BIOMEDICINA Y SALUD: Patología

El estudio está publicado en la revista ‘BioMed Central Musculoskeletal Disorders’

El 60% de los fondos públicos para rehabilitación, destinados a terapias sin base científica

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

La primera investigación que cuantifica la utilización de los recursos en la sanidad pública española revela que, al menos, el 60% del dinero destinado a tratamientos rehabilitadores se ha dedicado a procedimientos carentes de fundamento científico o inútiles. El estudio se centra en las dolencias del cuello, la espalda y el hombro, los motivos más frecuentes de rehabilitación.

Más información sobre:
esplada
fundamento científico
dolor
tratamientos

SINC | 15 febrero 2012 14:43

<p>Una de las terapias rehabilitadoras que se han analizado en este estudio ha sido el masaje. Imagen: Gaelx</p>

Una de las terapias rehabilitadoras que se han analizado en este estudio ha sido el masaje. Imagen: Gaelx

Un estudio publicado por investigadores españoles afirma que, como mínimo, un 60% de los recursos que el Sistema Nacional de Salud (SNS) ha destinado a tratamientos rehabilitadores para los pacientes con dolencias cervicales, lumbares y de hombro se ha invertido en procedimientos sin fundamento científico o manifiestamente inútiles.

Francisco Kovacs, coautor del estudio y director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE), ha sido tajante en la presentación del trabajo, publicado en la revista BioMed Central Musculolskeletal Disorders: “La eficiencia de los recursos sanitarios puede mejorarse notablemente”.

Los autores sugieren que “no tiene sentido plantear medidas como el copago mientras no se racionalice la sistemática con la que se decide qué tecnologías merecen ser cubiertas con fondos públicos y cuáles no”.

Por su parte, Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la  Organización Médica Colegial (OMC), ha incidido en el deber ético y la corresponsabilidad de los profesionales de mejorar la eficiencia en el uso de los recursos públicos. 

“En el contexto de una crisis económica, no tiene sentido seguir dilapidando recursos en procedimientos inútiles o contraproducentes, ni continuar renunciando al ahorro que generan las tecnologías eficientes”, ha apuntado Kovacs.

En general, se calcula que el 30% del gasto sanitario se destina al uso inapropiado de las tecnologías sanitarias (es decir, en pagar el uso de tecnologías inútiles, el de tecnologías eficaces en casos en los que no están indicadas, o en cubrir los gastos innecesarios debidos a la infrautilización de tecnologías eficientes). Sin embargo, estos cálculos emanan de países en los que, como en EE UU, el porcentaje de gasto sanitario privado es mayor que en España. 

Estudio pionero en España

Algunos estudios internacionales previos ya habían estimado el porcentaje de tecnologías sin fundamento científico que se usaban en otros países, pero este es el primero en cuantificar el coste que supone en la sanidad pública española.

El trabajo, realizado entre 2004 y 2007 a partir de los datos del Servicio Canario de Salud - el primero que implantó un sistema informatizado de gestión que hace posible computar los tratamientos rehabilitadores-, muestra que se gastaron más de cinco millones de euros para tratar en centros privados concertados a 8.308 pacientes con dolor de cuello, 5.693 con dolor lumbar y 5.035 con dolor de hombro.

Como media, estos pacientes recibieron entre 30 y 35 sesiones de rehabilitación, en las que se aplicaron una media de cuatro técnicas rehabilitadoras distintas. Del total de los tratamientos aplicados, sólo el 39,9% (que supusieron el 40,5% de los costes) contaba con pruebas científicas sobre su eficacia. El resto, no. 

Así, el 59,5% de los fondos públicos se destinó a pagar tratamientos carentes de fundamento científico.  El 27,54% de esos fondos cubrió la aplicación de tratamientos que habían demostrado previamente ser inútiles.

“Este es un cálculo muy conservador, pues se realizó asumiendo siempre la hipótesis más favorable para la eficiencia de los recursos sanitarios”, ha subrayado Kovacs. “Además, sólo se calcularon los costes de los pacientes tratados en clínicas privadas concertadas (que sólo representan el 70% de los pacientes y en los que algunos costes –como los de personal-, suelen ser inferiores a los de la sanidad pública)”.

Aunque la cuantía de los recursos públicos invertidos en rehabilitación puede variar de un servicio de salud a otro (por ejemplo, en función de la población cubierta), la proporción de los costes destinados a tecnologías que cuentan y carecen de fundamento científico (40% y 60%, respectivamente) es válida para el conjunto de las Comunidades Autónomas.

La rehabilitación a debate

Los autores aconsejan, especialmente en el contexto actual de crisis económica, dejar de pagar con recursos públicos los procedimientos inútiles o de eficacia desconocida, y reinvertir los recursos liberados en aplicar tratamientos efectivos (como el ejercicio físico) y en implantar tecnologías efectivas.

