Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El cambio climático empuja las plantas tropicales hacia las cumbres

Las zonas tropicales albergan la mayor parte de la biodiversidad del planeta, pero hasta ahora existían pocos estudios que demostraran el impacto del cambio climático en las plantas tropicales de montaña. Un equipo internacional de científicos revela que en los últimos 200 años la flora del volcán Chimborazo en Ecuador ha ascendido de media 500 metros debido a los cambios ambientales.

El volcán ecuatoriano Chimborazo alcanza los 6.268 metros de altitud. / Naia Morueta-Holme

Hacia el año 1800 el científico alemán Alexander von Humboldt viajó a América Latina para cartografiar la distribución de plantas e investigar qué determina los límites de crecimiento de las distintas especies. Sus descripciones y varias de sus obras –entre las que destaca el Tableau Physique que ilustra las plantas del volcán Chimborazo en Ecuador– representan los datos más antiguos que se conocen sobre la distribución altitudinal de estas especies.

"A 5.185 metros encontramos los últimos vestigios de vegetación: una pequeña planta de la misma familia que el girasol, medio cubierta de nieve", dice la autora

En verano de 2012, un equipo de científicos, liderado por la Universidad de Aarhus (Dinamarca), mapeó la distribución actual de la flora del volcán Chimborazo (Ecuador). Al compararla con los datos históricos de 1802, los investigadores revelan ahora que las plantas se han desplazado 500 metros de media hacia arriba, es decir, desde los 4.600 metros hasta casi los 5.200 metros.

"A 5.185 metros encontramos los últimos vestigios de vegetación: una pequeña planta de la misma familia que el girasol, medio cubierta de nieve, en plena floración a pesar del frío, la baja presión atmosférica y el fuerte viento", cuenta Naia Morueta-Holme, autora principal del estudio publicado en PNAS y científica en el Instituto de Biociencia de la universidad danesa.

Chuquiraga jussieui, conocida como Flor de los Andes, es una de las plantas que ha migrado a mayor altitude. / Naia Morueta-Holme

No todas las plantas se adaptan

Según los expertos, el trabajo permite predecir los cambios ambientales futuros a escala local y global debido al cambio climático. En este caso, de manera general, las plantas han podido adaptarse a lo largo de estos últimos 200 años, pero “otras especies no se han desplazado tanto y se están quedando atrás”, explica Naia Morueta-Holme.

Existen especies comunes que tienen buena capacidad de dispersión y que pueden sostener condiciones muy variables. “Estas se han desplazado todavía más”, señala la experta, especialmente preocupada por el destino de las especies raras y especializadas que son incapaces de seguir el ritmo de los cambios ambientales. En este contexto, “son especialmente relevantes las zonas tropicales, donde viven la mayoría de estas especies", añade la científica.

Otros estudios demuestran que en esa área hay en la actualidad menos precipitaciones, lo que ha contribuido a la reducción significativa de los glaciares que cubren la cima del volcán. A esto se añade la agricultura intensiva que se ha desarrollado en las zonas más bajas y las especies introducidas por los humanos.

La combinación de cambios climáticos inducidos por los seres humanos y el impacto directo en las comunidades de plantas a través de la agricultura cerca del volcán son algunas de las causas que explican los cambios provocados en la vegetación, que son mayores que en cualquier otra región fuera de los trópicos.

“El trabajo tiene importantes implicaciones para la conservación, por ejemplo diseñando y priorizando acciones que minimicen los efectos directos por cultivo del paisaje”, concluyen los autores.

Referencia bibliográfica:

Naia Morueta-Holme et al. “Strong upslope shifts in Chimborazo’s vegetation over two centuries since Humboldt” PNAS 14 de septiembre de 2015

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un tipo de gusanos marinos lucha por el control del territorio ante su huésped

Un invertebrado simbiótico marino puede controlar un territorio que se extiende más allá de su propio huésped, llegando a controlar más de uno. Es la primera vez que se describe un comportamiento simbiótico extremadamente complejo en un animal aparentemente ‘simple’ como un gusano de mar. 

Hallan parte de un esqueleto de lince ibérico de hace un millón de años

El registro más completo del Pleistoceno inferior de este felino endémico de la península ibérica se ha descubierto en el yacimiento paleontológico de Quibas (Abanilla, Murcia). El hallazgo permitirá aclarar la historia evolutiva de esta especie protegida.