Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Crean microbots capaces de caminar de forma autónoma

Los microbots, del tamaño de un cabello humano, son capaces de caminar si se les estimula con luz láser.

Conjunto de robots microscópicos. Crédito: Criss Hohmann

La miniaturización de la electrónica para producir robots del tamaño de un cabello es un objetivo codiciado por la ciencia, pero limitado por la ausencia de sistemas que actúen a escala micrométrica.

Ahora, según publica la revista Nature, científicos de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia (EE UU) han logrado dotar de movimiento a un equipo de pequeños bots de manera autónoma. Para conseguirlo, han desarrollado una nueva clase de actuadores electroquímicos (componentes que hacen que los robots se muevan) que son compatibles con la electrónica de silicio. Estos actuadores forman las patas de los robots, de un tamaño menor que 0,1 mm, el grosor de un cabello humano. Al estimular cada una de las cuatro patas de los robots con luz láser, sus extremidades se doblan y desdoblan, produciendo un movimiento similar al caminar.

En una oblea de silicio de 4 pulgadas se pueden producir más de un millón de robots caminantes que se alimentan de la energía fotovoltaica de la electrónica de a bordo.

Los autores de este avance aseguran que son los primeros robots con estas capacidades. Son robustos y pueden sobrevivir en ambientes ácidos y ante grandes variaciones de temperatura. Además, pueden inyectarse a través de agujas hipodérmicas, lo cual les confiere un gran potencial para ser estudiados en ambientes biológicos.

Sin embargo, también presentan limitaciones. Tal y como mencionan sus desarrolladores, son más lentos que otros robots nadadores existentes, no perciben su entorno y carecen de control integrado. Aun así, concluyen en que sus compatibilidades con las tecnologías de silicio existentes deberían permitir un mayor desarrollo de sus capacidades.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
El primer superconductor del mundo que opera a temperatura ambiente

Hasta ahora se necesitaban temperaturas extremadamente bajas para alcanzar la superconductividad, la capacidad de algunos materiales para conducir la corriente eléctrica sin resistencia ni pérdidas de energía, pero investigadores de la Universidad de Rochester (EE UU) lo han logrado a 15 °C con un compuesto de hidrógeno, azufre y carbono, eso sí, a altas presiones. Es un nuevo avance hacia los ansiados sistemas eléctricos de eficiencia perfecta.

Alt de la imagen
Maíz, granadas, limón y almendras para materiales de construcción y automoción

Con desperdicios alimentarios, polímeros e impresión 3D, investigadores del proyecto europeo BARBARA han fabricado embellecedores de puertas y frentes de salpicadero para vehículos, así como uniones para vigas. Entre sus ‘ingredientes’ figuran polisacáridos del maíz, aditivos de granada y fragancias de limón con cáscara de almendra.