Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El yacimiento contiene miles de fósiles de una única especie

El análisis de fósiles de hadrosaurios en Cataluña revela la edad de su muerte

El yacimiento de Basturs Poble en Lleida se ha revelado como el más importante de Europa de dinosaurios hadrosaurios con más de un millar de fósiles que probablemente pertenecen a una única especie. Ahora, la revista PLoS ONE publica el estudio más completo de los fósiles recuperados en este yacimiento y revela la presencia de muchos individuos juveniles.

Reconstrucción de la especie de hadrosaurio lambeosaurino Pararhabdodon isonensis. / Oscar Sanisidro (Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont)

El yacimiento de Basturs Poble es lo que se conoce en inglés como un bonebed (un lecho de huesos, en español), un estrato geológico que contiene una gran acumulación de fósiles. Tiene una antigüedad de unos 70 millones de años y es el único de Europa que contiene exclusivamente restos de hadrosaurios. Las excavaciones que se han llevado a cabo los últimos 10 años han recuperado alrededor de un millar de fósiles.

“Es posible que la abundancia de restos juveniles se deba a que son los individuos más vulnerables ante una crisis”, explica Fondevilla

Los restos se encuentran desarticulados y, probablemente, pertenecen a una única especie: Pararhabdodon isonensis. “Creemos que los individuos murieron por una condición ambiental desfavorable, tal vez un periodo de sequía extrema. Tras su muerte, los restos se desplazaron empujados por el agua y fosilizaron, pero sabemos que el lugar donde murieron no está muy alejado del yacimiento”, explica Víctor Fondevilla, investigador del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) y la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y autor principal del artículo.

El estudio publicado ahora en PLoS ONE ha permitido analizar los 270 restos fósiles de este yacimiento preparados para su estudio entre cráneos, mandíbulas, dientes, vértebras y huesos de las extremidades. Los investigadores no solo han descrito y tomado medidas de los restos, sino que han analizado el interior de los fósiles para extraer información sobre la edad de los individuos a los que pertenecieron.

“Podemos cortar los fósiles y analizar su estructura interna. Esto nos da mucha información sobre el ciclo vital de los individuos”, explica la profesora de investigación ICREA en el ICP, Meike Köhler. De forma parecida a los anillos de crecimiento de los árboles, en las secciones de los huesos largos aparecen unas líneas que son un indicador de las paradas del crecimiento y que corresponden a la alternancia entre épocas favorables y desfavorables. De este modo, se puede calcular la edad a la que murieron.

Con este sistema, los paleontólogos han detectado que en el yacimiento hay un gran número de individuos juveniles y, en una proporción menor, individuos subadultos y adultos. En cambio, no se han encontrado individuos recién salidos del huevo. “Hemos estimado que los ejemplares más jóvenes murieron a los dos años de edad y los adultos entre los 14 y 15”, explica Fondevilla.

El hecho de encontrar tantos juveniles sugiere que la acumulación de huesos de Basturs Poble representa una población natural de herbívoros, donde los juveniles suelen ser más abundantes. “También es posible que la abundancia de restos juveniles se deba a que son los individuos más vulnerables ante una crisis, y por tanto habrían muerto en mayor cantidad que los adultos”, comenta el investigador principal del estudio.

Los hadrosaurios, un grupo bien conocido en Cataluña

Los hadrosaurios, también conocidos como dinosaurios de "pico de pato" son un grupo de dinosaurios ornitisquios con una dieta herbívora que vivieron durante los últimos tiempos del Cretácico superior. Se trata probablemente del grupo de dinosaurios mejor conocido. Entre las subfamilias del grupo se encuentran los lambeosaurinos, bien representados en los yacimientos catalanes.

Estos animales se caracterizaban por tener un cuerpo robusto que alcanzaba tamaños medianos y grandes (con pesos de entre un kilo al nacer hasta los 3.000 en adultos), con unas patas delanteras más pequeñas que las posteriores. Este último rasgo les permitía caminar de forma bípeda o cuadrúpeda indistintamente.