Para Pedro Serrano-Aguilar, jefe del Servicio de Evaluación de la Dirección del Servicio Canario de la Salud y primer autor del estudio, “estos datos demuestran que hay un amplio margen de mejora en la eficacia y eficiencia del tratamiento de estas dolencias en el SNS. El uso de tratamientos ineficaces expone a los pacientes a riesgos, retrasos, expectativas, frustraciones y costes injustificados”.

El dolor cervical, el dolor lumbar y el dolor de hombro son los tres motivos más frecuentes por los que los pacientes son derivados a rehabilitación en el SNS. Afectan a entre el 50 y el 70% de la población y suponen una de las causas más frecuentes de consulta en atención primaria.

Referencia bibliográfica:

Pedro Serrano-Aguilar, Francisco M Kovacs, Jose M Cabrera-Hernandez, Juan M Ramos-Goni and Lidia Garcia-Perez. "Avoidable costs of physical treatments for chronic back, neck and shoulder pain within the Spanish National Health Service: a cross-sectional study". BMC Musculoskeletal Disorders 2011, 12:287 doi:10.1186/1471-2474-12-287.

Los autores carecen de conflictos de interés y el estudio ha sido financiado por entidades sin ánimo de lucro ni relación con la industria sanitaria: la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud, el Instituto de Salud Carlos III, la Fundación Canaria de Investigación y Salud (FUNCIS) y la Fundación Kovacs.

Zona geográfica: España
Fuente: SINC

Comentarios

  • Anónimo |15. febrero 2012 19:09:17

    En un país en el que existen universidades, que tienen la carrera de astrología, ¿como extrañarse, que el gobierno gaste el 60% del presupuesto asignado en basura anti científica?

    Responder a este comentario

  • Fesdujty |24. marzo 2014 15:28:26

    Gracias

    Quisiera saber si la rehabilitación que mandan los doctores de la medicina convencional, p.e. tras una operación o cirugía, para ser realizada por fisioterapeutas siempre es del tipo "industrial" o grupal, es decir, el o los fisios tratando simultáneamente ("a la vez") a varias personas que comparten el local, pudiendo estar a la vista unas de otras en una misma sala o separadas sus camillas por cortinas o habitaciones diferentes; o bien si hay casos en los que el o los profesionales atiende(n) a las personas de una en una (hasta que no acaba-n- con una no empieza-n- a atender a otra, tipo masaje personal-izado- o individual-izado-).

    Se ruega responder en http://foros.biomanantial.com/rehabilitacion-estandar-fisioterapia-siempre-en-grupo-vt12903.html

    Saludos

    Responder a este comentario

  • Esdmshy |16. abril 2014 20:11:36

    Gracias

    Nisdude, la rehabilitación que mandamos los médicos rehabilitadores en la sanidad pública queda limitada por los recursos reales que existen, más que por nuestros deseos o conocimientos. Esos recursos no lo decidimos nosotros sino la dirección del hospital, la gerencia y por último el Ministerio de Sanidad. Ni el número ni la calidad de los profesionales, ni la distribución del edificio o el material son decisión de los médicos. Nuestro presupuesto anual para nuevo material, más personal u obras en el servicio es 0 Euros.

    Por mucho que quisiéramos dar mucho tiempo, individualizado y privado de terapia para cada paciente tenemos el límite de las instalaciones reales, el número de terapeutas y el número de pacientes a tratar. Por mucho que quiera dar más tiempo de terapia, mejor terapia y que el terapeuta tenga más tiempo, mis límites para esto vienen impuestos por la realidad sobre los recursos disponibles que no me puedo inventar y que desde luego no decido yo, ni mi jefa, médico también, ni la dirección médica. La deciden gerentes y políticos. Y no será porque no pedimos más, te lo aseguro. Un compañero médico rehabilitador, jefe de servicio llegó a encadenarse en la puerta del hospital y no consiguió que contratasen más fisioterapeutas ni impedir recortes.

