Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El cerebro de los delfines del mar de Alborán está contaminado por retardantes de llama

La barrera hematoencefálica protege a las células del cerebro para que algunos compuestos tóxicos no lleguen a los receptores del sistema central. Sin embargo, hay algunos contaminantes que pueden atravesarla. Un estudio internacional, con participación española, ha descubierto que los contaminantes de llama, tanto los clásicos como sus sustitutos, y algunos compuestos biológicos, son capaces de traspasar esta barrera en algunos cetáceos y penetrar en su cerebro.

El estudio ha permitido muestrear a 26 individuos de cinco especies diferentes de delfines del mar de Alborán. / CIRCE

Los retardantes de llama son compuestos usados ampliamente en la industria textil, tecnológica o inmobiliaria. Con el tiempo, los contaminantes clásicos, también llamados PBDE, se prohibieron debido a que eran muy dañinos y a que persisten mucho tiempo en el medio ambiente.

Ahora, investigadores de instituciones españolas y alemanas han descubierto que estos contaminantes, tanto los ya prohibidos como sus sustitutos (los retardantes de llama emergentes), pueden atravesar la barrera hematoencefálica de los delfines y penetrar en su cerebro.

“Podría ocurrir que los nuevos retardantes fueran aún más nocivos que los ya prohibidos PBDE”, dice Eljarrat

En el estudio, que también ha analizado la presencia de otras moléculas parecidas aunque de origen natural –unos compuestos bromados generados por algas y esponjas– se muestreó a 26 individuos de cinco especies diferentes de delfines del mar de Alborán.

Los resultados muestran que todos los contaminantes atravesaban la barrera hematocefálica de los cetáceos. “De no ser por esta barrera, muchas sustancias nocivas llegarían al cerebro afectando su funcionamiento”, apunta la científica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Ethel Eljarrat, líder del proyecto.

“Este es el caso de los contaminantes incluidos en nuestro estudio, ya que son capaces de traspasarlo”, indica Eljarrat aunque no todas las sustancias se encontraron en igual concentración.

Distinta concentración de contaminantes

Según el trabajo, los mayores niveles hallados de contaminantes pertenecen a los nuevos retardantes de llama, lo que demostraría que tienen mayor capacidad de atravesar la membrana hematoencefálica.

Les siguen los PBDE y, por último, los compuestos bromados naturales producidos por algas y esponjas. “Esto implica la necesidad de realizar estudios que evalúen los posibles efectos neurológicos de estos nuevos retardantes de llama”, señala la experta.

“Podría ocurrir que los nuevos retardantes fueran aún más nocivos que los ya prohibidos PBDE”, comenta Eljarrat, cuyo estudio ha sido posible gracias a la recogida de los animales encontrados muertos en las playas de Andalucía y la consiguiente extracción de su cerebro.

Así el mantenimiento y ampliación del banco de tejidos es "de suma importancia para conocer el estado de salud de los cetáceos de aguas andaluzas”, dice Renaud de Stephanis, presidente de Conservación, Información y Estudio sobre Cetáceos, (CIRCE), otra institución que ha participado en la investigación.

Fuente: CIRCE
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las serpientes vivieron un ‘boom’ ecológico hace 66 millones de años

La desaparición de los dinosaurios provocó una gran diversificación de mamíferos y aves tras el evento de extinción masiva, pero no fueron los únicos. Las serpientes, protagonistas del #Cienciaalobestia, también vivieron una explosión evolutiva que les hizo pasar de simples insectívoras a las casi 4.000 especies de dieta variada que existen en la actualidad.

Los humanos ya consumían tabaco hace más de 12.000 años

El hallazgo en Utah (EE UU) de unas semillas carbonizadas de tabaco alrededor de una antigua hoguera del Pleistoceno sugiere que la planta pudo utilizarse 9.000 años antes de lo que se creía, mucho antes de su domesticación. El estudio permitiría entender qué impulsó el cultivo y uso de esta sustancia tóxica.