Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El mar Mediterráneo necesita que lo protejan mejor

A pesar de su estado de protección, la mayor parte del mar Mediterráneo sigue estando en riesgo de pérdida de biodiversidad. Estos son los resultados de un nuevo estudio que ha determinado que el 72,6 % de las áreas marinas protegidas no tienen regulaciones distintas a las del resto de zonas y solo el 0,23 % de este mar cuenta con altos niveles de protección.

Actividad marítima en Venecia. / Pixabay

En 2010, la décima reunión de la Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) estableció el objetivo de salvaguardar el 10 % de las aguas costeras y marinas de los miembros firmantes para el año 2020, designándolas como áreas marinas protegidas (AMP).

En el 72,6 % de las áreas marinas protegidas no hay diferencias entre las regulaciones impuestas en ellas y las de afuera

En la actualidad, el mar Mediterráneo –una zona que es a la vez un punto caliente de la biodiversidad y que está bajo una presión significativa de la actividad humana– tiene 1.062 áreas de este tipo.

En España hay un total de 556 áreas marinas protegidas, como los arrecifes de Roquetas de Mar, uno de los escasos arrecifes de posidonia que aún se conservan en esta costa; el cabo de Creus, formado con una configuración geológica singular y con estructuras y afloramientos que forman un conjunto único en el mundo; y el delta del Ebro.

Sin embargo, investigadores del Centro Nacional para la Investigación Científicas (CNRS, por sus siglas en francés) y del Real Instituto Belga de Ciencias Naturales, muestran que si bien el 6 % del Mediterráneo está ahora cubierto por AMPs, esa protección podría no ser muy efectiva.

Los expertos aseguran en la revista One Earth que en el 72,6 % de esas áreas no hay diferencias entre las regulaciones impuestas en ellas y las de afuera.

Paisaje marítimo España

Paisaje marítimo de la Cala Salitrona, Cartagena. / Loyola Pérez de Villegas

Regulación de las AMPs

En general, se considera que las AMP son un instrumento eficaz de ordenación espacial, basado en los ecosistemas, para preservar la diversidad biológica. También limitan la gama de actividades humanas que pueden tener lugar en una zona.

Pero no todas las áreas se crean de la misma manera. Una serie de investigaciones publicadas sobre su eficacia ha demostrado que, en promedio, solo las áreas altamente protegidas –que permiten únicamente el uso poco frecuente de algunos tipos de artes de pesca no industriales, de bajo impacto, recreativas, comerciales o de subsistencia–, podrían aportar beneficios ecológicos.

Los expertos muestran que si bien el 6 % del Mar Mediterráneo está ahora cubierto por AMPs, esa protección podría no ser muy efectiva

Al evaluar las AMP del mar Mediterráneo, los científicos encontraron que solo el 0,23 % está altamente protegido, del cual un 3,42 % lo está dentro de esas áreas.

“Nuestros resultados sugieren que gran parte del mar Mediterráneo no está protegido, y más del 95 % de lo que se supone que está protegido no transmite una reglamentación lo suficientemente estricta como para conferir algún beneficio ecológico”, concluyen los autores.

AMP en España

En España hay un total de 556 áreas marinas protegidas. / MITECO

Referencia:

Claudet, J. et al.: “Underprotected Marine Protected Areas in a Global Biodiversity Hotspot”. One Earth. 24 de abril de 2020. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.oneear.2020.03.008

Fuente:
CNRS
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Pablo Rodríguez Ros, oceanógrafo y doctor en Ciencias del Mar
“La sociedad española debe ser consciente del desastre ecológico del Mar Menor”

En su libro Argonauta. Peripecias modernas entre el océano y el cambio climático, el investigador cartagenero recoge sus experiencias personales en las campañas oceanográficas y reflexiona sobre la crisis climática. Los beneficios del libro se destinarán al proyecto de recuperación de las Salinas de Marchamalo, en Murcia.

Alt de la imagen
Andreu Escrivà, divulgador ambiental
“Hemos ridiculizado demasiado a los negacionistas de la crisis climática”
Sergio Guinaldo

Los datos sobre el calentamiento global son desalentadores. Consciente de ello, en su libro Y ahora yo qué hago este doctor en Biodiversidad propone claves para no caer en la 'ecoansiedad' e impulsar la acción de quienes sienten que deben actuar por el clima.