Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Diseñan un monitor que se transforma como la piel de un camaleón

Investigadores estadounidenses han desarrollado una pantalla tan fina y flexible como la piel que, al igual que ciertos animales, puede cambiar de color de forma autónoma. Este monitor podría servir para crear nuevos artilugios como una camiseta a la que se le pudiera cambiar el estampado en cualquier momento.

El doctor Chanda utilizó la conocida fotografía de la niña afgana para demostrar las capacidades de cambio de color de la pantalla. / University Central Florida

Inspirándose en especies como los camaleones, calamares y pulpos, científicos estadounidenses han creado un monitor fino y flexible similar a una piel que puede cambiar de color de forma autónoma.

El dispositivo está formado por una capa de cristal líquido y una nanoestructura metálica que refleja algunas longitudes de onda

“Todas las pantallas humanas son grandes y rígidas, mientras que la piel de un pulpo es elástica, flexible y puede cambiar de color. Por tanto, ¿no podríamos inspirarnos en la biología y crear un monitor que sea como una piel?”, explica Debasis Chanda, ingeniero de la Escuela Universitaria de Óptica y Fotónica de Orlando (EE UU) que ha liderado el estudio publicado esta semana en Nature Communications.

A partir de esta idea, Chanda y su equipo desarrollaron una estructura muy delgada que cambia de color cuando se le aplica una corriente eléctrica. Gracias al método diseñado por los científicos, esta no necesita una fuente propia de energía, sino que aprovecha la luz ambiental.

Este dispositivo está formado por una capa de cristal líquido incrustada en una nanoestructura metálica con forma de huevo que absorbe algunas longitudes de onda y refleja otras. Estos colores se pueden regular con el voltaje aplicado al cristal.

La interacción entre las moléculas del cristal y las ondas de plasma en la nanoestructura metálica permite tener una pantalla regulable y capaz de adoptar cualquier color.

El monitor tiene un ancho de pocos micrómetros, frente a los 100 de la piel humana. Para crearlo, los investigadores utilizaron una técnica barata de nanoimpresión que permitía que la estructura abarcara una gran superficie.

"¿Para qué necesitaría 50 camisetas en el armario si tengo una a la que le puedo cambiar constantemente el color y el estampado?”

Posibles aplicaciones

La flexibilidad de este monitor posibilita su aplicación a plásticos o materiales sintéticos. A corto plazo, podría servir para hacer más pequeños y flexibles los monitores de televisiones, ordenadores y teléfonos móviles.

Sin embargo, según destacan los científicos, el mayor impacto podría ser la creación de nuevos tipos de pantallas, inconcebibles hasta ahora.

“El camuflaje, la ropa, y los artículos de moda, entre otros, podrían cambiar”, asegura Chanda. “¿Para qué necesitaría 50 camisetas en el armario si tengo una a la que le puedo cambiar constantemente el color y el estampado?”, concluye el experto.

Referencia bibliográfica:

Franklin D. et al “Polarization-independent actively tunable colour generation on imprinted plasmonic surfaces”. Nature Communications Junio 2015. doi:10.1038/ncomms8337

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las patentes creadas por mujeres se acuerdan más de la salud femenina, pero las inventoras escasean

Los desarrollos biomédicos creados por equipos de mayoría femenina tienden a resolver problemas que afectan de manera específica a las mujeres, según publica un estudio en Science. El trabajo alerta sobre los obstáculos que limitan la participación femenina en el sistema de innovación y el problema que supone trabajar en equipos poco diversos.

Análisis
Bitcóin, ¿de un par de pizzas a una ensalada verde?
Carlos Juiz y Belén Bermejo

Hace once años un programador estadounidense utilizó por primera vez bitcoines para pagar unas pizzas. Desde entonces, tanto el valor como el uso de esta moneda digital se han disparado, así como su consumo energético que no sale gratis al planeta. Pero ya que todo empezó con comida, ¿qué hubiera pasado si en lugar de minar bitcoines hubiéramos producido alimentos?