de la UAM es centro colaborador de la Organización Mundial de la Salud y, junto con otras cuatro instituciones europeas, desarrolla el proyecto EMMY. Este trabajo fue financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y por el programa europeo The Joint Programming Initiative.

Fuente: UAM
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Demuestran que las enfermedades neurodegenerativas atacan a las células madre del cerebro y les impiden generar neuronas sanas

Un estudio liderado por el CSIC revela por primera vez el efecto en el hipocampo de dolencias como la ELA, el húntington y el párkinson, lo que ayudará al desarrollo de terapias que frenen su avance.

La pandemia aumentó los trastornos depresivos y la ansiedad en todo el mundo

Un estudio publicado en la revista The Lancet confirma el fuerte impacto de la covid-19 en la salud mental, con 53 millones de casos adicionales de depresión severa y 76 millones más de episodios de ansiedad en 2020. Aunque se trata de un problema global, la población más afectada son las mujeres y los más jóvenes.