Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
'Gideonmantellia', con 130 millones de años, y apenas dos metros de longitud

'El Hipsi de Galve', el dinosaurio comedor de plantas más pequeño de España

El grupo de investigación Aragosaurus-IUCA de la Universidad de Zaragoza acaba de describir por primera vez el dinosaurio comedor de plantas más pequeño de España. El análisis de 104 restos de un único individuo, publicado en la revista Palevol, muestra el esqueleto más completo de un dinosaurio ornitópodo encontrado en nuestro país.

Reconstrucción de Gideonmantellia en el Museo de Galve. Imagen: José Manuel Gasca / Aragosaurus.
'El Hipsi de Galve', el dinosaurio hervívoro más pequeño de España . Foto: Aragosaurus.

El grupo de investigación Aragosaurus-IUCA de la Universidad de Zaragoza acaba de describir por primera vez el dinosaurio comedor de plantas más pequeño de España. El análisis de 104 restos de un único individuo, publicado en la revista Palevol, muestra el esqueleto más completo de un dinosaurio ornitópodo encontrado en nuestro país.

Los fósiles del nuevo dinosaurio Gideonmantellia amosanjuanae fueron hallados en 1982 en la localidad turolense de Galve. Con una longitud de apenas dos metros y 20 kilos de peso en edad adulta, y una antigüedad de 130 millones de años, correspondería a un ágil y veloz dinosaurio, adaptado a correr rápido para poder escapar de los depredadores, a modo de “gacela del Cretácico”, al carecer de escudo defensivo.

La investigación de estos restos fósiles, publicada en la revista Palevol y dirigida por José Ignacio Canudo –coordinador del grupo de investigación Aragosaurus-IUCA de la Universidad de Zaragoza (UNIZAR)–, ha permitido descubrir que, en realidad, se trata de un dinosaurio nuevo, al presentar una morfología única en los huesos de la cadera y del comienzo de la cola, no descrita en ningún otro dinosaurio.

Vértebras, parte de la cadera y del miembro trasero, incluyendo un pie prácticamente completo, forman parte de los fósiles. Sin embargo, según los paleontólogos no se ha recuperado nada del cráneo, pero dientes aislados de otros yacimientos podrían pertenecer a este dinosaurio.

Según los investigadores, la reconstrucción a partir de los huesos conservados apunta a una longitud de más de un metro. "El ejemplar es inmaduro, y no habría dejado totalmente de crecer, por lo que en su etapa como adulto podría ser algo mayor y llegar a alcanzar los dos metros de largo y pesar unos 20 kg", indican los expertos.

Un importante descubrimiento en Galve

Los restos de Gideonmantellia fueron encontrados en el yacimiento Poyales Barranco Canales en la década de los '80 por José María Herrero, uno de los precursores de la recogida de fósiles en España, y su hijo. Herrero, recientemente fallecido, es el alma mater del descubrimiento de muchos de los fósiles de dinosaurio de Galve, que le han otorgado fama a este pequeño pueblo de Teruel.

En su etapa como adulto podría ser algo mayor y llegar a alcanzar los dos metros de largo y pesar unos 20 kg

Gideonmantellia se encontró en unas arcillas rojas del Cretácico Inferior (hace unos 130 millones de años). Se trata del segundo dinosaurio de esta edad descrito en España, ya que el primero (Delapparentia) también se encontró en Galve y fue estudiado por José Ignacio Ruiz Omeñaca. Los restos de Gideonmantellia, recuperados por Herrero y estudiados por la Universidad de Zaragoza, son los únicos que se conocen, ya que el yacimiento fue destruido por la labor de una mina cercana de extracción de arcillas.

Para los autores de la UNIZAR, la ausencia de la cabeza ha hecho difícil estudiar a Gideonmantellia. Estudios anteriores han clasificado a este dinosaurio con nombres de especies conocidas en otras partes de Europa, la más significativa es con una de la Isla de Wight (Reino Unido) llamada Hypsilophodon. Esta similitud con dinosaurios 'británicos' permitiría apuntar a la existencia de una conexión terrestre entre estos espacios geográficos, que favorecería la movilidad de estos ejemplares.

El nombre de Gideonmantellia amosanjuanae es un homenaje a Gideon Mantell, naturalista inglés y uno de los padres de la investigación en dinosaurios. Mantell vivió en el siglo XIX y fue el primero en describir y figurar un fósil de “hipsilofodóntido" en 1849. La segunda parte del nombre honra a la joven investigadora María Olga Amo Sanjuán, del grupo Aragosaurus, que falleció por enfermedad en octubre del 2002 durante la realización de su tesis doctoral sobre las cáscaras de huevo del Cretácico Inferior de Galve.

Se trata del cuarto dinosaurio descrito en este municipio (tras Aragosaurus, Galvesaurus y Delapparentia), lo que convierte a Galve en el núcleo más importante de Europa continental, en cuanto al número de dinosaurios descritos(sin contar las aves). Desde hace más de 15 años, los fósiles de Gideonmantellia amosanjuanae se encuentran expuestos en el Museo de Galve, donde se le conoce como “El Hipsi de Galve”.

Referencia bibliográfica:

Ruiz-Omeñaca, J.I., Canudo, J.I., Cuenca-Bescós, G., Cruzado-Caballero, P., Gasca, J.M., Moreno-Azanza, M. 2012. A new basal ornithopod dinosaur from the Barremian of Galve, Spain. Palevol. Doi : 10.1016/j.crpv.2012.06.001

Fuente: Universidad de Zaragoza
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Humanos y otros animales actuamos de manera similar ante las enfermedades infecciosas

Muchas de las medidas adoptadas para frenar la infección del SARS-CoV-2, como mantener la distancia social, son mecanismos de protección habituales en el reino animal. Insectos, murciélagos, peces, langostas, ratones y monos, entre otros, comparten con nosotros comportamientos que evitan la propagación de patógenos.

Albatros, petreles y pardelas pasan el 40 % de su vida en alta mar, en zonas sin jurisdicción

Un rastreo de más de 5.000 aves procelariformes muestra que pasan casi la mitad de su tiempo en aguas internacionales, donde carecen de protección legal. Con la mitad de sus especies en peligro de extinción, los responsables del estudio reclaman un acuerdo de regulación global para conservar sus poblaciones.