Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se publica hoy en la revista ‘Nature’

Descubren cómo reducir la liberación de moléculas nocivas para las neuronas

Un estudio internacional, con participación española, demuestra que inhibir las caspasas, enzimas implicadas en la muerte celular programada, disminuye la activación de las células microgliales, responsables de la inflamación neuronal en enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson.

Inhibir las enzimas caspasas disminuye la activación de las células microgliales, responsables de la neuroinflamación. Foto: Miguel A. Burguillos et al. Nature

“El diseño de nuevas estrategias para disminuir la actividad de las caspasas, enzimas claves en el proceso de neuroinflamación, puede ayudar a disminuir los efectos en el Parkinson y el Alzheimer”, explica a SINC Miguel A. Burguillos, autor principal del estudio e investigador del Centro de Neurociencias Wallenberg (Suecia).

La investigación, que se publica hoy en Nature, muestra que la inhibición de las enzimas caspasas disminuye la activación de las células microgliales, que son responsables de la respuesta inmune innata y del proceso de neuroinflamación.

Los autores validaron estas observaciones en cerebros de pacientes con Alzheimer y Parkinson. Se analizaron las aéreas corticales y del mesencéfalo ventral, dos de las zonas más afectadas por estas enfermedades. Los resultados abren nuevas vías farmacológicas para el control de la inflamación cerebral y sus efectos nocivos.

Una activación ‘descontrolada’

La inflamación no es el único factor que interviene en el desarrollo de una enfermedad neurodegenerativa. Sin embargo, según los autores del estudio, la comunidad científica empieza a aceptar que una respuesta inflamatoria por parte de las células microgliales puede contribuir “decisivamente” en la progresión de algunas enfermedades neuronales.

Las enzimas caspasas, implicadas en el proceso de apoptosis o muerte celular programada, controlan la activación de la microglia. Ante un daño neuronal o la presencia de agentes patógenos, la microglia se activa, como respuesta inmune, para reparar el tejido dañado.

No obstante, si su activación es persistente, se produce una liberación de moléculas nocivas para las neuronas, situación típica en las enfermedades de Alzheimer y Parkinson.

-----------------------------------------

Referencia bibliográfica:

Miguel A. Burguillos, Tomas Deierborg, Edel Kavanagh, Annette Persson, Nabil Hajji1{, Albert Garcia-Quintanilla, Josefina Cano, Patrik Brundin, Elisabet Englund, Jose L. Venero, Bertrand Joseph. “Caspase signalling controls microglia activation and neurotoxicity”. Nature, marzo de 2011. doi: 10.1038/nature09788

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Descubierto un gen crucial para el desarrollo del sarcoma de Ewing

El gen RING1B es clave para el desarrollo del sarcoma de Ewing, un tumor óseo maligno que se forma en el hueso o en el tejido suave y que afecta principalmente a los adolescentes y adultos jóvenes. El hallazgo abre la puerta al desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas.

Alt de la imagen
El melanoma ‘engaña’ a las defensas del organismo para aumentar la resistencia a la inmunoterapia

Un equipo del CNIO ha descubierto cómo el melanoma consigue reorientar al sistema inmunitario, no solo para evitar que ataque el tumor, sino incluso para convertirlo en un aliado que coopere con su desarrollo. Este hallazgo podrá contribuir a optimizar el uso de la inmunoterapia, cuya eficacia en este cáncer es solo parcial hasta la fecha.