Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El increíble viaje de la primera tortuga africana que llegó a Europa

Hace 95 millones de años, una tortuga de río se adaptó a ambientes marinos y realizó una migración extraordinaria desde el antiguo continente de Gondwana, que agrupaba lo que hoy es África y Sudamérica, hasta Laurasia, la masa continental del norte de la que formaban parte Europa, Asia y Norteamérica. Sus restos, hallados en la localidad de Algora en Guadalajara y en Portugal, son prueba del primer evento de dispersión conocido de una tortuga desde Gondwana.

Reconstrucción de Algorachelus peregrinus en un ambiente costero de Laurasia hace 95 millones de años. / José Antonio Peñas / SINC

Los propios investigadores la llaman la tortuga ‘viajera’, pero el periplo de Algorachelus peregrinus, como la han denominado, no empezó en Algora (Guadalajara), donde ha sido descubierta recientemente, sino en África durante el Cretácico superior.

Estos reptiles se fueron adaptando desde medios puramente dulceacuícolas hasta ambientes marinos costeros

“No se trata de una tortuga cualquiera, sino que, como su nombre indica, nos aporta las claves necesarias para relatar cómo se produjo una exitosa migración que ocurrió hace unos 95 millones de años y que tendría drásticas consecuencias”, explica a Sinc Adán Pérez-García, investigador en el Grupo de Biología Evolutiva de la UNED.

Hace millones de años, la distribución de los continentes no era tal y como la conocemos ahora. La ruptura de Pangea –el supercontinente que se formó hace cerca de 300 millones de años– dio lugar a dos grandes masas continentales: Gondwana –en la que se unían al sur las actuales África y Sudamérica, entre otras regiones– y Laurasia –que comprendía al norte a Europa y Norteamérica, entre otros–.

“Este aislamiento geográfico permitió el desarrollo de linajes de animales independientes en ambas masas continentales”, cuenta Pérez-García, único autor del estudio publicado en el Journal of Systematic Palaeontology. Desde el Jurásico las tortugas se clasificaron en dos grupos: Cryptodira (terrestres, marinas y de agua dulce) y Pleurodira (ríos y ambientes costeros).

La tortuga ‘viajera’, ahora extinta, pertenece a este último y su origen fue africano. Pero, según el hallazgo, estos reptiles se fueron adaptando desde medios puramente dulceacuícolas hasta ambientes marinos costeros. “Así se fueron desplazando hasta llegar a Laurasia, concretamente a Europa, mucho antes de lo hasta ahora considerado”, recalca el paleontólogo.

Este es el recorrido que posiblemente realizó la tortuga viajera desde Gondwana a Laurasia, pasando por España y llegando a Estados Unidos. / José Antonio Peñas

Las primeras tortugas que llegaron a Europa

Estas tortugas se establecieron en el nuevo continente, donde se convirtieron en las reinas de los ríos y los ambientes costeros y se hicieron muy abundantes y diversas hasta el final del Mesozoico, hace unos 65 millones de años. Prueba de ello es la identificación de un cráneo y de numerosos fósiles, incluyendo caparazones, en Guadalajara, que hacen de esta tortuga la pleurodira mejor representada del registro mesozoico europeo.

El viaje que realizó fue un “éxito” porque no concluyó en España, y siguió su periplo hasta Estados Unidos

En otro estudio, publicado en la revista Cretaceous Research, el descubrimiento de otros restos fósiles de un caparazón en Nazaré (Portugal) ha permitido aportar más datos sobre esta migración desde África.

“Su hallazgo nos ha permitido conocer que el reemplazamiento faunístico ya había comenzado en ese momento. Algorachelus corresponde a la primera forma de Pleurodira reconocida en los continentes del hemisferio norte (Laurasia)”, subraya Pérez-García, también primer autor de este trabajo.

Según los científicos, entre los que también participan investigadores de la Universidad de Alcalá y centros portugueses, el viaje que realizó fue un “éxito” porque no concluyó en España. Algorachelus y otras tortugas estrechamente relacionadas con ella siguieron su periplo hasta Estados Unidos.

Diferencias morfológicas entre Cryptodira (tortugas terrestres, marinas y de agua dulce) y Pleurodira (de ríos y ambientes costeros). La tortuga viajera pertenece a este último grupo. / José Antonio Peñas

* Si eres periodista y necesitas las imágenes en alta resolución escribe a redaccion@fecyt.es

Referencias bibliográficas:

Adán Pérez-García. “A new turtle taxon (Podocnemidoidea, Bothremydidae) reveals the oldest known dispersal event of the crown Pleurodira from Gondwana to Laurasia” Journal of Systematic Palaeontology 15(9):709–731, http://dx.doi.org/10.1080/14772019.2016.1228549 (2017)

Pérez-García et al. “A bothremydid from the middle Cenomanian of Portugal identified as one of the oldest pleurodiran turtles in Laurasia” Cretaceous Research 78 (2017) 61e70

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La coraza de este escarabajo inspira el diseño de nuevas estructuras aeronáuticas

El escarabajo diabólico acorazado, Phloeodes diabolicus, puede resistir más golpes, aplastamientos y perforaciones que el exoesqueleto de cualquier otra especie de coleóptero. Un grupo de científicos ha estudiado su armadura con el objetivo de mejorar el diseño de estructuras de ingeniería.

Alt de la imagen
El análisis de redes complejas de ADN revela un nuevo pariente unicelular de los animales

Un equipo de científicos, liderado por españoles, ha analizado las similitudes entre secuencias cortas de ADN en más de mil muestras de agua del océano. Los resultados han permitido identificar un grupo desconocido de organismos estrechamente relacionados con los coanoflagelados, considerados los parientes vivos unicelulares más cercanos de los animales.