    Cuando se hace terapia con videojuegos se busca la intimidad para poder aprovechar mejor el feedback sonoro de las aplicaciones, conseguir el espacio es una lucha con todos los demás que reivindican eses espacio: buscar un hueco en pasillos reconvertidos, salas que antes se usaban para fumar etc... Los servicios de rehabilitación se han quedado pequeños hace mucho tiempo en general. Mi experiencia aplicando terapias así siempre ha sido fuera del tiempo normal de trabajo y por las tardes para poder tener espacio y porque el tiempo normal de trabajo lo ocupan consultas y tratamientos habituales. Lo que te piden es que sigas haciendo todo lo que ya hacías además de lo que has querido introducir como terapia novedosa. Otros colegas han logrado un tiempo dentro de su jornada de trabajo normal para poder dedicar a desarrollar estos temas, aunque incluso se han pagado ellos mismos la televisión y videoconsolas que utilizan e instalan en su propia consulta o "robando un espacio" contra la opinión de muchas compañeros que se resisten. Sobre si el terapeuta está para varios pacientes a la vez o para cada una de forma individual varía mucho. Aquí los terapeutas ocupacionales y los fisioterapeutas tienen 30 minutos por paciente, en otros sitios solo 15, según la demanda. Esos 30 minutos, aquí, son exclusivos para ese paciente, pero muchos pacientes se quedan más tiempo haciendo los ejercicios que ya conocen, aunque su fisioterapeuta ya esté ocupado con el paciente siguiente. En el gimnasio trabajan a la vez varios fisioterapeutas y pacientes. El edificio está construido así desde hace décadas. Tenemos también salas privadas para los tratamientos que lo requieren por el motivo que sea: aislamiento por contaminación con bacterias resistentes, necesidad de desnudarse, privacidad por petición del fisioterapeuta o el paciente, generalmente debido a la naturaleza de las lesiones (quemaduras, daños que distorsionan su imagen corporal). No puedo elegir que todos los tratamientos sean privados porque el edificio ya estaba construido de esta manera antes de que yo naciese y desde luego no puedo construir tabiques o solicitar obras por mí mismo por mucho doctor de la medicina que sea. Puedo solicitar que un paciente tenga 60 minutos en lugar de 30 pero la supervisora de fisioterapia suele intentar que eso no sea así salvo casos excepcionales porque la lista de espera nos come. El número de fisioterapeutas y el número de pacientes que pueden ver es constante, incluso los que se jubilan no los sustituyen, pero la demanda aumenta por temporadas. Hacemos lo que podemos con lo que tenemos. Los tiempos de recuperación para muchas lesiones no cambian por límites biológicos del propio cuerpo, pero nos exigen dar menos sesiones cada año desde la gerencia. Los tratamientos tampoco cambian mucho ya que dependemos de lo que los terapeutas sepan aplicar, no de lo que nosotros queramos pedir.

    La hidrocinesiterapia sí es en grupos de 4 pacientes. La electroterapia sí se aplica de forma "industrial", según tus palabras supongo que te refieres a eso. Un mismo terapeuta con un auxiliar colocan las máquinas a varios pacientes de forma simultánea, no es necesario que estén mirando los 20 minutos que dura la máquina. Tan solo un fisioterapeuta de todo el equipo trabaja de esta manera, el resto tienen 30 minutos individuales por paciente. Para terapia con videojuegos lo ideal sería que el terapeuta estuviera pendiente de un solo paciente cada vez en el comienzo y que progresivamente, si se disponen de más consolas el paciente pueda pasar a tratarse él solo para, finalmente, proseguir la terapia en su domicilio y consultar semanalmente con el profesional para seguir progresos. Esta sería una ventaja fundamental, poder hacer la terapia más larga en el propio domicilio del paciente, con poca supervisión profesional pero manteniendo la motivación y recogiendo resultados de alguna manera (la puntuación del videojuego se queda corta, pero al menos el tiempo de juego queda registrado y se podría compartir esa información digital con el profesional). Sistemas de terapia con realidad virtual más avanzados sí medirían parámetros biomecánicos que facilitarían un seguimiento más objetivo y la posibilidad de, una vez aprendidos los ejercicios, continuar terapia en el domicilio sin la supervisión constante del profesional. Eso sería más cómodo para el paciente, y aunque algunos se resisten a la idea de que el profesional no esté ahí en todo momento, sería beneficioso poder trabajar así.

    Los recursos públicos son limitados, con una sola tarta tenemos que dar a todo el mundo, y repartimos los pedazos de forma que llegue a todos. Se sigue un principio ético de justicia y equidad. Si tuviésemos más recursos podríamos dar más, pero sin recursos, pedir más tiempo por paciente y más sesiones y culpar a los "doctores de la medicina" de esa carencia es injusto. A no ser que me quieras pedir que pague los recursos con mi propio salario.
    En la rehabilitación privada a demanda el límite lo impone un criterio de "no hacer daño". Se puede dar toda la terapia que el paciente pueda pagar siempre y cuando ese posible exceso no le haga daño. Así puedes tener todo el tiempo de terapia individual y personalizada que quieras. Es muy distinta de la sanidad privatizada donde la gestión privada tampoco garantizaría tener más recursos para dar a cada paciente.



    ////

    A mí me han dado recientemente rehabilitación en dos centros de fisioterapia a través de un seguro médico de España (sanidad privada). También he visto otro. Los tres en la misma población.

    Os comento que he vivido y visto grandes diferencias en cuanto a carga de trabajo, número de personas en el local y tratadas a la vez, duración total de los tratamientos en cada sesión, ambiente (relajado o no tanto) ...

    Así que, con suerte, cada uno puede dar con algo que se adecúe más a sus preferencias, disponibilidad, ...

    ¿Qué me decís de la sanidad pública? ¿Cómo es la rehabilitación del Sistema Nacional de Salud o Seguridad Social? ¿Hay muchas diferencias de unos centros a otros?

    Responder a este comentario

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER