Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El 'código de barras' genético revela la gran diversidad de aves en la Amazonia

Un estudio internaciopnal liderado por el Museo Nacional de Ciencias Naturales ha revelado la gran diversidad de linajes genéticos del ADN mitocondrial de las aves forestales amazónicas. El estudio ha rastreado la variación del gen mitocondrial COI, utilizado en aves como 'código de barras' para identificar especies, en 41 tipos de aves de bosques neotropicales de Ecuador y la Guayana Francesa.

Hormiguero gorgirrufo Gymnopithys rufigula. Imagen: Borja Milá.

La avifauna de la Amazonia está poco explorada, motivo por el cual su riqueza de especies está infravalorada al igual que ocurre en otras regiones tropicales. La mayoría de las especies de aves amazónicas se describieron en el siglo XIX y desde entonces la exploración taxonómica ha avanzado con cuentagotas. Pero ahora un estudio en el que han participado el Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC, el Museo Real de Ontario (Canadá) y las Universidades de California y Tulane (EEUU) ha rastreado la variación del gen mitocondrial COI en 41 especies de aves de bosques neotropicales de Ecuador y la Guayana Francesa. Los resultados de la investigación han aparecido en la revista PLoS ONE.

Según el estudio, de las 41 especies estudiadas, 33 mostraron una marcada diferenciación genética a lo largo de la Amazonia o a ambos lados de los Andes, lo que sugiere que este patrón está muy extendido entre las aves forestales de la región. La divergencia intraespecífica promedio en el gen COI fue de 3,5%, que es un valor quince veces superior al registrado en aves de la zona templada.

El gen COI ha sido ampliamente utilizado en aves como 'código de barras' para identificar especies, ya que en zonas bien exploradas (como Europa y Norteamérica) existe una correspondencia casi exacta entre los clados –grupos de especies emparentadas- de COI y las especies conocidas, de tal modo que las distancias genéticas dentro de una misma especie son bajas en relación a las distancias observadas entre especies diferentes, según la investigación.

Linajes intraespecíficos

Este estudio demuestra que en la Amazonia, sin embargo, existen muchos linajes intraespecíficos diferenciados tanto genética como fenotípicamente, lo que sugiere que hay especies que aún no se han descrito. Aunque tampoco se puede descartar la posibilidad de que los linajes intraespecíficos sean más viejos en el trópico, ya que podría ocurrir que las tasas de especiación fueran más rápidas en las zonas templadas que en las regiones tropicales.

“Los resultados de este trabajo pueden tener importantes repercusiones para el estudio y la conservación de la diversidad tropical. En la Amazonia el grupo de las aves se ha considerado siempre como uno de los mejor descritos, pero al rascar la superficie vemos que todavía quedan muchas especies por describir, asegura Borja Milá, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Combinar los datos de marcadores moleculares con los rasgos fenotípicos es esencial para establecer límites entre especies y contribuir de forma efectiva al progreso taxonómico. Porque determinar el número exacto de especies es fundamental para estimar la diversidad tropical, entender los procesos evolutivos que la generaron, y conservarla de forma eficaz, añade.

"Los resultados del nuevo trabajo pueden tener importantes repercusiones para la conservación de la diversidad tropical"

En su opinión, conocer la diversidad tropical requiere información precisa sobre la variación geográfica de las especies, y la delimitación clara de los taxones exige muestreos intensivos en áreas muy amplias y análisis exhaustivos de datos fenotípicos y moleculares. Y es aquí donde podemos apreciar la envergadura del reto, ya que apenas se dispone de estudios filogeográficos para un 1% de sus más de 1.000 especies de aves.

Un instrumento eficaz para abordar esta ingente tarea lo proporciona la biología molecular, explica el investigador. "A través del uso de marcadores de ADN mitocondrial se pueden describir patrones genéticos dentro de las especies que revelen linajes divergentes, los cuales pueden indicar la existencia de especies nuevas. Aunque los datos moleculares no son suficientes por si mismos para designar especies, cuando se combinan con datos fenotípicos como pueden ser la coloración del plumaje, el canto o el comportamiento, constituyen una buena herramienta para identificarlas", subraya..

Referencia bibliográfica:

Milá, B., Erika S., Tavares, E. S., Muñoz Saldaña, A., Karubian, J., Smith, T. B., Baker, A. J. 2012. A Trans-Amazonian Screening of mtDNA Reveals Deep Intraspecific Divergence in Forest Birds and Suggests a Vast Underestimation of Species Diversity. PLoS ONE, 7(7): e40541. doi:10.1371/journal.pone.0040541

Fuente: MNCN
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Desvelan nuevos secretos de los pterosaurios: qué comían y cómo empezaron a volar

Estos animales evolucionaron hace unos 245 millones de años y se extinguieron con los dinosaurios no aviares a finales del Cretáceo. Dos estudios publicados por el grupo Nature dan a conocer aspectos desconocidos de estos reptiles: sus preferencias de alimentación y la evolución de su vuelo.

Alt de la imagen
Las ostras producen materiales espumosos con una técnica parecida a la impresión 3D

Científicos españoles han descubierto que las ostras producen estructuras tridimensionales tipo espuma con una tecnología propia, lámina a lámina. Así estos moluscos han solventado el problema de limitación del espacio extrapaleal, es decir el pequeño espacio que separa al molusco de la concha.