Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

De la caracterización genética al desarrollo de la vacuna de la enfermedad de Glässer

Una patente del Centre de Recerca en Sanitat Animal (CReSA) ha permitido la selección de nuevos antígenos candidatos para la vacunación contra la enfermedad de Glässer que sufren los cerdos. Estos antígenos se seleccionaron mediante un enfoque de vacunología inversa.

Haemophilus parasuis es el agente etiológico de la enfermedad de Glässer, una enfermedad reemergente del cerdo caracterizada por poliserositis fibrinosa, poliartritis y meningitis. Una de las características de H. parasuis es su alta variación antigénica. Se han descrito quince serotipos y existen muchas cepas que no pertenecen a ninguno de los serotipos descritos.

También hay diferencias en la virulencia demostrada en la inoculación experimental de diferentes cepas, que van desde altamente virulentas a no patógenas. Esto podría estar relacionado con la existencia de un linaje no virulento de H. parasuis, comensal del tracto respiratorio superior de los cerdos. El control de la enfermedad de Glässer mediante la vacunación se ha intentado mediante el uso de bacterias inactivadas (bacterinas). Sin embargo, estas vacunas tienen un uso limitado por la falta de protección cruzada entre las cepas.

Investigadores del CReSA han utilizado un enfoque de vacunología inversa para determinar nuevos antígenos protectores. Esta metodología se basa en la secuenciación del genoma completo y el uso de análisis bioinformáticos para identificar nuevos candidatos vacunales, basándose en la predicción de que se encuentren expuestos en la membrana externa o que sean proteínas secretadas.

Posteriormente, los candidatos son clonados y producidos como proteínas recombinantes. Las proteínas recombinantes se utilizan para probar su inmunogenicidad y capacidad protectora in vivo. Además, los genes de estos nuevos antígenos han sido utilizados para desarrollar diferentes herramientas moleculares para mejorar el diagnóstico de H. parasuis.

---------------------------------------------------------------------------

Bibliografía:

1) Pina S, Olvera A, Barceló A, Bensaid A. Trimeric autotransporters of Haemophilus parasuis: generation of an extensive passenger domain repertoire specific for pathogenic strains. J Bacteriol. 2009 Jan;191(2):576-87.

2) Olvera A, Pina S, Pérez-Simó M, Oliveira S, Bensaid A. Virulence-associated trimeric autotransporters of Haemophilus parasuis are antigenic proteins expressed in vivo. Vet Res. 2010 May-Jun;41(3):26.

3) Olvera A, Pina S, Pérez-Simó M, Aragón V, Segalés J, Bensaid A. Immunogenicity and protection against Haemophilus parasuis infection after vaccination with recombinant virulence associated trimeric autotransporters (VtaA). Vaccine. 2011 Mar 24;29(15):2797-802.

4) Olvera A, Pina S, Macedo N, Oliveira S, Aragon V, Bensaid A. Identification of potentially virulent strains of Haemophilus parasuis using a multiplex PCR for virulence-associated autotransporters (vtaA). Vet J. 2011 Jan 17. [Epub ahead of print].

Fuente: CReSA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Simulan el comportamiento de una minicélula viva en 3D

Investigadores de EE UU han desarrollado un modelo cinético, tridimensional y totalmente dinámico que imita lo que ocurre en una célula real. Los resultados ofrecen una visión de los principios fundamentales de la vida.

Así es el rápido vuelo de uno de los insectos más pequeños del mundo

Un equipo de entomólogos ha descubierto que las peculiares estructuras alares y forma de ‘nadar’ en el aire del escarabajo de ala emplumada, un coleóptero de menos de medio milímetro, le permiten volar a velocidades similares a las que alcanzan otros insectos que lo triplican en tamaño.