Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El fósil de una mosca arroja luz sobre su explosión durante el Cenozoico

El primer fósil inequívoco de una mosca del clado Calyptratae, hallado en un ámbar de la República Dominicana, ofrece nuevas pistas sobre la rápida radiación o diversificación en especies de este grupo de insectos durante la era Cenozoica. El gran evento de extinción del Cretácico-Paleógeno, que afectó a otros animales, parece estar vinculado a la diversificación de estos dípteros.

Ejemplar de Mesembrinella caenozoica en ámbar / Cerretti et al. (2017)

La superfamilia Oestroidea es el grupo más diverso de las moscas Calyptrate, un clado o agrupación de cerca de 22.000 especies vivas que componen cerca del 14% de todas las moscas. Los calyptrates surgieron durante el Cenozoico, una era en la que se produjo una de las radiaciones más grandes de insectos.

El clado incluye algunas de las familias más diversas y ecológicamente importantes de las moscas como la tse-tse, el piojo o las moscas domésticas. Abundantes en la mayoría de los ecosistemas terrestres, desempeñan a menudo papeles claves como descomponedores, parásitos y polinizadores. Sin embargo, hay pocos fósiles fiables de calyptrates.

El ancestro común más reciente de las moscas calyptrates actuales vivió hace unos 70 millones de años

Un equipo de investigadores, dirigido por Pierfilippo Cerrito, de la Universidad de Roma La Sapienza (Italia) han descrito en la revista PLOS ONE el primer fósil inequívoco de Oestroidea perteneciente a una nueva especie de mosca denominada Mesembrinella caenozoica. El fósil se halló en un ámbar en la República Dominicana.

Los científicos estiman que el ancestro común más reciente de las moscas calyptrates actuales vivió hace unos 70 millones de años, es decir, justo en la frontera entre el Cretácico y el Paleógeno. Asimismo, la radiación de los oestroides comenzaría hace unos 50 millones de años y la familia M. caenozoica se originaría hace unos 40 millones de años.

Los investigadores destacan que el evento de extinción del Cretáceo-Paleógeno, que acabó con los dinosaurios y otros animales, tuvo un papel importante en las radiaciones de aves, mamíferos y angiospermas, por lo que puedo haber sido crucial también para aumentar la diversificación de calyptrates durante el Cenozoico.

Ejemplar de Mesembrinella caenozoica en ámbar / Cerretti et al. (2017)

Ejemplar de Mesembrinella caenozoica en ámbar / Cerretti et al. (2017)

Referencia bibliográfica:

Cerretti P, Stireman JO III, Pape T, O'Hara JE, Marinho MAT, Rognes K, et al. (2017) First fossil of an oestroid fly (Diptera: Calyptratae: Oestroidea) and the dating of oestroid divergences. PLoS ONE 12(8): e0182101. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0182101

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La historia evolutiva de perros y humanos no siempre ha ido de la mano

La secuenciación de ADN de 27 perros antiguos revela que hace 11.000 años ya existían cinco linajes distintos de canes que se habían diversificado y expandido por el mundo. El trabajo muestra así que hubo disparidades entre las líneas temporales de humanos y perros, cuyo origen pudo producirse hace unos 20.000 años.

Alt de la imagen
Así logra el pulpo saborear algo con solo tocarlo

¿Te imaginas poder probar una cosa con un solo toque? Eso es justamente lo que hace el cefalópodo con las ventosas de sus ocho brazos. Un nuevo estudio de la Universidad de Harvard demuestra cómo funciona esta capacidad sensorial a través de receptores quimiotáctiles únicos.