Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubren una nueva especie fósil de tortuga en Teruel

Toremys cassiopeia es la nueva especie fósil de tortuga de agua dulce que paleontólogos del grupo de Biología Evolutiva de la Facultad de Ciencias (UNED) y de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis han descubierto en Ariño (Teruel). El hallazgo de esta especie, descrita en la revista Cretaceous Research, se suma a la de los dinosaurios Proa y Europelta hallados en este mismo yacimiento.

La nueva tortuga Toremys cassiopeia era de agua dulce y vivió hace más de 100 millones de años. / Fundación Dinópolis

La recuperación y la preparación paleontológica de tres ejemplares fósiles de tortuga procedentes del yacimiento Mina Santa María de Ariño (Teruel) han permitido a paleontólogos del grupo de Biología Evolutiva de la Facultad de Ciencias (UNED) y de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis confirmar el hallazgo de Toremys cassiopeia, una nueva especie fósil de tortuga de dulce.

El nombre científico de la nueva tortuga homenajea al toro (Toremys), que forma parte del escudo de la provincia de Teruel, y a Cassiopeia (cassiopeia), la tortuga de la obra literaria Momo que conocía cómo viajar hasta la morada del administrador del tiempo.

Toremys se convierte en la tortuga pleurostérnida más moderna del registro mundial, dado que procede de sedimentos del Albiense que son casi 30 millones de años más modernos que los que contenían cualquier tortuga pleurostérnida conocida hasta el momento.

La nueva tortuga de agua dulce completa el ecosistema de esta zona de la península ibérica durante una parte el Cretácico inferio

El nuevo estudio, publicado en Cretaceous Research, aporta información novedosa para poder descifrar la distribución y evolución de las tortugas de agua dulce de Europa, pues el registro de tortugas pleurostérnidas cretácicas está confinado a este continente.

Un yacimiento completo

La nueva tortuga procede del mismo yacimiento donde se han descubierto un nuevo dinosaurio tireóforo (Europelta carbonensis), un nuevo dinosaurio ornitópodo (Proa valdearinnoensis), dientes de dinosaurios terópodos (carnívoros), dos nuevos cocodrilos (Hulkepholis plotos y Anteophthalmosuchus escuchae) y tres nuevos ostrácodos (Theriosynoecum arinnoensis, Theriosynoecum escuchaensis y Rosacythere denticulata). Además, también se han recuperado bivalvos, gasterópodos, ámbar, coprolitos y restos de peces óseos y cartilaginosos.

Este yacimiento lo descubrió el equipo de paleontólogos de la Fundación Dinópolis en 2010 y la nueva tortuga de agua dulce permite completar el ecosistema de esta zona de la península ibérica durante una parte el Cretácico inferior (113 y 100,5 millones de años).

Referencia bibliográfica:

Adán Pérez-García, Eduardo Espílez, Luis Mampel y Luis Alcalá (2015). A new European Albian turtle that extends the known stratigraphic range of Pleurosternidae (Paracryptodira). CretaceousResearch.

Fuente: Fundación Dinópolis
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Análisis
Una guía ética para respetar los restos humanos
Carles Lalueza-Fox

Expertos en paleogenética, ética y conservación museística han acordado unas normas mínimas para investigar el ADN antiguo. Entre ellas destacan el compromiso a que los datos genéticos obtenidos sean de dominio público y a colaborar con grupos de interés para garantizar el respeto y la sensibilidad a los grupos nativos implicados.

Los vikingos ya estaban presentes en América hace exactamente 1.000 años

El hallazgo de un conjunto de artefactos de madera en Terranova, Canadá, del año 1021 confirma la presencia de los nórdicos en el continente. El equipo de científicos ha logrado datar por radiocarbono, y con gran precisión, los materiales que utilizaron los que pudieron ser los primeros humanos en cruzar el Atlántico.