Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubren una nueva especie de gusano marino en el océano Antártico

Tras recolectar material a casi 2.500 metros de profundidad en el océano Austral, científicos japoneses han hallado una nueva especie de gusano de mar de un milímetro de ancho, protagonista del #Cienciaalobestia. El espécimen, identificado al microscopio, demuestra que aún quedan invertebrados por descubrir, a pesar de que los poliquetos son uno de los grupos más diversos y mejor estudiados de estas aguas.  

La nueva especie, denominada Flabelligena hakuhoae, se une ahora a las otras seis especies que pertenecen al género. / Naoto Jimi

A principios de este año, un equipo del Instituto Nacional de Investigación Polar (NIPR, por sus siglas en inglés) de Japón, el Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia y la Universidad de Kochi se propuso recolectar especímenes de gusanos de mar cerca de las islas Orcadas del Sur, una región remota del océano Austral a más de 640 km al noreste de la punta de la península antártica.

Aunque muchos investigadores han estudiado este océano, “nuestro conocimiento de los pequeños invertebrados de aguas profundas es todavía bastante limitado”, recalca Jimi

Los investigadores recolectaron material del fondo marino a profundidades de entre 2.036 y 2.479 metros, en una zona conocida como batial, que se extiende desde los 1.000 hasta los 4.000 metros de profundidad. Los resultados del análisis se han publicado recientemente en el Biodiversity Data Journal.

Entre el material recogido los biólogos identificaron un diminuto gusano, nuevo para la ciencia, al que denominaron Flabelligena hakuhoae. Gracias a la descripción del invertebrado a través de microscopio electrónico de barrido, los científicos dedujeron que la nueva especie pertenecía a una familia de poliquetos que contiene más de 10.000 especies.

“Los poliquetos son uno de los grupos más diversos de animales bentónicos marinos y están bien estudiados en el océano Antártico”, explica Naoto Jimi, líder del trabajo y miembro postdoctoral del Instituto Nacional de Investigación Polar. Aunque muchos investigadores han estudiado este océano, “nuestro conocimiento de los pequeños invertebrados de aguas profundas es todavía bastante limitado”, recalca Jimi.

Nuevo gusano de mar

Imágenes de la nueva especie obtenidas por microscopio electrónicas de barrido. / Naoto Jimi

Primer gusano de este tipo en el Antártico

Según los análisis del equipo de científicos, el microscópico gusano marino –de 1,8 cm de largo y 1 mm de ancho– presentaba pequeñas protuberancias redondeadas (papilas corporales), de una a tres pares de branquia y otras branquias frontales asociadas al tacto y el gusto. Ambos extremos del poliqueto, preservado en formol, son redondeados.

'Flabelligena hakuhoae' es la primera especie de este género en ser registrada en el océano Antártico

La nueva especie de gusano se une ahora a las otras seis especies descritas en el género Flabelligena, principalmente conocido en el océano Atlántico Norte, pero también presente en el Mediterráneo o el Índico meridional. Todas ellas viven en zonas de barro arenoso, sobre todo en la zona del batial a profundidades de más de mil metros.

Flabelligena hakuhoae es entonces la primera especie de este género en ser registrada en el océano Antártico. Por esta razón, Jimi y su equipo consideran que este hallazgo contribuirá de manera “espectacular” a la comprensión de la biodiversidad de la región antártica.

Los biólogos esperan ahora descubrir más especies y seguir aprendiendo sobre este vasto océano. “Este es solo el primer paso para comprender la biodiversidad del Antártico”, subraya el científico japonés.

“El siguiente paso será comprender la diversidad de poliquetos alrededor de la estación de investigación Syowa, situada en la isla Ongul oriental a dos kilómetros de distancia del continente antártico”, concluye el investigador.

Referencia:

Naoto Jimi et al. “A new deep-sea species of Flabelligena from off the South Orkney Islands, the Southern Ocean” Biodiversity Data Journal junio de 2020

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los perros que se pasean por la playa afectan mucho más a las aves que la presencia humana

Un investigador de la Universidad de Valencia ha estudiado cómo la presencia de personas y perros paseando en las playas afecta a la reproducción del chorlitejo patinegro. Esta ave huye de su lugar de anidación sobre todo cuando se acercan los canes, al considerarlos como depredadores. El científico destaca la necesidad de regular la entrada de mascotas a las playas para asegurar la conservación de estos pájaros.  

Alt de la imagen
Cerca de 850.000 virus desconocidos en la naturaleza podrían infectar a las personas

Prevenir pandemias a través de la lucha contra la crisis climática y la pérdida de biodiversidad es cien veces más barato que enfrentar brotes como el de covid-19, advierten desde la ONU tras la publicación del último informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas.