Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El 37 % de las muertes por calor en el mundo puede atribuirse al cambio climático

Un estudio internacional de científicos, con participación española, ha estimado por primera vez el número de fallecimientos por calor que se pueden asociar a la crisis del clima. España es uno de los países del sur de Europa donde se ha observado mayor calentamiento y donde el 30 % de las muertes por esta causa se debe al cambio climático.

Una persona se refresca debido a las altas temperaturas que hubo en julio de 2013 y que mantuvieron en alerta amarilla o naranja a 23 provincias. / EFE | Juan Carlos Hidalgo

La actividad humana ya ha modificado el clima. En la actualidad, la temperatura media global está más de 1 °C por encima de la era preindustrial debido al cambio climático, aunque hay regiones muy pobladas donde ha aumentado más de 2 °C. Otras zonas se han mantenido más estables. Sin embargo, este incremento de temperaturas, junto con una mayor frecuencia y gravedad de las olas de calor, tiene consecuencias en la salud humana

Para comprobar el impacto que la crisis climática tiene en las personas, un nuevo estudio publicado en la revista Nature Climage Change ha estimado por primera vez la contribución real del cambio climático provocado por el ser humano en el aumento de los riesgos de mortalidad debido al calor. 

El equipo de investigación utilizó datos de las tres últimas décadas de 732 localidades de 43 países, entre ellos España, donde se analizaron todas las capitales de provincia

“Comparamos la diferencia de mortalidad con el calentamiento global observado y sin él”, señala a SINC Dominic Royé, uno de los autores del trabajo e investigador en la Universidad de Santiago de Compostela.  

Gracias a los modelos de detección y atribución del cambio climático, los resultados revelan que un total del 37 % de las muertes humanas relacionadas con el calor en el mundo pueden atribuirse al cambio climático antropogénico. Según los científicos, estas conclusiones muestran la necesidad urgente de aplicar estrategias de mitigación y adaptación más ambiciosas para reducir las repercusiones del cambio climático en la salud pública. 

El equipo, liderado por la Universidad de Berna en Suiza, utilizó datos de las tres últimas décadas (1991-2018) de 732 localidades de 43 países, entre ellos España, donde se analizaron todas las capitales de provincia. 

“Existe evidencia inequívoca de que el calentamiento global provoca un aumento de mortalidad en todo el mundo. Los efectos del calor en la mortalidad varían geográficamente, pero son del orden de decenas a cientos de muertes por año en muchos lugares”, advierte a SINC Royé. 

Los autores hallaron así que el aumento de la mortalidad debido al cambio climático desde el periodo preindustrial es detectable en todos los continentes habitados. Sin embargo, el porcentaje de muertes provocadas por el cambio climático es mayor en los países más cálidos del sur de Europa y del sur y oeste de Asia

Mapa España

El estudio analizó todas las capitales de provincia de España. / A.M. Vicedo-Cabrera et al

España, uno de los países más afectados en el sur de Europa 

“España es uno de los países de Europa del Sur dónde más calentamiento se ha observado. En términos relativos, nuestro país se sitúa en la media con el 30 % de muertes relacionadas con calor que se deben al cambio climático inducido por el ser humano”, recalca Royé. 

El número de muertes por calor relacionado con el cambio climático es de 704 por año en las capitales de provincia de España. En Barcelona son 94 y en Madrid 177 por año

Dominic Royé

Además, al analizar el impacto del calor durante el verano respecto al cambio climático, los científicos descubrieron que también fue mayor en países del Mediterráneo, como España, Italia y Grecia. 

“Sin o con calentamiento global, España se caracteriza por una alta fracción de muertes atribuibles al calor. El número de muertes por esta causa relacionado con el cambio climático es de 704 por año en las capitales de provincia de España. En Barcelona son 94 y en Madrid 177 por año. En Galicia son 16 cada año”, subraya el investigador.

España sufre per se un gran impacto por el calor “que se agrava considerablemente por el cambio climático”, manifiesta Royé, dados los resultados de este estudio. Por esta razón, los científicos consideran que se deben tomar medidas importantes de mitigación y adaptación, sobre todo en las ciudades

“Por sus características singulares en lo que se refiere a desigualdades, el efecto de la isla de calor, se debe llevar una reestructuración urbana y volver a pensar en ellas en un sentido más bioclimático con el fin de reducir los efectos de altas temperaturas”, concluye a SINC el experto. 

Referencia:

M. Vicedo-Cabrera et al. “The burden of heat-related mortality attributable to recent human-induced climate change” Nature Climate Change

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
España vive la primavera más seca de los últimos quince años

A lo largo del trimestre, las precipitaciones estuvieron un 33 % por debajo del valor normal, aunque la estación fue lluviosa en el sureste peninsular, según la Agencia Estatal de Meteorología. El verano, que comenzará próximo el 21 de junio, será probablemente más seco de lo habitual en el noroeste peninsular y más cálido de lo normal en toda España.

La exposición a la naturaleza durante el confinamiento fue beneficiosa para la salud mental

Han analizado los efectos del contacto con espacios verdes durante los primeros meses de la pandemia por covid-19 en España y Portugal. Las conclusiones de este trabajo indican que las personas que tuvieron esta opción presentaron niveles más bajos de estrés y alteración psicológica.