El cráneo era alargado y estaba terminado en forma de pico de pato –de ahí su apodo–, y sus dientes se organizaban en forma de baterías dentarias. La característica más distintiva era su cresta ósea, formada por varios huesos del cráneo más o menos desarrollados. La función de esta cresta no está clara, pero se cree que podía funcionar como caja de resonancia para amplificar sonidos y facilitar el reconocimiento entre miembros de una misma especie. Otras hipótesis apuntan a que eran estructuras que solo presentaban los machos para atraer a las hembras.

Pararhabdodon isonensis es una especie solo conocida en el Pallars Jussà. Fue descrita en 1985 a partir de unos restos encontrados en Sant Romà d'Abella

Pararhabdodon isonensis es una especie solo conocida en el Pallars Jussà. Fue descrita en 1985 a partir de unos restos encontrados en Sant Romà d'Abella y su nombre específico –isonensis– hace referencia al pueblo de Isona, cercano al yacimiento. Medía entre seis y siete metros de largo y se estima que los adultos debían pesar unas tres toneladas.

Los Pirineos, el hogar de los últimos dinosaurios de Europa

Cataluña es un país muy rico en sedimentos fosilíferos. Entre ellos, destacan los de las cuencas prepirenaicas, las cuales conservan los indicios de la vida de la etapa final del Cretácico (entre hace 70 y 66 millones de años). Esto es, en términos geológicos, muy poco tiempo antes de la gran extinción que acabó con muchas formas de vida, entre ellas, todos los dinosaurios noavianos. En los yacimientos de los Pirineos, por lo tanto, se encuentran los últimos dinosaurios que vivieron en Europa, pocos cientos de miles de años antes de que desapareciesen de la faz de la Tierra.

El yacimiento de Basturs Poble fue localizado por el divulgador científico Marc Boada en agosto de 2001. Encontró algunos restos fósiles en superficie y se puso en contacto con los paleontólogos del Museu de la Conca Dellà, en Isona. Pocos meses más tarde se realizó una intervención paleontológica que confirmó la excepcionalidad de este yacimiento. Tras esta primera excavación se han realizado 12 campañas más integradas en proyectos de investigación liderados por los investigadores Àngel Galobart, jefe del Grupo de Investigación de Faunas del Mesozoico del ICP, y por Rodrigo Gaete, del Museu de la Conca Dellà.

Los fósiles de Basturs Poble se conservan en el Museo de la Conca Dellà. Allí, en la sala de exposición de los dinosaurios se muestra tanto una representación de los huesos más espectaculares del yacimiento y una reconstrucción a tamaño real de Pararhabdodon isonensis.

Referencia bibliográfica:

Fondevilla V, Dalla Vecchia FM, Gaete R, Galobart À, Moncunill-Solé B, Köhler M (2018). "Ontogeny and taxonomy of the hadrosaur (Dinosauria, Ornithopoda) remains from Basturs Poble bonebed (late early Maastrichtian, Tremp Syncline, Spain)". PLoS ONE 13(10): e0206287. DOI: 10.1371/journal.pone.0206287

Fuente: Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los perros que se pasean por la playa afectan mucho más a las aves que la presencia humana

Un investigador de la Universidad de Valencia ha estudiado cómo la presencia de personas y perros paseando en las playas afecta a la reproducción del chorlitejo patinegro. Esta ave huye de su lugar de anidación sobre todo cuando se acercan los canes, al considerarlos como depredadores. El científico destaca la necesidad de regular la entrada de mascotas a las playas para asegurar la conservación de estos pájaros.  

Alt de la imagen
Cerca de 850.000 virus desconocidos en la naturaleza podrían infectar a las personas

Prevenir pandemias a través de la lucha contra la crisis climática y la pérdida de biodiversidad es cien veces más barato que enfrentar brotes como el de covid-19, advierten desde la ONU tras la publicación del último informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas.