Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El miedo a probar alimentos nuevos puede tener consecuencias negativas

La neofobia alimentaria es el miedo o rechazo a probar alimentos nuevos. Es una característica típica en el desarrollo infantil, pero puede llegar a ser habitual en algunos adultos. Investigadores de la Universidad del País Vasco han comprobado en niños y niñas de entre 8 y 16 años que los neofóbicos presentan un menor índice de calidad de su dieta mediterránea, además de tener mayor ansiedad y menor autoestima.

Los investigadores lanzan un mensaje de paciencia a los padres y madres ante los casos de neofobia alimentaria infantil. / UPV/EHU

El comportamiento de rechazar nuevos alimentos es una etapa típica en el desarrollo infantil, sobre todo en niños y niñas de entre dos y tres años, pero suele remitir en torno a los cinco. Las personas en edad infantil que experimentan neofobia alimentaria presentan signos de angustia y ansiedad, y este comportamiento incluso puede llegar a ser habitual en la edad adulta.

Ahora, una revisión de estudios coordianada por la psicóloga Edurne Maiz de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) concluye: "La neofobia se asocia a un problema alimentario que implica un bajo consumo de frutas y verduras en la infancia y, por tanto, debe ser tomado en consideración desde la perspectiva de la nutrición comunitaria".

El papel de los progenitores es fundamental en el mantenimiento o disminución de la neofobia, según los investigadores

"También hay que señalar que el papel de los progenitores es fundamental en el mantenimiento o disminución de la neofobia", destacan los autores de este trabajo, que se publica en la Revista Española de Nutrición Comunitaria.

Maiz también ha realizado una encuesta a 831 escolares de edades comprendidas entre 8 y 16 años, en la que se preguntaba a los participantes sobre su disposición a comer nuevos alimentos. Por otra parte, se tomaron diferentes datos sobre la composición corporal de los participantes, así como sobre su estilo de vida (por ejemplo, alimentación y ejercicio físico), los estilos parentales de alimentación y diferentes variables psicológicas (autoestima y ansiedad).

De todo ello, explica la investigadora, "hemos encontrado diferencias estadísticamente significativas en muchas variables".

El comportamiento neofóbico puede tener consecuencias dietéticas negativas en cuanto que reduce la variedad de los alimentos ingeridos. Los participantes neofóbicos presentan un menor índice de calidad de la dieta mediterránea, y eso es debido, fundamentalmente, a un menor consumo de frutas y verduras y un aumento de alimentos considerados de consumo ocasional.

Los efectos negativos de presionar

En general, los padres y las madres tienden a controlar qué, cuánto y cuándo comen sus hijos e hijas. Frecuentemente, los progenitores presionan a sus hijos e hijas para que coman nuevos alimentos, y esa presión ejercida –que es debida a la frustración que les supone a los progenitores el rechazo del alimento– puede afectar negativamente al estado emocional del niño o de la niña, y está asociada, además, a mayores niveles de neofobia.

En la investigación, los niños y niñas neofóbicos han informado de que sus progenitores utilizan el estilo parental de alimentación denominado de estimulación y un control menor que los progenitores de los niños y niñas neofílicos (niños y niñas que comen de todo y les gusta probar nuevos alimentos).

"Hemos deducido –explica Edurne Maiz– que los padres y las madres, en un principio, controlan y estimulan mucho, pero que llega un momento en el que se resignan, debido a que el sufrimiento parental también está presente en todo esto".

Recomiendan que los niños participen en la compra y la elaboración de la comida, que debe transcurrir en un ambiente agradable

Respecto a la ansiedad, los datos dan a entender que, tanto en la infancia como en la adolescencia, los participantes neofóbicos son más ansiosos que los neofílicos. Asimismo, respecto a la autoestima, los neofóbicos han presentado, en la infancia, menores puntuaciones que los neofílicos en las cinco dimensiones estudiadas del autoconcepto (familiar, social, físico, emocional y académico); y, en la adolescencia, han presentado menores puntuaciones en el autoconcepto familiar y físico.

En cualquier caso, no han encontrado ninguna diferencia notable en lo que respecta a la composición corporal de unos u otros. "Eso puede ser debido a que existen suplementos nutricionales, que en un momento dado pueden tomarse como complemento alimentario", concluye la investigadora.

La psicóloga lanza "un mensaje de paciencia a los padres y madres, para que los casos de neofobia alimentaria infantil no se desarrollen y no vayan a más", ya que "se ha visto que hay una cantidad importante de adultos y de niños que tienen una problemática grave por esta razón".

Según Maiz, para evitar este problema, es importante tener un fuerte vínculo parental con el niño o la niña, y, recomienda, además, "tener un ambiente distendido y agradable a la hora de las comidas, que los niños participen en la elaboración de la comida, así como en la compra, utilizar refuerzos positivos, y, por último, ser un buen modelo".

Referencia bibliográfica:

Maiz, E., Maganto, C., Balluerka, N. “Neofobia y otros trastornos restrictivos alimentarios en la infancia y consumo de frutas y verduras”, Revista Española de Nutrición Comunitaria (pp. 150-157), 2015. ISSN 1135-3074. DOI:10.14642/RENC.2014.20.4.5029.

Edurne Maiz Aldalur ha hecho su tesis Lunch Time! Body composition, lifestyles, psychological variables and their relationship with food neophobia in childhood and adolescence en el Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico (PETRA) de la Facultad de Psicología de la UPV/EHU, bajo la dirección de Carmen Maganto Mateo y Nekane Balluerka Lasa.

Fuente: UPV/EHU
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
El Museo Nacional de Ciencias Naturales acoge una exposición sobre el legado de Ramón y Cajal

Más de un centenar de piezas, incluidos doce dibujos originales, la medalla del Nobel y su primer diario de laboratorio, se presentan en este recorrido por la vida y obra del padre de las neurociencias.

¿Qué determina la cantidad de músculo que podemos desarrollar?

Investigadores españoles han descubierto en ratones una nueva ruta de señalización regulada por la molécula VAV2, con un papel crítico en la regulación de la masa muscular. Cuando está muy activada contribuye a desarrollar mucho músculo, mientras que si está poco activa hace que disminuya este proceso.