Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Doce dientes hallados en La Rioja demuestran la gran diversidad de espinosaurios en la península ibérica

Estos fósiles de dinosaurios terópodos fueron encontrados en los afloramientos del Grupo Enciso de Igea, con una datación de entre 129 y 110 millones de años.

Dientes de espinosaurios hallados en los afloramientos del Grupo Enciso de Igea (La Rioja). / Universidad de la Rioja

Investigadores del Centro de Interpretación Paleontológica de La Rioja, la Cátedra de Paleontología de la Universidad de La Rioja  y la Universidad del País Vasco han hallado doce dientes de dinosaurios terópodos en los afloramientos del Grupo de Enciso de Igea (La Rioja, España). Pertenece al Barremiense-Aptiense temprano, es decir, tienen una datación de entre 129 y 110 millones de años.

Las conclusiones de este trabajo, publicado en la revista Cretaceous Research, indican una gran diversidad y distribución de dinosaurios espinosaurios en la península ibérica.

El registro fósil de espinosáuridos de la Cuenca de Cameros indica una mayor abundancia, distribución y diversidad de los dos grupos conocidos en Europa 

Las piezas han sido agrupadas por los investigadores en dos grupos de dientes con las mismas características. Por un lado, los de Baryonyx de Portugal e Inglaterra, que son más parecidos a los dientes de Suchomimus de África, y otros barioniquinos indeterminados de la península ibérica.

Se diferencian por la ausencia o presencia de dentículos en las carenas mesiales (borde anterior). Estos morfotipos han sido previamente identificados en la cuenca del Maestrazgo, pero en la de Cameros (La Rioja) solamente se habían descrito dientes con carenas mesiales aserradas hasta el momento.

Equipo de investigación en el lugar del hallazgo. / Universidad de la Rioja

Equipo de investigación en el lugar del hallazgo. / Universidad de la Rioja

Los más grandes de la Península

El análisis estadístico de las piezas halladas muestra que los dientes aislados encontrados en la localidad de Trevijano (La Rioja) son los dientes de espinosaurinos más grandes de la península ibérica.

Además, este análisis respalda la asignación de los dientes de Igea a terópodos barioniquinos. Estos morfotipos podrían pertenecer a diferentes taxones o al mismo, con lo que las diferencias entre ellos se deberían a variaciones intraespecíficas.

El registro fósil de espinosáuridos de la Cuenca de Cameros indica una mayor abundancia, distribución y diversidad de los dos grupos conocidos (espinosaurinos y barioniquinos) en Europa que lo que se había pensado.

Estos dientes aislados apoyan que hubo una conexión entre la península ibérica y África durante el Cretácico Inferior

Asimismo, junto con los restos de otros espinosáuridos de la península, estos dientes aislados apoyan que hubo una conexión entre la península ibérica y África durante el Cretácico Inferior, lo que posibilitaría el intercambio faunístico entre ambas masas de tierra.

La presencia de barioniquinos y espinosaurinos en este tipo de ambientes es congruente con lo propuesto en otros estudios, que indican que estos dinosaurios preferían habitar zonas costeras o cercanas a la costa. Sin embargo, los restos hallados en los yacimientos de Teruel y Cuenca apuntan que también habitarían zonas del interior, lejos de la costa.

Referencia:

Isasmendi E. et al. “New insights about theropod palaeobiodiversity in the Iberian Peninsula and Europe: Spinosaurid teeth (Theropoda, Megalosauroidea) from the Early Cretaceous of La Rioja (Spain)”, Cretaceous Research

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.