Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
También actúa como calmante para sus agresores

El color rojo de las lagartijas es un señuelo para sus depredadores

Un equipo de investigadores de la Universidad de Alcalá y del Museo Nacional de Ciencias Naturales asegura que las tonalidades llamativas de las lagartijas hacen que los depredadores ataquen la cola, parte del cuerpo que pueden regenerar. Asimismo, el color rojo también apacigua a los individuos adultos de la misma especie, reduciendo su agresividad.

1) Ejemplar joven de lagartija colirroja, Acanthodactylus erythrurus. 2) A la izquierda la cola de un macho adulto, a la derecha la de un ejemplar juvenil. / José Javier Cuervo

Investigadores de la Universidad de Alcalá y del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) han analizado en dos trabajos la función de la coloración roja de los ejemplares jóvenes de lagartija colirroja, Acanthodactylus erythrurus, y han comprobado que se trata de un señuelo para que los depredadores no ataquen partes vitales de su anatomía, así como para reducir la agresividad de los adultos de su misma especie.

Los ejemplares jóvenes de lagartija colirroja desarrollan una coloración rojiza en su cola y patas traseras que desaparece cuando se hacen adultos. Según el estudio publicado en Evolutionary Ecology, hacer más llamativas las partes del cuerpo que no son vitales, como la cola, provoca que los ataques de los depredadores se dirijan a esa zona, incrementando sensiblemente sus posibilidades de sobrevivir. “Se trata de una estrategia basada en el engaño al depredador que aumenta la supervivencia de las lagartijas”, apunta el investigador del MNCN, José Javier Cuervo.

“Se trata de una estrategia basada en el engaño al depredador que aumenta la supervivencia de las lagartijas”, apunta Cuervo

Para comprobar esta hipótesis los investigadores crearon modelos de lagartijas con y sin la cola roja y observaron los ataques que recibían por parte de sus depredadores. “Aunque los modelos con cola roja fueron descubiertos antes, la mayoría de los ataques fueron dirigidos a la cola”, explica el investigador. “Nuestros datos demuestran que, pese a que la coloración roja hace a los juveniles más visibles, y de alguna manera más vulnerables, estas lagartijas han mantenido esa tonalidad llamativa para salvaguardar partes vitales y lograr que los ataques se centren en la cola, parte del cuerpo que las lagartijas pueden regenerar”, continúa Cuervo.

Por otro lado, según publican en Animal Behaviour, esta coloración también reduce las agresiones de los adultos de la misma especie. Según el investigador del MNCN: “Posiblemente esta tonalidad indica a los adultos que se trata de ejemplares sexualmente inmaduros, es decir, que no son competidores”.

Han mantenido esa tonalidad para salvaguardar partes vitales y que los ataques se centren en la cola

Para comprobar esta teoría los investigadores grabaron encuentros en cautividad entre adultos de ambos sexos y ejemplares juveniles con su cola pintada de blanco o de rojo. Aunque el número de agresiones apenas varió, los juveniles con cola roja, tanto con su tonalidad original como pintada, recibieron menos mordiscos que los de cola blanca, es decir, las agresiones fueron menos violentas.

“Nuestros resultados abalan la hipótesis de que, con esta característica, las lagartijas juveniles consiguen reducir la agresividad de los adultos”, concluye Cuervo.

Referencia bibliográfica:

Fresnillo, B., Belliure, J., Cuervo, J.J. (2015) Red tails are effective decoys for avian predators. Evolutonary Ecology DOI: 10.1007/s10682-014-9739-2.

Fresnillo, B., Belliure, J., Cuervo, J.J. (2015) Red coloration in juvenile spiny-footed lizards, Acanthodactylus erythrurus, reduces adult aggression. Animal Behaviour DOI: 10.1016/j.anbehav.2015.01.004.

Fuente: Museo Nacional de Ciencias Naturales
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Las praderas marinas de posidonia pueden capturar y extraer plásticos vertidos al océano

Un estudio liderado por expertos de la Universidad de Barcelona revela que las praderas de posidonia pueden capturar y extraer plásticos del medio marino. Este mecanismo natural podría llegar a atrapar cada año cerca de 867 millones de estos compuestos en áreas costeras.

La fusión de los grandes icebergs es un paso clave en la evolución de las épocas glaciares

Un nuevo estudio, en el que participa el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, afirma haber encontrado una nueva conexión para explicar el comienzo de las edades glaciares en la Tierra.