Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El deshielo del Ártico afectará a las migraciones de las gaviotas

Un estudio sobre la gaviota tridáctila (Rissa tridactyla) en el Ártico revela por primera vez los movimientos migratorios de esta especie y analiza su capacidad de respuesta a los cambios ambientales. Esta ave es una de las especies marinas más emblemáticas de las latitudes árticas y todo apunta a que el aumento de las temperaturas en el polo norte durante las próximas décadas tendrá un grave impacto sobre su población.

La gaviota tridáctila (Rissa tridactyla) es una especie emblemática de latitudes árticas. Imagen: Dr. Jacob González-Solís, UB-IRBio.

Para entender las respuestas de la vida en el Ártico frente a los cambios que sufre, un equipo internacional liderado por Thierry Boulinier (Centro de Ecología Funcional y Evolutiva, CNRS, Francia), en la que participa el profesor Jacob González-Solís, del Departamento de Biología Animal y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la UB (IRBio), ha instalado varios instrumentos de seguimiento del movimiento en gaviotas de varias poblaciones del norte de Noruega.

La gaviota tridáctila, que puede invernar en las costas cantábricas y atlánticas de la península Ibérica, era considerada hasta ahora una especie dispersora. Por primera vez, la colocación de geolocalizadores y emisores vía satélite en estos pájaros ha revelado que las aves presentan múltiples estrategias migratorias y que, además, el hielo afecta a sus desplazamientos.

Según los resultados, una vez finalizada la cría, todas las gaviotas se desplazaron al archipiélago ártico de las Svalbard y al este del mar de Bering para mudar las plumas y recuperarse del esfuerzo reproductor. Al cabo de dos meses, las aves invirtieron sólo nueve días para desplazarse al mar de Labrador, al oeste de Groenlandia. La mitad de las gaviotas pasaron todo el invierno en esta área pero la otra mitad se desplazó hasta el noreste atlántico, incluyendo la costa ibérica, hasta que en febrero se dirigieron de nuevo a las colonias de cría.

Con los datos contrastados por telemetría por satélite de los instrumentos de seguimiento y de la distribución del hielo ártico, los expertos han llegado a la conclusión de que las aves huían de las zonas con hielo. "Las gaviotas tridáctilas se concentran en las áreas sin hielo ―explica González-Solís―. Si consideramos que la cantidad de hielo del Ártico disminuirá drásticamente en las próximas décadas, muy probablemente asistiremos a un desplazamiento de las áreas de invernada de la gaviota hacia el norte".

Los emisores por satélite también aportan información clave sobre los movimientos de los individuos entre subpoblaciones. "Los primeros resultados muestran que, tras un intento reproductor fallido, las gaviotas prospectan colonias de cría situadas a decenas de kilómetros, buscando unas mejores condiciones de cría", explica Boulinier. Estos movimientos prospectivos indican que los animales pueden responder a los cambios ambientales más rápidamente de lo que se pensaba.

Los emisores vía satélite también señalan la posición de áreas de especial interés para la conservación, donde las gaviotas se concentran en grandes cantidades para recuperarse del esfuerzo reproductor.Este año, el proyecto se ha ampliado con la instalación de instrumentos en varias colonias de cría, como el archipiélago de las Svalbard. En pocos años, se espera poder registrar los primeros cambios en la migración, la distribución y la dinámica poblacional de las gaviotas en respuesta al calentamiento global del planeta.

El proyecto está financiado por el Instituto Polar Francés Paul Émile Victor (IPEV), el Instituto Noruego para la Investigación de la Naturaleza (NINA) y el Ministerio de Ciencia e Innovación español. En la investigación, el experto Víctor García, del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, ha participado en tareas de colocación de emisores vía satélite para el seguimiento de las aves.

Referencia bibliográfica:

González-Solís, J.; Smyrli, M.; Militão, T.; Gremillet, D.; Tveraa, T.; Phillips, R. A.; Boulinier, T. «Combining stable isotope analyses and geolocation to reveal kittiwake migration». Marine Ecology Progress Series, 2011, doi: 10.3354/meps09233.

Fuente: UNIVERSIDAD DE BARCELONA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una ballena puede consumir más de tres millones de microplásticos cada día

Aunque se ha detectado la presencia de microplásticos en todos los ecosistemas marinos, calcular la cantidad a la que se exponen grandes mamíferos como las ballenas, protagonistas del #Cienciaalobestia, no es tarea fácil. Un nuevo estudio ha estimado a través de sus heces el número de compuestos de los que se alimentan: 21 microfragmentos de plástico por cada seis gramos de excremento.

La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.