Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El nivel del mar subirá un metro durante este siglo

En el siglo XXI el nivel del mar podría subir un metro, según un estudio realizado por un equipo de científicos europeos y que se publica en la revista Climate Dynamics. La investigación sugiere que incluso aunque la temperatura suba tan sólo 2º C durante los próximos cien años (lo que supone una situación relativamente optimista), los niveles del mar podrían subir cerca de 80 centímetros.

Variaciones del nivel del mar. Imagen: Grinsted et al.

"Básicamente necesitamos adaptarnos a la subida del nivel del mar”, comenta el doctor Aslak Grinsted, geofísico de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) y uno de los autores del estudio. El investigador señala que las reducciones de CO2 ayudarán, “pero ya vamos camino de un aumento considerable del nivel del mar, y el sistema posee demasiada inercia”.

Las últimas predicciones del aumento del nivel del mar para el siglo XXI son mucho mayores que las publicadas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). En su último informe, se predecía que los niveles marinos aumentarían entre 18 y 59 centímetros en los próximos cien años. Sin embargo, el propio IPCC ha admitido que ésta puede ser una estimación a la baja. Aunque la contribución de los pequeños glaciares y la expansión térmica de los océanos al aumento del nivel del mar está relativamente clara, no se puede afirmar lo mismo de las grandes capas de hielo que cubren Groenlandia y la Antártida.

Para realizar el estudio los científicos han empleado un enfoque distinto, que implica retroceder en el tiempo para investigar la relación entre la temperatura y el aumento del nivel del mar durante los últimos 2.000 años. “En lugar de realizar cálculos en función de lo que se cree que ocurrirá cuando se derritan las capas de hielo, los hemos realizado basándonos en sucesos del pasado”, explica Grinsted.

La información sobre las temperaturas del pasado procede de testigos de hielo y de los anillos de crecimiento anual de árboles. Los niveles marinos se han medido de forma directa en distintas localizaciones en todo el mundo desde hace aproximadamente trescientos años, aunque también existe información que se remonta mucho más atrás en el tiempo.

Según los cálculos del equipo, si la temperatura sube 3 grados centígrados durante los próximos 100 años, los niveles marinos también se elevarán entre 0,9 y 1,3 metros. Una predicción relativamente optimista, en la que los aumentos de temperatura alcanzaran los dos grados centígrados, advierte de un aumento del nivel del mar de unos ochenta centímetros. Situando el aumento de temperatura en los 4,5 grados centígrados, los niveles marinos podrían subir hasta 1,35 metros.

“Incluso aunque consigamos detener el aumento de la temperatura, el nivel del mar subirá entre 20 y 40 centímetros”, afirma el investigador, que añade: “Para detener el aumento del nivel del mar deberíamos reducir la temperatura en 0,6 grados centígrados”.

Los científicos señalan que durante el siglo XXI el nivel del mar subirá más rápido de lo que lo ha hecho durante los últimos dos mil años. No obstante, existen precedentes a estos rápidos cambios en el nivel del mar. Por ejemplo, al final de la última glaciación, hace unos 11.700 años, las capas de hielo se derritieron tan rápido que el nivel del mar subió 11 milímetros anuales, o lo que es lo mismo, más de un metro en 100 años.

“Todos los expertos, incluso los del propio IPCC, estaban al corriente de que los proyectos del IPCC pecaron de conservadores, y aquellos con los que he mantenido comunicación tenían la impresión de que se podía esperar un aumento de entre un metro y un metro y medio”, comenta Grinsted. “Ahora hemos aportado pruebas sólidas, y confiamos en que los planificadores de estructuras nos escuchen y hagan su trabajo en relación a estas pruebas”, concluye el investigador.

Fuente: SINC/CORDIS
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Análisis
Una guía ética para respetar los restos humanos
Carles Lalueza-Fox

Expertos en paleogenética, ética y conservación museística han acordado unas normas mínimas para investigar el ADN antiguo. Entre ellas destacan el compromiso a que los datos genéticos obtenidos sean de dominio público y a colaborar con grupos de interés para garantizar el respeto y la sensibilidad a los grupos nativos implicados.

Los vikingos ya estaban presentes en América hace exactamente 1.000 años

El hallazgo de un conjunto de artefactos de madera en Terranova, Canadá, del año 1021 confirma la presencia de los nórdicos en el continente. El equipo de científicos ha logrado datar por radiocarbono, y con gran precisión, los materiales que utilizaron los que pudieron ser los primeros humanos en cruzar el Atlántico.