Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubren en Asturias almejas de agua dulce pisoteadas por dinosaurios

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto nuevos géneros y especies de bivalvos jurásicos en Asturias. El trabajo muestra que las almejas coexistieron con los dinosaurios en los mismos hábitats y fueron pisoteadas por estos grandes reptiles. Los nombres elegidos para ellas rinden homenaje a localidades costeras asturianas.

Las huellas de dinosaurios saurópodos demuestran el pisoteo del fondo donde vivían los bivalvos de agua dulce, que actualmente se encuentran desplazados (marcados con flechas rojas). Yacimiento de El Talameru en el Cabo Lastres (Asturias)./ Instituto Geológico y Minero de España

El análisis de fósiles de moluscos en el yacimiento asturiano de El Talameru (Asturias) ha permitido descubrir nuevos géneros y especies de almejas de agua dulce a nivel mundial que coexistieron en el Jurásico con los dinosaurios. Según los científicos del trabajo, las huellas de saurópodos –antiguos herbívoros cuadrúpedos– que desplazan las almejas en el yacimiento desvelan que los moluscos fueron pisoteados por estos reptiles.

Graciela Delvene y Rafael Pablo Lozano, investigadores del Museo Geominero (Instituto Geológico y Minero de España, IGME); Laura Piñuela y José Carlos García-Ramos, del equipo científico del Museo Jurásico de Asturias (MUJA); y Martin Munt, del Museo de Historia Natural de Londres; son los autores de este artículo que, según los científicos, presenta moluscos importantes debido a lo poco conocidos que son los bivalvos mesozoicos españoles de ambientes continentales.

La primera aparición en España

Sección de un fósil bivalvo de agua dulce / IGME

Sección de un fósil bivalvo de agua dulce / IGME

El descubrimiento de estas nuevas especies y géneros del orden Unionida representa la primera aparición de este grupo en España en el Jurásico, ya que nunca antes se había descrito, y amplía la distribución paleogeográfica de las familias Margaritiferidae y Unionidae en Europa.

Los nombres elegidos para los nuevos bivalvos rinden homenaje a localidades costeras asturianas –Colunga, Lastres, Abeu o Playa de La Griega– y al Museo Jurásico de Asturias (MUJA): Asturianaia colunghensis, Asturianaia lastrensis y Mujanaia abeuensis son solo algunos ejemplos.

En otro trabajo, publicado en la revista Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology los mismos autores analizan la composición química de estas almejas de agua dulce y de la roca que las recubre –microbialita–. Esta composición aporta las claves necesarias para conocer el ambiente en el que vivieron en Asturias hace 152 millones de años. En este caso, los moluscos recién descubiertos habitaron en aguas derivadas de antiguas fuentes termales en un clima semi-árido.

Referencia bibliográfica:

Delvene, G., Munt, M. C., Piñuela, L., and García-Ramos, J.C. "New Unionida (Bivalvia) from the Kimmeridgian (Late Jurassic) of Asturias, Spain, and their palaeobiogeographical implications." Papers in Palaeontology 2.1 (2016): 1-21.

Lozano, R.P., Delvene, G., Piñuela, L., García-Ramos, J.C. “Late Jurassic biogeochemical microenvironments associated with microbialite-coated unionids (Bivalvia), Asturias (N Spain)”. Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology 443 (2016): 80-97.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La mejor técnica para salvar a un pequeño ratón es saber reconocerlo

El ratón recolector de las marismas, protagonista del #Cienciaalobestia, compite por su hábitat, cada vez más degradado, con ocho millones de personas en la bahía de San Francisco, en EE UU. Su conservación se complica por su similitud con otro pequeño roedor que no está peligro de extinción. Una nueva herramienta mejora su identificación para evitar su desaparición.

Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.