Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubren que los dinosaurios pico de pato tenían una forma única de comer

Por primera vez, científicos británicos han descubierto que los dinosaurios pico de pato del grupo de los Hadrosaurios tenían un modo único de comer, diferente a cualquier animal actual. Los resultados que se publican hoy en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) confirman que los Edmontosaurus pastaban vegetación de crecimiento corto gracias a movimientos de mandíbula flexibles.

Científicos de la Universidad de Leicester (Reino Unido) y del Museo de Historia Natural de Londres (Reino Unido) han utilizado un nuevo enfoque para analizar los mecanismos alimenticios de los dinosaurios pico de pato Edmontosaurus. Los paleontólogos han reconstruido los hábitos alimentarios del dinosaurio a partir de los rasguños y el desgaste del fósil de uno de sus dientes.

A partir de estas marcas, Mark Purnell, autor principal del estudio que se publica hoy en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), e investigador del departamento de Geología de la Universidad de Leicester, y sus colegas, han determinado que Edmontosaurus pastaba vegetación de crecimiento corto.

“Durante millones de años hasta su extinción a finales del Cretácico (hace más de 65 millones de años), los dinosaurios pico de pato eran los herbívoros que dominaban el mundo. Eran capaces de descomponer su comida de alguna manera, pero sin la articulación compleja de la mandíbula propia de los mamíferos no hubieran podido masticar de la misma manera”, ha explicado Purnell.

Según los investigadores, estos dinosaurios debían pastar y coger vegetación cerca del suelo, como las vacas u ovejas de la actualidad, o comer hojas y ramitas, como los ciervos y las jirafas. “Nuestro estudio utiliza un nuevo enfoque basado en el análisis de los rasguños microscópicos que se formaron en el diente cuando se alimentaba. Los arañazos se han preservados intactos desde la muerte del animal, y pueden explicar cómo las mandíbulas del Hadrosaurio se movían, y el tipo de comida que ingerían estos gigantescos herbívoros, pero nadie ha intentado analizarlos antes”, han subrayado los paleontólogos.

Un cráneo de morfología especial

Dinosaurios como este gran comedor de plantas fueron de los vertebrados más grandes que vivieron durante el periodo final del Cretácico. Su éxito de alimentación se ha atribuido a la estructura especial de su cráneo que le permitió, contrariamente a otros dinosaurios, masticar y moler su comida. No obstante, aunque los dientes fósiles de los vertebrados pueden proporcionar algunas claves sobre su dieta, permanecía incierto el tipo de comida que el Edmontosaurus comía y cómo la masticaba.

Los investigadores han descubierto que los rasguños del diente indican sobre todo movimientos de mandíbula ascendentes y descendentes, así como movimientos hacia delante y hacia atrás. El cráneo tenía por tanto una mandíbula flexible, y los rasguños indican que los movimientos de masticación estaban fuertemente controlados.

Aunque el diente fósil está cubierto de arañazos, no tiene agujeros o pequeñas roturas que indican el desgaste característico de los herbívoros actuales que pastan hierba.

--------------------------------

Referencia bibliográfica:

Vincent Williams, Paul Barrett, Mark Purnell. “Quantitative analysis of dental microwear in hadrosaurid dinosaurs, and the implications for hypotheses of jaw mechanics and feeding” PNAS 29 de junio de 2009.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Algas fotosintéticas inyectadas en el corazón de renacuajos suministran oxígeno a sus cerebros

Por su doble vida en el agua y la tierra, las ranas respiran de diversas formas a lo largo de su vida. Ahora, científicos alemanes han desarrollado una técnica que permite a los renacuajos, protagonistas del #Cienciaalobestia, ‘respirar’ con la ayuda de algas verdes introducidas en su torrente sanguíneo. Estas aportan el oxígeno, en cantidad suficiente como para recuperar neuronas del cerebro en ejemplares privados de este gas.

El reto de cero emisiones en 2050 para limitar el cambio climático a 1,5°C no tiene precedentes históricos

A pocos días del comienzo de la cumbre del clima de la ONU COP26 en Glasgow (Reino Unido), la revista One Earth publica un estudio en el que recoge que los casos más rápidos de reducción de combustibles fósiles se produjeron cuando el petróleo fue sustituido por el carbón, el gas o la energía nuclear. Sin embargo, esto respondió a las amenazas a la seguridad energética y no a su impacto climático como ahora.