Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Cristina Garmendia acredita los cinco primeros Institutos de Investigación Sanitaria

La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha presidido esta mañana la conferencia “Las Nuevas Iniciativas para el impulso de la Investigación Clínica en España”, donde ha entregado los diplomas de acreditación de los primeros Institutos de Investigación Sanitaria, una pieza clave del nuevo plan de impulso a la biomedicina que pretende acelerar la aplicación clínica de la investigación básica.

Cristina Garmendia con José Navas y Carlos Martínez. Foto: SINC

Cristina Garmendia ha entregado hoy los diplomas de acreditación de las primeros Institutos de Investigación Sanitaria al Instituto de Investigaciones Biomédicas “Augusto Pi i Sunyer” de Barcelona (IDIBAPS), al Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS), al Hospital de Vall d’Hebron de Barcelona, Germans Trias i Pujol de Badalona y Bellvitge de L’Hospitalet de Barcelona.

“Estos institutos representan un gran paso para la investigación médica en nuestro país y un hito en el proceso de modernización de nuestras estructuras de investigación”, ha declarado la ministra. “El objetivo es que todo el conocimiento generado a partir de la investigación básica en biomedicina redunde, finalmente, en una mejora sustancial de la calidad de vida y del nivel de salud del que disfruta la sociedad española”.

Garmendia ha impulsado la creación de los Institutos de Investigación Sanitaria como pieza clave del nuevo plan de impulso a la biomedicina que lidera el Instituto de Salud Carlos III (ISCII), para acelerar la aplicación clínica de los avances de la investigación básica. “España se encuentra en las mejores condiciones para dar un salto cualitativo en este ámbito”, ha afirmado.

Durante su intervención, Cristina Garmendia ha planteado “definir un nuevo modelo en el que se contemple la investigación clínica como un valor añadido, tanto para la investigación básica como para la prestación asistencial”. Además, la ministra ha anunciado que “el compromiso del ministerio queda reflejado en el programa de acreditación y cofinanciación de los institutos, al que se dedican 6 millones de euros”.

La creación de un nuevo Instituto de Investigación Sanitaria requiere la agrupación territorial de investigadores y metodologías de ciencias básicas y clínicas procedentes de distintas instituciones, tanto públicas como privadas; y que todo ello se aglutine en torno a un hospital universitario.

Ahora bien, según ha agregado Garmendia, “los institutos son sólo el primer paso de un proceso de agregación de capacidades territoriales. Sólo ofreciendo sinergias entre agentes y buscando la generación de masas críticas y economías de escala será posible que hagamos nuestro el famoso lema ‘del laboratorio a la cama del paciente’”.

Más inversiones en investigación

En su discurso, Garmendia ha enumerado varias de las inversiones que ha realizado el Ministerio de Ciencia e Innovación, y que ha supuesto un incremento en el presupuesto gestionado por el ISCIII de 44,8 M€ adicionales, que se suman a los 325 M€ de los que ya disponía el Instituto para el ejercicio 2009.

Además, Garmendia se ha referido a la Plataforma Estatal de Unidades de Ensayos Clínicos (CAIBER), a la que el ministerio dedicará este año 11 M€, así como el programa de biobancos dotado con 6 M€ y la red de grupos de innovación en tecnologías médicas que cuenta con una aportación de 3,5 M€.

La titular de Ciencia e Innovación ha destacado también tres inversiones que su departamento ha realizado en proyectos de relevancia internacional, como son la participación en la Alianza Internacional de Medicina Regenerativa (el llamado G4), con 30 M€, la Plataforma de Ultrasecuenciación, con 15 M€ y el Consorcio Internacional del Cáncer (conocido como G8), financiado con 10 M€.

El acto, que ha tenido lugar en el nuevo Auditorio del ISCII, previamente inaugurado por la ministra, ha contado con la presencia del secretario de Estado de Investigación, Carlos Martínez, el Director del Instituto de Salud Carlos III, José Navas, la Consejera de Salud de la Generalitat de Cataluña, Marina Geli y la Consejera de Salud de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero.

Datos de la producción médica en España

Según ha informado la ministra durante su intervención, España goza de una buena salud en producción médica. “Nuestro país disfruta hoy de unos elevados índices de productividad científica en biomedicina. Ocupamos la décima posición mundial y la séptima dentro del contexto europeo, donde pasaría a ser la cuarta potencia si se tienen en cuenta las publicaciones procedentes de la biotecnología”.

La contribución de la investigación biomédica a la producción mundial de conocimientos es del 2,4%, duplicando el peso que tenía hace 15 años y representando ya prácticamente el 50% de la ciencia española. Por áreas, las publicaciones y revistas internacionales se concentran en el ámbito de la medicina clínica, que constituye el 29,3%; seguida de la investigación biomédica básica, que supone el 23,7%.

---------------------

Más información:

Imágenes en alta resolución: 1 y 2.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Otorgados los Premios Nacionales de Investigación a seis hombres y cuatro mujeres

Estos galardones concedidos por el Ministerio de Ciencia e Innovación son el reconocimiento más importante de España en el ámbito de la investigación científica.

La primera ola de la covid-19 exacerbó la brecha de género en ciencia

El mayor estudio realizado hasta el momento, con datos de más de 2.000 revistas y cinco millones de autores, concluye que las investigadoras tuvieron menos oportunidades para realizar trabajos y publicarlos que sus compañeros a comienzos de la pandemia. El trabajo alerta de las consecuencias a largo plazo sobre la carrera de las científicas.