Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Demostrada la eficacia y seguridad del ojo biónico

Argus II es un dispositivo que funciona como un implante en la retina, conocido también como ojo biónico, y que se aplica en pacientes con ceguera por retinosis pigmentaria. Ahora, los resultados de un ensayo clínico, realizado durante tres años por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), demuestran la eficacia y la seguridad a largo plazo de este dispositivo que mejora la función visual y la calidad de vida de los afectados por esta enfermedad degenerativa.

Imagen del ojo biónico, Argus II. / Second Sight Medical Products

La retinosis pigmentaria es una enfermedad ocular rara e incurable, que causa la pérdida de la visión progresiva hasta la ceguera, y que afecta a uno de cada 4.000 estadounidenses. El dispositivo Argus II es un implante diseñado para mejorar la calidad de vida de los pacientes que sufren esta enfermedad cuando han perdido toda la visión.

El dispositivo Argus II es un implante diseñado para mejorar la calidad de vida de los pacientes que sufren retinosis pigmentaria

El dispositivo consiste en una cámara de vídeo en miniatura insertada en unas gafas que lleva el paciente y que envía las imágenes a una pequeña unidad de procesamiento de vídeo computarizado que puede ser guardada en un bolsillo. Esta unidad transforma la imagen en señales eléctricas que se envían de forma inalámbrica a un dispositivo implantado en la retina y que envía al cerebro y este las transforma en imágenes.

Sin embargo, no se conocía el impacto que el aparato podía tener en los pacientes a largo plazo. Los resultados de un estudio publicado en la revista Ophthalmology –la revista de la Academia Americana de Oftalmología– demuestran que Argus II es seguro y eficaz a largo plazo.

Gafas y dispositivo que forman parte de Argus II. / Second Sight Medical Products

Un dispositivo que mejora la calidad de vida

“Este estudio muestra que el sistema Argus II es una opción viable como tratamiento para las personas ciegas por retinosis pigmentaria y les puede aportar un cambio significativo en su calidad de vida proporcionando un beneficio prolongado en el tiempo”, indica Allen C. HO, investigador del hospital de oftalmología Wills Eye (EE UU) y autor principal del estudio.

La investigación se llevó a cabo con 30 personas de entre 28 y 77 años en los EE UU y Europa. Según el estudio, todos los participantes se encontraban en una fase de retinosis en la que habían perdido casi la totalidad de la visión.

Los resultados del estudio mostraron que el 89% de los sujetos mejoraron su función visual con Argus II.

La FDA encargó a un grupo de científicos independientes un test de evaluación de la visión reducida, (FLORA, por sus siglas en inglés), en el que los pacientes se sometían a pruebas de identificación y seguimiento de líneas en el suelo u objetos cotidianos, además de entrevistas sobre su experiencia con Argus II.

Los resultados de FLORA mostraron que el 89% de los sujetos mejoraron su función visual con el dispositivo. Además, el 80% de estos, en las entrevistas posteriores indicaron que habían mejorado su calidad de vida sin efectos adversos.

A lo largo de los tres años posteriores a la implantación de Argus II solo 11 pacientes experimentaron algún acontecimiento negativo grave. La mayoría de estos sucedieron tras la implantación y fueron solucionados con éxito a excepción de un solo caso en el que se tuvo que retirar el implante.

"Espero que futuros estudios con esta tecnología posibiliten la expansión de la utilización de este producto para el tratamiento de otras enfermedades y lesiones en los ojos”, concluye Allen C. HO.

Referencia bibliográfica:

Allen C. Ho et al. “Bionic eye clinical trial results show long-term safety, efficacy vision-restoring implant”. Ophthalmology. 23 de junio de 2015

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Nuevos biobots capaces de nadar

Imprimiendo un esqueleto flexible en 3D y añadiendo una cinta de hidrogel con células musculares, investigadores del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) han creado robots biológicos que avanzan por un líquido a velocidades sin precedentes. Estos biobots también reaccionan a estímulos eléctricos y ejercen fuerzas sorprendentes.

Nuevo robot para monitorizar las viñas

Investigadores de la Politécnica de Valencia han desarrollado VineScout, un robot autónomo equipado con sensores y visión artificial que estima las necesidades hídricas y otros parámetros de la vid. Con su ayuda, el viticultor puede optimizar el riego y planificar la vendimia de forma más eficiente.