Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Confirman que sólo las abejas acceden a los dragoncillos

Un equipo de científicos del Real Jardín Botánico de Madrid (CSIC) y de tres universidades españolas ha confirmado que sólo las abejas y abejorros pueden entrar en la hermética flor del dragoncillo, y que muy pocas especies la polinizan de forma eficaz. La investigación, publicada recientemente en el Journal of Natural History, demuestra la estrecha relación que existe entre estas plantas y sus polinizadores.

Los abejorros son los mejores polinizadores entre las más de mil especies de abejas que hay en España. Imagen: CSIC/Pablo Vargas.

La forma de tubo característica de la flor del dragoncillo, una planta del género Antirrhinum presente en la cuenca mediterránea, la convierte en la más hermética del mundo. Su forma es tan cerrada (la corola parece una caja) que su polen y néctar son inaccesibles para la mayoría de los insectos.

Ahora, un estudio realizado por investigadores del Real Jardín Botánico de Madrid (CSIC) y de las universidades de Almería, Sevilla y Complutense de Madrid, demuestra por primera vez que, como se pensaba, sólo las abejas y abejorros pueden entrar en la flor.

Además el estudio ha dado algunas sorpresas. Aunque abejas dotadas de un peso y fuerza considerables para abrir la corola de los dragoncillos son los mejores polinizadores, también otras tan pequeñas como una hormiga consiguen polinizar. Los científicos tomaron múltiples fotografías y grabaron en vídeo a las abejas cuando visitaban las plantas.

Los investigadores han ido más allá y han comprobado que cuatro especies de abejas de las 1.000 presentes en España son capaces de fecundar de manera significativa las tres especies de dragoncillos que han estudiado.

“Su dependencia de las abejas es tal que sin ellas la mayor parte de las especies de Antirrhinum se extinguirían”, señala el investigador del Real Jardín Botánico de Madrid (CSIC) Pablo Vargas, uno de los autores del estudio que publica la revista Journal of Natural History.

El equipo ha estudiado la floración y polinización de Antirrhinum charidemi, Antirrhinum graniticum y Antirrhinum braunblanquetii, tres de las 23 especies de dragoncillos presentes en España, de las que 17 son endémicas de la península Ibérica y ocho se encuentran en peligro de extinción.

Según Vargas, la investigación demuestra la estrecha relación entre las flores cerradas de los dragoncillos y la especificidad de sus polinizadores. “Ahora queda por estudiar si el elevado número de dragoncillos amenazados se encuentra en esta situación de peligro por la ausencia de abejas polinizadoras en su área de distribución”, concluye el científico.

-------------------------------------

Referencia bibliográfica:

Pablo Vargas, Concepción Ornosa, Francisco Javier Ortiz-Sánchez y Juan Arroyo. “Is the occluded corolla of Antirrhinum bee-specialized?” Journal of Natural History 44 (Nos. 23–24): 1427–1443, junio de 2010.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Esta es la primera tarántula que solo vive en tallos de bambú

Considerada por los científicos “la tarántula más rara de Tailandia”, esta nueva especie de araña, protagonista del #Cienciaalobestia, fue descubierta por un famoso youtuber en unos tallos de bambú, donde habita exclusivamente. Su hallazgo demuestra la gran biodiversidad que queda por descubrir en los bosques tailandeses.

La pérdida de aves y mamíferos impide a las plantas adaptarse al cambio climático

Unos se nutren gracias a los frutos y otras logran extenderse a otras regiones. La relación mutualista entre animales y plantas trae beneficios a ambos, pero si la biodiversidad animal desciende, la propagación de semillas podría disminuir hasta tal punto que muchas especies vegetales no podrán resistir la crisis climática.