Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio aparece en la revista ‘Addiction Biology’

El consumo de cocaína o éxtasis durante la adolescencia aumenta el riesgo de adicción

La exposición durante la adolescencia al éxtasis o a la cocaína aumenta los llamados ‘efectos reforzantes’, que generan vulnerabilidad a desarrollar adicción. Ésta es la principal conclusión de un equipo de investigadores de la Universidad de Valencia (UV), que ha demostrado por primera vez cómo estos cambios perduran hasta la edad adulta.

El éxtasis suele ser consumido junto con otras drogas como el alcohol, el cannabis o la cocaína. Foto: Xxxology.

“Aunque el MDMA y la cocaína son sustancias psicoactivas utilizadas con frecuencia por los adolescentes, muy pocos estudios han analizado las consecuencias a corto y a largo plazo de la exposición conjunta a estas drogas”, explica a SINC José Miñarro, autor principal del trabajo y coordinador del grupo de Psicobiología de las Drogodependencias de la UV.

El estudio, publicado en la revista Addiction Biology, demuestra por primera vez que la exposición a estas drogas durante la adolescencia induce cambios de larga duración que producen un incremento del poder reforzante del éxtasis o MDMA y que duran hasta la edad adulta.

El equipo de Miñarro empleó el consumo conjunto de diferentes drogas para examinar en profundidad los efectos de esta interacción. Durante ocho días, los científicos administraron MDMA, cocaína y suero salino a ratones. “Los animales presentaron un incremento en la vulnerabilidad en la reinstauración (recaída) de una conducta, la preferencia por un determinado ambiente previamente asociado al efecto placentero de la droga”, indica Miñarro.

Los resultados subrayan que los llamados ‘efectos reforzantes’ son mayores en adultos tratados con éxtasis o con cocaína durante la adolescencia, que en ratones adolescentes no tratados con estas drogas. “La adolescencia es un periodo crítico del desarrollo, en el cual los efectos del consumo de drogas en los procesos plásticos cerebrales inducen cambios que se perpetúan hasta la vida adulta”, concluye el científico.

La adolescencia, el reino del policonsumo

Los resultados de diferentes encuestas, nacionales e internacionales, indican que uno de los patrones más habituales del uso de drogas es el policonsumo. El éxtasis habitualmente se consume con otras drogas como el alcohol, el cannabis o la cocaína. Estas mismas encuestas indican que en España el 44% de los consumidores de cocaína también consume éxtasis, y que este consumo se realiza principalmente durante la adolescencia.

Según la Encuesta Estatal sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias (ESTUDES 2007, Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas), más del 75% de los estudiantes de instituto que consumen MDMA afirman consumir también cocaína, mientras que sólo el 44,3% de los consumidores de cocaína apuntan consumir éxtasis.

--------------

Referencia bibliográfica:
Manuel Daza-Losada, Marta Rodríguez-Arias, María A. Aguilar & José Miñarro. “Acquisition and reinstatement of MDMA-induced conditioned place preference in mice pre-treated with MDMA or cocaine during adolescence”. Addiction Biology 14, 447–456, octubre de 2009.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Carme Valls, médica experta en salud y género
“La ansiedad de las mujeres no se soluciona con pastillas, sino cambiando sus condiciones de vida”
Laura Chaparro

Las cuarentenas escolares y las tareas domésticas están suponiendo una pesada losa, en especial, para las mujeres. La médica Carme Valls, autora del libro Mujeres invisibles para la medicina, alerta de los riesgos que esta sobrecarga está teniendo en su salud mental, ya maltrecha en un mundo sexista. La experta pide que se escuche a las mujeres y que se incluya la visión de género en la práctica médica y en toda investigación.

Alt de la imagen
Celso Arango, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría
“La pandemia es una tormenta perfecta para una oleada de trastornos mentales”
José Luis Zafra

Junto con las futuras olas de contagios de la covid-19, la OMS y la ONU esperan la llegada de problemas de salud mental que impactará especialmente en el personal sanitario. La clave para reducir este daño, según el director del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Gregorio Marañón, es flexibilizar la atención psicológica, acercar los recursos y velar por una atención primaria sin colapsos.