Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El mayor dinosaurio conocido vuelve a caminar

Una simulación digital del Argentinosaurus huinculensis, que medía 40 metros de largo y pesaba 80 toneladas, imita sus movimientos basándose en la imagen virtual del esqueleto del gigante a tamaño real. La estructura ósea está expuesta en el Museo Municipal Carmen Funes de Argentina.

Así caminaba el mayor dinosaurio conocido

Una simulación digital del Argentinosaurus huinculensis, que medía 40 metros de largo y pesaba 80 toneladas, imita sus movimientos basándose en la imagen virtual del esqueleto del gigante a tamaño real. La estructura ósea está expuesta en el Museo Municipal Carmen Funes de Argentina.

El trabajo, publicado esta semana en la revista PLOS ONE, revela que los expertos utilizaron un escáner tridimensional “para obtener la fotografía virtual del esqueleto a tamaño natural del argentinosaurio”, explica a SINC Rodolfo Aníbal Coria, uno de los autores del estudio y miembro de esta institución de la Patagonia.

Posteriormente, un programa de ordenador les permitió recrear una imagen digital tridimensional de la estructura ósea del animal, mientras que una segunda herramienta computacional le aportó el movimiento.

Un gigante de 40 metros de largo y 80 toneladas de peso ha vuelto a caminar gracias a la labor de un equipo de científicos de la Universidad de Manchester y el Museo Municipal Carmen Funes, en Plaza Huincul (Argentina). Aunque sus grandes patas no han rozado el suelo, estos investigadores han logrado simular virtualmente los movimientos del dinosaurio Argentinosaurus huinculensis, el vertebrado terrestre más grande que se conoce.

El trabajo, publicado esta semana en la revista PLOS ONE, revela que los expertos utilizaron un escáner tridimensional “para obtener la fotografía virtual del esqueleto a tamaño natural del argentinosaurio montado en el Museo Municipal Carmen Funes”, explica a SINC Rodolfo Aníbal Coria, uno de los autores del estudio y miembro de esta institución de la Patagonia.

Posteriormente, un programa de ordenador les permitió recrear una imagen digital tridimensional de la estructura ósea del animal, mientras que una segunda herramienta computacional le aportó el movimiento.

“Estos dinosaurios no tienen parangón entre las especies actuales y son por tanto muy enigmáticos”

Un problema frecuente en las reconstrucciones paleontológicas realizadas a partir de ejemplares fósiles muy fragmentados, como es el caso de Argentinosaurus, es que resulta difícil verificar el grado de concordancia del resultado con las condiciones iniciales.

“Un aspecto interesante del programa utilizado es que pondera el índice de error que la reconstrucción del esqueleto puede tener. Nos indicó que se encuentra dentro del margen aceptable, es decir, que es bastante cercana a la realidad”, señala Coria.

Los científicos lograron utilizar eficientemente unos 30.000 procesadores para conseguir resultados en un tiempo razonable. “Hemos tardado días en vez de años”, indica William Irvin Sellers, otro de los autores e investigador de la Universidad de Manchester.

Una base actual

“La parte fisiológica se construye a partir de lo que sabemos sobre el funcionamiento de los músculos en otros vertebrados. No le decimos cómo moverse, pero le damos al modelo las claves para encontrar los patrones que minimizan el coste energético de la locomoción”, señala el inglés.

La simulación propone una nueva hipótesis sobre la mecánica del desplazamiento de animales del tamaño del Argentinosaurus, que “no tienen parangón entre las especies actuales y son por tanto muy enigmáticos”, puntualiza Coria.

Según estos investigadores, a pesar del buen funcionamiento del modelo, aún deben incorporar algunas mejoras. “Existen otros parámetros mecánicos, seguramente basados en las estructuras elásticas del cuerpo del animal, que deberán ser integrados para aumentar su eficiencia”, señala el trabajo.

Referencia bibliográfica:

William Irvin Sellers, Lee Margetts, Rodolfo Aníbal Coria, Phillip Lars Manning. “March of the Titans: the locomotor capabilities of sauropod dinosaurs”. PLOS ONE, 30 de octubre de 2013.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.