Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El mayor tiempo entre tumor primario y metástasis hace más agresivo al cáncer

Es importante caracterizar bien a nivel genético las metástasis en cáncer de mama. Esa es la conclusión de una nueva investigación, liderada por expertos de varias instituciones de Cataluña, que describe por primera vez que cuanto más tiempo transcurre desde que se origina el tumor hasta la aparición de metástasis, más agresivo se vuelve este tipo de cáncer.

De izquierda a derecha: Aleix Prat, Roger Gomis y Juan Miguel Cejalvo. / Francesc Avia - Hospital Clínic.

En cáncer de mama, las metástasis aparecen años o incluso décadas después del diagnóstico del tumor primario. Estas lesiones secundarias se originan a partir de células tumorales dispersadas que han pasado por un periodo de latencia. Es importante conocer qué cambios biológicos existen durante la formación de las metástasis a partir de estas células cancerígenas diseminadas para abordar de una forma más certera la enfermedad.

Ahora, un estudio publicado en Cancer Research remarca la importancia de caracterizar bien a nivel genético las metástasis en cáncer de mama. Los investigadores han descrito, por primera vez, que cuanto más tiempo transcurre desde que se origina el tumor hasta la aparición de metástasis, más agresivo se vuelve este tipo de cáncer.

También han demostrado que entre el tumor inicial y la metástasis puede cambiar el subtipo de tumor de mama hasta en un 40% de los casos. El trabajo lo ha coordinado Aleix Prat, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Clínic del equipo IDIBAPS Genómica traslacional y terapias dirigidas en tumores sólidos y jefe del Grupo Genómica Translacional del VHIO.

Este análisis nos ayudará a escoger el tratamiento más adecuado y a predecir mejor la supervivencia de las pacientes con enfermedad metastásica

El cáncer de mama puede clasificarse a nivel molecular en cuatro subtipos: Luminal A, Luminal B, HER2-enriquecido (HER2-E) y el tipo basal-like. Entre ellos existen grandes diferencias en cuanto a incidencia, supervivencia y respuesta a los distintos tratamientos. Hasta ahora, los resultados de los análisis de los tumores sugerían que el subtipo molecular no cambiaba de forma sustancial al producirse la metástasis.

Clave para predecir mejor la supervivencia

Para el estudio publicado en Cancer Research, se analizaron muestras de 123 pacientes procedentes de un ensayo del GEICAM, Grupo de Investigación en Cáncer de Mama, y de los hospitales Clínic de Barcelona, Clínico de Valencia, Vall d’Hebron y del AO-Papardo de Messina (Italia). Los investigadores estudiaron los cambios genómicos en 105 genes a nivel del RNA entre el tumor inicial y las metástasis.

Observaron que, aunque en la mayor parte de los casos el subtipo molecular se mantiene cuando aparece la metástasis, no ocurre así en un subtipo concreto, el Luminal A. En este caso, cuando aparece la metástasis, se convierte en Luminal B o HER2-E en el 55% de los casos. “Estos tumores Luminales A que dejan de serlo en la metástasis han perdido su sensibilidad a los tratamientos antiestrogénicos y, en este contexto, habrá que buscar otras opciones terapéuticas”, explica Juan Miguel Cejalvo, primer autor.

Por otro lado, este estudio describe por primera vez que cuanto más tiempo pasa entre el diagnóstico del tumor primario y la aparición de la metástasis, más agresivo es el cáncer. “El estudio tiene implicaciones importantes ya que indica que en cáncer de mama es clave biopsiar y analizar a nivel genómico la metástasis para caracterizar bien el tumor y determinar si ha habido un cambio en su biología y, por lo tanto, en su comportamiento”, afirma Aleix Prat, investigador principal del trabajo.

“Este análisis nos ayudará a escoger el tratamiento más adecuado y a predecir mejor la supervivencia de las pacientes con enfermedad metastásica. También abre la puerta a llevar a cabo ensayos clínicos con nuevos fármacos en base a la biología de la metástasis y no del tumor primario, como se hace en la actualidad”, concluye.

Referencia del artículo:

Juan Miguel Cejalvo, Eduardo Martínez de Dueñas, Patricia Galvan, Susana García-Recio, Octavio Burgués Gasión, Laia Paré, Silvia Antolin, Rossella Martinello, Isabel Blancas, Barbara Adamo, Angel Guerrero-Zotano, Montserrat Muñoz, Paolo Nuciforo, María Vidal, Ramón M Pérez, José Ignacio Chacón López-Muñiz, Rosalía Caballero, Vicente Peg, Eva Carrasco, Federico Rojo, Charles M. Perou, Javier Cortes, Vincenzo Adamo, Joan Albanell, Roger R Gomis, Ana Lluch and Aleix Prat. Intrinsic subtypes and gene expression profiles in primary and metastatic breast cancer. Cancer Research. DOI: 10.1158/0008-5472.CAN-16-2717

Fuente: IDIBAPS
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
El envejecimiento de la mujer afecta a la etapa crítica final de la maduración de los óvulos

Un nuevo estudio analiza cómo el envejecimiento afecta a la segregación cromosómica, el procesamiento del ARN y el metabolismo mitocondrial. Los resultados muestran que la edad puede influir en la capacidad de un ovocito para procesar productos genéticos críticos para los últimos pasos de su desarrollo.

Día Mundial del Recuerdo de Chernóbil: 35 años del desastre
Cómo afectó el accidente nuclear de Chernóbil a los supervivientes y a sus hijos

Se cumplen 35 años del fatídico incidente en la central nuclear de Chernóbil, cuyas consecuencias reales han sido muy difíciles de estimar. Dos estudios publicados en la revista Science analizan los efectos genéticos de la radiación en las personas que sobrevivieron y en su descendencia.