Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubierto un virus bacteriano en el intestino que potencia la inmunoterapia en pacientes con cáncer

La microbiota intestinal tiene el potencial de modificar aspectos muy relevantes de la salud humana, incluida la susceptibilidad al cáncer o la extensión de la longevidad.

Estudios adicionales revelaron que este fragmento de proteína viral estaba presente en pacientes con cáncer renal o cáncer de pulmón cuyos tumores eran sensibles al tratamiento con inmunoterapia. / © Adobe Stock 

Un equipo internacional de científicos ha descubierto un virus bacteriano en la microbiota intestinal que potencia la inmunoterapia en pacientes con cáncer. El hallazgo, que cuenta con la participación de Carlos López-Otín, de la Universidad de Oviedo y el Instituto Universitario de Oncología del Principado de Asturias, representa una aproximación muy innovadora dirigida a tratar de mejorar las prometedoras técnicas de inmunoterapia del cáncer.

El trabajo, liderado por Laurence Zitvogel y Guido Kroemer, del Hospital Gustave Roussy de Paris, se publica en la revista Science. Los autores se basaron inicialmente en estudios previos de sus laboratorios que habían demostrado que la microbiota intestinal tiene el potencial de modificar aspectos muy relevantes de la salud humana, incluida la susceptibilidad al cáncer o la extensión de la longevidad.

Se halló un fragmento proteico de un virus bacteriano similar al de proteínas celulares capaces de estimular la respuesta inmune basada en los linfocitos T

Posteriormente, se examinaron exhaustivamente los componentes del microbioma intestinal humano y de ratones y se encontró un fragmento proteico de un virus bacteriano (el bacteriófago 13144 de la bacteria Enterococcus hirae) similar al de proteínas celulares capaces de estimular la respuesta inmune basada en los linfocitos T.

Estudios adicionales revelaron que este fragmento de proteína viral estaba presente en pacientes con cáncer renal o cáncer de pulmón cuyos tumores eran sensibles al tratamiento con inmunoterapia.

Además, la introducción de este fragmento proteico viral en el microbioma intestinal favoreció la eliminación de tumores en ratones mediante la potenciación del sistema inmune antitumoral.

Los autores concluyen que estos resultados demuestran “la extraordinaria y todavía muy desconocida riqueza de los componentes de la microbiota intestinal para estimular respuestas inmunes frente al cáncer o a otras graves enfermedades humanas”. 

Referencia:

Laurence Zitvogel et al. “Cross-reactivity between tumor MHC class I–restricted antigens and an enterococcal bacteriophage”. Science

Fuente:
Universidad de Oviedo
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Desarrollado un organoide que reproduce el corazón embrionario

Científicos de Suiza han utilizado organoides –órganos en miniatura cultivados en el laboratorio– para reproducir las primeras etapas del desarrollo del corazón. Este modelo pionero, publicado en Cell Stem Cell, podría usarse en el futuro para detectar los factores que intervienen en las enfermedades cardíacas congénitas.

Cómo se produce el síndrome congénito de microcefalia que genera el zika

Un enzima del virus del Zika interacciona con varias proteínas localizadas en la base del cilio primario –presente en la membrana plasmática de la mayoría de las células de mamífero–, lo que causa la generación prematura de neuronas. Según un nuevo estudio publicado en Cell Stem Cell por investigadores españoles, esto provoca la parada del crecimiento del cerebro durante el desarrollo fetal.