Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El gas intestinal puede utilizarse para detectar enfermedades

Las flatulencias suelen producir malestar y dolor. Ahora, investigadores de Australia han encontrado la manera de aprovechar estos gases para diagnosticar dolencias gastrointestinales. Proponen dos métodos: obtener la información de los gases a partir del cultivo de heces; o extraerla de sensores insertados en cápsulas ingeribles con transmisión inalámbrica de datos.

Durante la digestión de los alimentos, los microorganismos intestinales producen con frecuencia diversos gases. / Flip Bunkens

Durante la digestión de los alimentos, los microorganismos intestinales producen gases como subproducto de su metabolismo, que se traducen en malestar para las personas que los sufren.

Por el momento, los métodos actuales –como el test del aliento– no reflejan con exactitud la composición del aire que se encuentra en el intestino. Se sabe que las bacterias reductoras de sulfato producen sulfuro de hidrógeno, con olor a huevos podridos; mientras que las arqueas metanogénicas producen metano, que es un gas inodoro.

Los sensores de gas encapsulados constan de una carcasa protectora, una membrana permeable a los gases, un sensor de gas, un microprocesador y transmisor inalámbrico para transferir los datos y una pequeña batería. / Nam Ha

Un nuevo estudio liderado por expertos del Instituto Real de Tecnología (RMIT) y el Hospital Alfred, ambos en Melbourne (Australia), afirma que los gases que se producen en nuestras tripas pueden contribuir a la aparición de enfermedades gastrointestinales, como el síndrome del intestino irritable, la enfermedad inflamatoria intestinal y el cáncer de colon.

El trabajo, publicado en la revista Trends in Biotechnology, indica que el aire intestinal podría ser útil como biomarcador. Su medición precisa puede desvelar la contribución de la microbiota en el estado de salud gastrointestinal.

Para medir los gases, los autores proponen dos nuevos tipos de sensores: sistemas de fermentación in vitro y dispositivos electrónicos con forma de píldora tragable. Ambos métodos, según los investigadores, son una manera económica de comprender el impacto de las flatulencias en la salud humana, y facilitar el desarrollo de nuevas terapias.

"Estas metodologías innovadoras para evaluar el intestino y diagnosticar enfermedades traerán grandes beneficios para la sociedad, al proporcionar dispositivos de diagnóstico que reduzcan los costes y mejoren la eficiencia de la atención sanitaria", explica Kourosh Kalantar-Zadeh, autor principal y profesor en el RMIT.

Dos alternativas prometedoras

Las dos tecnologías propuestas por los expertos necesitan superar dificultades para su aplicación, aunque resultan prometedoras.

Para utilizar los sistemas de fermentación in vitro hace falta obtener muestras de heces y realizar cultivos de ellas en un ambiente húmedo libre de oxígeno, similar al del tracto gastrointestinal. El gas se recoge a partir de los cultivos y se analiza cuantitativamente para separar los diferentes tipos.

Por su parte, los sensores de gas en cápsulas ingeribles, una vez tragados, pueden obtener muestras de gases mientras se encuentran dentro del intestino. Estas ‘pastillas’ constan de una carcasa protectora, una membrana permeable a los gases, un sensor de gas, un microprocesador y transmisor inalámbrico para transferir los datos, y una pequeña batería.

"Debido a que ambas técnicas no son invasivas, pueden impactar en la industria médica y los sectores de salud pública, lo que facilitaría la formulación de metodologías para el diagnóstico y nuevas terapias basadas en la dieta o en fármacos", concluye Kalantar-Zadeh.

Referencia bibliográfica:

Ou et al.: "Human intestinal gas measurement systems: in vitro fermentation and gas capsules". Trends in Biotechnology, 12 de marzo de 2015.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Elaine Fuchs, bióloga molecular e investigadora en el Howard Hugues Medical Institute
“Las células madre del cáncer pueden ser el gran obstáculo a los tratamientos”

Aunque las terapias contra el cáncer mejoran, sigue habiendo tumores que no desaparecen o que se reproducen de nuevo. El motivo parece estar en las células madre y en su capacidad para hacerles frente. Hablamos con Elaine Fuchs, pionera en el estudio de este tipo de células en la piel, cuyo nombre aparece desde hace años en las quinielas para los premios Nobel.

 

Día Internacional de la Investigación en Cáncer
Estas son las limitaciones, dificultades y retos de la investigación del cáncer pediátrico
Antonio Pérez Martínez

El jefe del Servicio de Hematooncología Pediátrica del Hospital Universitario la Paz nos cuenta cómo se encuentra en la actualidad la investigación del cáncer pediátrico y cómo ha afectado –y lo hará en los próximos años– la pandemia por la covid-19.