Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Iniciativa pública-privada española

El genoma del melón, secuenciado

El proyecto Melonomics, financiado por la fundación gubernamental Genoma España, ha publicado la secuenciación del genoma de la planta y de siete de sus variedades. La información permitirá mejorar el sabor de la fruta y crear cruces más resistentes contra las plagas.

Melón. Imagen: CSIC

Los científicos españoles del proyecto Melonomics han averiguado que el melón tiene 27.427 genes y 450 millones de pares de bases, al secuenciar el genoma de esta planta (Cucumis melo) y de siete de sus variedades. Por primera vez una iniciativa pública-privada española consigue el genoma completo de una especie de planta superior, con flor y productora de semillas.

La investigación, publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), ha trabajado con variedades de melón de piel de sapo y otras de origen coreano.

“Esperamos que ayude a identificar genes con valor agronómico para que las empresas puedan patentarlos”, dice a SINC Jordi Garcia Mas, investigador del Centro de Investigación en Agrigenómica IRTA-CSIC-UAB, y coordinador del estudio junto con Pere Puigdomènech.

Su genoma se ha obtenido con nuevas tecnologías de secuenciación masiva. Hasta ahora se seguían “procesos más costos y laboriosos”, cuenta a SINC Roderic Guigó, investigador del Centro de Regulación Genómica (CRG). “Por ejemplo, el genoma humano se secuenció en 10 años y costó 3.000 millones de dólares. Hoy en día, el mismo proceso lleva solo un día y 3.000 dólares”, explica Guigó.

En la investigación se han identificado 411 genes en el melón que podrían estar relacionados con la resistencia a enfermedades de la planta, como las plagas. Según Garcia Mas, “el repertorio genético es inferior al de otras especies, como el pepino y la sandía, y todavía no sabemos el porqué biológico”.

“Esperamos que ayude a identificar genes con valor agronómico para que las empresas puedan patentarlos”

El análisis molecular también ha identificado 89 genes relacionados con la maduración de la fruta: 26 genes están relacionados con la acumulación de carotenos que colorean la pulpa del melón, 63 más con la acumulación de azúcar, y otros 21 no habían sido descritos anteriormente.

El melón forma parte de la familia de las cucurbitáceas, que incluye otras especies como el pepino, la sandía, la calabaza y el calabacín. Sus genomas son pequeños, pero el del melón es mayor al de su pariente cercano, el pepino, que tiene 360 millones de pares de bases. Los expertos también destacan que no se observan duplicaciones recientes del genoma del melón, muy frecuentes en especies vegetales.

España, primer exportador mundial

A partir de ahora, el conocimiento genómico del fruto permitirá mejoras vegetales en la planta por métodos clásicos de cruce. Tradicionalmente, en la producción de melón se había priorizado su resistencia para que “el fruto soportara en buenas condiciones la distribución por todo el mundo”, en lugar de tener en cuenta su sabor, destaca Garcia Mas. El melón es una especie de gran interés económico, especialmente en países del Mediterráneo, Asia y África.

Según datos de 2009 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), España es el quinto productor a nivel mundial y exporta un tercio de la producción anual, lo que lo hace el primer exportador internacional. Cada año se producen 26 millones de toneladas de melón en todo el mundo.

Referencia bibliográfica:

Garcia‐Mas, j.; Benjak, A.; Sanseverino, W.; Bourgeois, M.; Mira, G.; González, V.M.; Hénaff, E.; Câmara, F.; Cozzuto, L.; Lowy, E.; Alioto, T.; Capella‐Gutiérrez, S.; Blanca, J.; Cañizares, J.; Ziarsolo, P.; Gonzalez‐Ibeas, D.; Rodríguez‐Moreno, L.; Droege, M.; Du, L.; Alvarez‐Tejado, M.; Lorente‐Galdos, B.; Melé, M.; Yang, L.; Weng, Y.; Navarro, A.; Marques‐Bonet, T.; Arandaf, M.A.; Nuez, F.; Picó, B.; Gabaldón, T.; Roma, G.; Guigó, R.; Casacuberta, J.M.; Arús, P.; Puigdomènech, P. “The genome of melon (Cucumis melo L.)” PNAS,2 de Julio de 2012. DOI:10.1073/pnas.1205415109

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La mutación genética que hace pequeños a los perros ya existía en los lobos

Las razas como los chihuahuas o los pomerania tienen un tamaño reducido que hasta ahora se pensaba que era resultado de su domesticación humana. Sin embargo, un nuevo estudio revela que cánidos de hace más de 50.000 años ya tenían en su ADN esta regulación de talla.

La contaminación oceánica por microplásticos podría ser superior a la estimada

Las aguas superficiales del mar Mediterráneo contienen decenas de miles de microplásticos por km2. La cantidad aumenta en realidad a medida que disminuye su tamaño. Un nuevo trabajo alerta de que los métodos científicos empleados hasta ahora en el estudio de la contaminación por estos compuestos no muestran la imagen completa, por lo que este problema ambiental podría ser más grave de lo que se pensaba.