Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El primer Censo de la Vida Marina revela mayor diversidad de la esperada

Tras diez años de exploración, 2.700 científicos de 80 países, entre ellos España, han culminado el primer censo mundial de la vida marina y lo han presentado hoy en Londres (Reino Unido). Cerca de 9.000 días en el mar y más de 540 expediciones han permitido realizar un resumen de una década de observación e investigación, un mapa de la vida de los océanos, y dos libros que se publican oficialmente hoy, para mostrar la biodiversidad, distribución y abundancia de la vida marina.

Pandeopesis ikarii, una especie de zooplancton hallada en el Mar de Celebes en octubre de 2007. Foto: Russ Hopcroft / Universidad de Alaska Fairbanks y Censo de la Vida Marina.

Según los científicos de 670 instituciones que han participado al Censo de la Vida Marina, que ha contado con un presupuesto de 650 millones de dólares americanos, la vida en los océanos es más rica, está más conectada y más alterada de lo que se pensaba. Toda la información recogida a lo largo de la última década se presenta hoy en forma de informes, libros y mapas que coronan diez años de descubrimientos.

Con 30 millones de observaciones, el mayor equipo de investigadores muestra la biodiversidad marina de 120.000 especies clasificadas en la mayor base de datos de la vida del océano, también llamada el ‘macroscopio’, el Sistema de Información Biogeográfica del Océano (OBIS, en sus siglas en inglés).

“El primer Censo de la Vida Marina documenta un océano cambiante, más rico en cuanto a su diversidad, más conectado a través de su distribución y movimientos, más afectado por los humanos, y menos explorado de lo que se pensaba”, ha afirmado Jesse Ausubel, cofundador del Censo y director de la Fundación Alfred P. Sloan.

Las exploraciones de hasta 10.000 metros de profundidad y la ubiquidad descubierta de ciertas especies demuestran que los océanos están conectados. Pero el trabajo también muestra ciertos declives y recuperaciones de algunos animales.

“Este viaje de cooperación internacional del siglo XXI ha definido por primera vez y sistemáticamente lo conocido y el desconocido e inexplorado océano”, ha declarado Ian Poiner, presidente del comité científico del Censo.

“Ciudadanos del mar”

“Toda la vida en la superficie depende de la vida en los océanos porque proporciona la mitad del oxígeno, y mucha de nuestra alimentación, y regula el clima. Todos somos ciudadanos del mar, y mientras desconocemos todavía mucho, incluyendo al menos unas 750.000 especies, ahora estamos más informados”, ha señalado Poiner.

El censo recoge información desde microbios hasta ballenas. Los científicos estiman ahora que más de un millón de especies habitan en los océanos, y sólo unas 250.000 están descritas en la literatura científica. Desde 2000, año en el que se inició el Censo, se han descubierto unas 16.000 nuevas especies, de ellas, 1.200 han sido descritas por los científicos del censo.

“Antes del Censo, carecíamos de incluso una simple lista de especies marinas conocidas. La información estaba aislada en todo el mundo con un acceso limitado”, ha explicado Patricia Miloslavich, científica venezolana del Censo.

Sin embargo, los investigadores estiman que de sus exploraciones quedan unas 5.000 especies por describir (un 10% de ellas en Europa, un 38% en África, entre un 39 y un 58% en la Antártida, un 70% en Japón, un 75% en las profundidades del Mediterráneo, y un 80% en Australia).

Más de 300 líderes se reúnen esta semana en el Royal Institution of Great Britain, el Royal Society y el Museo de Historia Natural de Londres (Reino Unido) para compartir una década de resultados y considerar sus implicaciones. Durante estos encuentros también se explorará la idea de continuar con el Censo de la Vida Marina.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La contaminación oceánica por microplásticos podría ser superior a la estimada

Las aguas superficiales del mar Mediterráneo contienen decenas de miles de microplásticos por km2. La cantidad aumenta en realidad a medida que disminuye su tamaño. Un nuevo trabajo alerta de que los métodos científicos empleados hasta ahora en el estudio de la contaminación por estos compuestos no muestran la imagen completa, por lo que este problema ambiental podría ser más grave de lo que se pensaba. 

¿El consumo de carne realmente nos hizo humanos?

Las evidencias paleoantropológicas halladas hasta ahora sobre el Homo erectus, que apareció hace unos dos millones de años, sugerían que la dieta carnívora había moldeado nuestra evolución e impulsado cambios en el comportamiento y los rasgos anatómicos humanos, como un mayor cerebro. Un equipo de científicos rebate ahora esta hipótesis, a la que asocian a un muestreo intensivo de fósiles en un periodo y yacimiento determinados.