Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El oso cavernario no está completamente extinto

La extinción es definitiva, este es un hecho bastante poco rebatible. Sin embargo, un estudio con participación española, que ha secuenciado el genoma del oso de las cavernas (Ursus spelaeus), revela que parte de su ADN ha sobrevivido en el oso pardo actual. En el trabajo se han analizado restos hallados en la Cova Eirós (Galicia).

Todos los osos pardos, como el de la foto, tienen probablemente secciones del ADN del oso de las cavernas en su genoma / Lajos Berde

Aunque se están haciendo esfuerzos para resucitar biotecnológicamente especies extintas, estos experimentos aún no han dado resultados. Ahora, un equipo internacional de científicos, dirigido por la Universidad de Potsdam (Alemania), ha demostrado que la extinción de una especie no tiene por qué ser definitiva, o al menos no tiene que ser completa.

"Parte del genoma del oso cavernario permanece en el oso pardo actual como resultado de la hibridación de ambas especies", dice Grandal

“El artículo desvela que parte del genoma del oso cavernario permanece en el oso pardo actual como resultado de la hibridación de ambas especies en la antigüedad. De este modo, una especie como esta no está completamente extinta, pues su genoma permanece, al menos en parte, en los osos actuales”, explica a Sinc Aurora María Grandal D'Anglade, investigadora de la Universidad da Coruña y coautora del estudio.

En el trabajo han participado, además, otras dos investigadoras españolas: Ana García-Vázquez, también de la Universidad da Coruña y Gloria González-Fortes, que actualmente trabaja en la Universidad de Ferrara (Italia).

Los científicos estudiaron el genoma del oso de las cavernas extinto, pariente cercano del oso pardo y del oso polar. “Los osos de las cavernas probablemente se parecían a un oso pardo muy grande y torpe y se alimentaban principalmente de plantas. Se extinguieron hace unos 25.000 años, de la cual el hombre probablemente no era del todo inocente”, explican.

Cráneo de osos cavernario / Andrei Posmoșanu

Cráneo de osos cavernario / Andrei Posmoșanu

Restos analizados de la Cova Eirós en Galicia

El estudio, publicado en la revista Nature Ecology & Evolution, se ha llevado a cabo a partir del genoma completo de cuatro osos pardos de diferentes regiones de Europa, desde España hasta el Cáucaso.

Para los científicos, “claramente, los osos pardos y de las cavernas produjeron ocasionalmente descendientes comunes, los llamados híbridos, hace al menos 25.000 años, y estos híbridos también deben haber sido fértiles, de modo que el material genético del oso de las cavernas llega a la reserva genética del oso pardo y se ha conservado allí hasta el día de hoy”.

Los osos pardos y de las cavernas produjeron ocasionalmente descendientes comunes que debieron haber sido fértiles

“Nuestra participación ha sido la selección y estudio de los ejemplares de la península ibérica, tanto oso pardo cantábrico actual como oso cavernario fósil, concretamente procedente de Cova Eirós (Triacastela, Galicia), de unos 35.000 años de edad”, añade Grandal D'Anglade.

De manera individual los osos pardos actuales solo poseen entre el 1% y 2% del genoma del oso de las cavernas, ya que los diferentes osos pardos tienen diferentes áreas del genoma del oso de las cavernas. Sin embargo, globalmente una parte significativa del genoma cavernario todavía podría estar presente en los osos pardos actuales.

“Los resultados muestran que las especies que ya están extintas a nivel genético pueden seguir participando en la evolución durante decenas de miles de años”, concluyen.

Referencia bibligráfica:

“Extinct DNA bears up in modern species” Nature Ecology & Evolution. DOI: 10.1038/s41559-018-0654-8

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La piel de un sapo australiano esconde un arma mortal contra las bacterias

Un equipo internacional de científicos, con participación española, ha descubierto excepcionales propiedades moleculares en un péptido antimicrobiano obtenido de la piel de un sapo australiano, protagonista del #Cienciaalobestia. El hallazgo podría inspirar el desarrollo de nuevos fármacos sintéticos para combatir infecciones bacterianas.

Las praderas marinas de posidonia pueden capturar y extraer plásticos vertidos al océano

Un estudio liderado por expertos de la Universidad de Barcelona revela que las praderas de posidonia pueden capturar y extraer plásticos del medio marino. Este mecanismo natural podría llegar a atrapar cada año cerca de 867 millones de estos compuestos en áreas costeras.