Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El MARM destina 13 millones para proteger a las aves de los tendidos eléctricos

El Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (MARM) invertirá cerca de 13 millones de euros en los próximos tres años para la corrección de tendidos eléctricos peligrosos para las aves en zonas protegidas. La iniciativa ya se ha puesto en marcha en la Región de Murcia y próximamente se extenderá a otras siete comunidades autónomas.

Invertirán cerca de 13 millones de euros en los próximos tres años para la corrección de tendidos eléctricos peligrosos para las aves en zonas protegidas. Imagen: Hopefoote

El MARM va a destinar en los próximos tres años alrededor de 13 millones de euros para corregir los tendidos eléctricos que sean peligrosos para las aves en las Comunidades Autónomas de Andalucía, Canarias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia y Comunidad Valenciana, en el marco de los convenios de colaboración relativos a conservación de la Red Natura 2000.

Entre estas actuaciones, la primera obra plurianual puesta en marcha por la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal en 2010 ha sido la corrección de tendidos eléctricos peligrosos para las aves amenazadas en Red Natura 2000 en la Región de Murcia, con una dotación total de 1.525.862 euros.

En los últimos cinco años esta Dirección General ha cofinanciado junto a las Comunidades Autónomas diversos trabajos de corrección de tendidos eléctricos, con una contribución total de 7.400.000 euros.

Todas estas actuaciones se realizan en cumplimiento de un Real Decreto (1432/2008) por el que se establecen medidas para la protección de la avifauna contra la colisión y la electrocución en líneas eléctricas de alta tensión, como la creación de zonas de protección por parte de las Comunidades Autónomas.

Hasta el momento, han sido ocho las Comunidades que han designado estas zonas de protección en sus territorios, siendo la Comunidad de Castilla y León la última en incorporar sus zonas de protección al conjunto del territorio nacional.

La superficie de todas estas zonas se integra dentro de la red de zonas de protección para la avifauna por accidentes en líneas eléctricas, que está siendo impulsada por la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal.

Estas zonas de protección están integradas por las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y por los ámbitos de aplicación de los planes de recuperación y conservación para las especies de aves incluidas en el Catálogo Español de Especies Amenazadas o en los Catálogos autonómicos.

También se incorporan las áreas prioritarias de reproducción, alimentación, dispersión y concentración local de aquellas especies de aves incluidas en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, o en los catálogos autonómicos, cuando dichas áreas no estén ya comprendidas en los otros supuestos.

También ayudas para el oso pardo

Por otra parte, el MARM también ha recordado hoy que este ministerio continúa apoyando la recuperación del oso pardo a través de proyectos dirigidos a actuaciones de conservación de la especie por un importe de 1.700.000 euros.

La Dirección General de Medio Natural y Política Forestal ha ejecutado proyectos como la restauración vegetal de los corredores de hábitat para el oso del Huerna y el Aller (Asturias), con una inversión de 392.630 euros. Próximamente están previstas actuaciones en los corredores de Pajares y Leitariegos en Asturias, así como en los de Babia y Luna en León y en la provincia de Lugo.

Todas estas inversiones están enmarcadas en Convenios de colaboración suscritos entre el MARM y las distintas CCAA relativos a actuaciones de conservación de la Red Natura 2000. La Dirección General ha aportado, por ejemplo, 50.000 euros en Galicia para la regeneración natural de masas forestales incipientes para incrementar el hábitat del oso pardo en Ancares, y 466.035 euros en Castilla y León para el apoyo técnico al plan de recuperación y seguimiento de la población de oso pardo, así como en el análisis e individualización genética y en la indemnización por daños.

En la población pirenaica también se han financiado distintas actuaciones, con una inversión de 386.223 euros, que se han centrado en el seguimiento de las poblaciones de oso en Pirineos mediante la contratación de las denominadas patrullas-Oso en Cataluña y prevención de sus daños, en el seguimiento y análisis de la diversidad genética de las poblaciones de esta especie, y en la adquisición de equipos de trampeo para el seguimiento individualizado de los ejemplares de oso pardo.

En Aragón los esfuerzos se han focalizado en trabajos de sensibilización para mejorar la apreciación de la imagen del oso entre la población local, además de invertir en mejorar las condiciones de los pastores en puerto y la vigilancia del ganado en zona osera lo que ha supuesto 100.000 euros.

Los últimos datos parecen reflejar un aumento de la población del oso pardo. Durante 2010 se han censado 28 osas acompañadas de 54 oseznos, que aun siendo información provisional, supone un récord de los últimos veinte años.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Otorgados los Premios Nacionales de Investigación a seis hombres y cuatro mujeres

Estos galardones concedidos por el Ministerio de Ciencia e Innovación son el reconocimiento más importante de España en el ámbito de la investigación científica.

La primera ola de la covid-19 exacerbó la brecha de género en ciencia

El mayor estudio realizado hasta el momento, con datos de más de 2.000 revistas y cinco millones de autores, concluye que las investigadoras tuvieron menos oportunidades para realizar trabajos y publicarlos que sus compañeros a comienzos de la pandemia. El trabajo alerta de las consecuencias a largo plazo sobre la carrera de las científicas.