Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubren cómo coloniza el intestino una bifidobacteria que favorece la digestión

Bifidobacterium bifidum, bacteria conocida por sus beneficios para la salud, emplea proteínas especializadas en forma de apéndice para colonizar el intestino humano. El hallazgo podría ayudar a mejorar la producción de probióticos.

En la imagen, Bifidobacterium bifidus. / PNAS
'Bifidobacterium bifidum' emplea proteínas especializadas en forma de apéndice para colonizar el intestino humano. Foto: PNAS

Bifidobacterium bifidum, bacteria conocida por sus beneficios para la salud, emplea proteínas especializadas en forma de apéndice para colonizar el intestino humano. El hallazgo podría ayudar a mejorar la producción de probióticos.

Una serie de proteínas especializadas expresadas en forma de apéndice son las que permiten a la bacteria Bifidobacterium bifidum que sea famosa por sus beneficios para el cuerpo humano.

Este microrganismo, conocido por sus propiedades probióticas, emplea estos apéndices para colonizar el intestino, según demuestra una investigación internacional en la que ha participado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El trabajo, publicado esta semana en la revista PNAS, revela que B. bifidum se vale de estos apéndices proteicos, conocidos como pili, para interaccionar con su hospedador. A nivel más específico, estos apéndices que decoran la superficie de la bacteria son los que se ensamblan a las células intestinales humanas.

B. bifidum se vale de unos apéndices proteicos, conocidos como pili, para interaccionar con su hospedador

Gracias a técnicas de genómica funcional, el equipo ha identificado, además, que B. bifidum poseen tres tipos diferentes de pili, cada uno con una función determinada y diferentes patrones de expresión en función de las condiciones ambientales.

Según Borja Sánchez, investigador en el Instituto de Productos Lácteos de Asturias y uno de los autores de la investigación, “hasta ahora, había muy poca información sobre los mecanismos empleados por esta bacteria para colonizar el intestino”. Su presencia en él, no obstante, sí es bien conocida por mejorar el equilibrio de la flora intestinal.

Por su parte, Abelardo Margolles, investigador en el mismo centro y que también ha colaborado en el trabajo, considera que este es uno de los pocos estudios que demuestran que algunas bacterias probióticas son capaces de emplear pili como factores de colonización intestinal.

El hallazgo podría favorecer la búsqueda y desarrollo de otros organismos y productos probióticos.

La investigación ha sido dirigida desde la Universidad de Parma (Italia) y ha contado con la participación de investigadores de las universidades de Cork (Irlanda), Milán y Verona (ambas también en Italia).

Referencia bibliográfica:

Francesca Turroni et al. The role of sortase‐dependent pili of Bifidobacterium bifidum PRL2010 in modulating bacterium‐host interactions. Proceedings of the National Academy of Sciences. DOI: 10.1073/pnas.1303897110

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Científicos de China y EE UU generan embriones quiméricos humano-mono

Juan Carlos Izpisúa ha vuelto a hacerlo. Como ya avanzó en 2019, su equipo ha inyectado células madre de personas en embriones de primates para desarrollar nuevos modelos de enfermedades humanas y generar órganos trasplantables. Este ambicioso experimento no solo plantea problemas biológicos, sino también éticos.

Un fármaco ya en uso en humanos corrige la obesidad en ratones sin efectos secundarios

Investigadores del CNIO han tratado ratones obesos con digoxina, un fármaco indicado contra varias enfermedades cardiacas, y han observado cómo los animales perdían hasta un 40 % de peso incluso al tomar una dieta rica en grasa. Además, los roedores se curaron de trastornos metabólicos asociados a la obesidad.