Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El primer escarabajo portugués que vive solo en aguas subterráneas

Desconocida hasta la fecha, una nueva especie denominada Iberoporus pluto en honor a Plutón, el dios del inframundo en la mitología romana, es el primer espécimen en todo el orden de los escarabajos (Coleoptera) que se identifica exclusivamente en las aguas subterráneas de Portugal.

La especie recién descubierta Iberoporus pluto / Ignacio Ribera

Investigadores del Instituto de Biología Evolutiva en colaboración con investigadores de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) han descubierto un escarabajo acuático que muestra varias adaptaciones a la vida subterránea, incluida la despigmentación y la pérdida evolutiva de los ojos.

El espécimen fue descubierto en el fondo de un barrizal en la cueva Soprador do Carvalho, en Portugal. La especie ha resultado ser la primera en todo el orden de los escarabajos (Coleoptera) que se identifica exclusivamente en las aguas subterráneas del país.

A pesar de haber encontrado únicamente una hembra durante su estudio, el equipo de Ignacio Ribera, del IBE (CSIC-UPF), y de Ana Sofia P.S. Reboleira, de la Universidad de Copenhague, han podido identificar al escarabajo como nuevo para la ciencia, gracias a su morfología inequívoca y al análisis con datos moleculares. La especie, descrita en la revista de acceso abierto ZooKeys, ha recibido el nombre de Iberoporus Pluto, en referencia al dios del inframundo en la mitología romana.

El espécimen fue descubierto en el fondo de un barrizal en la cueva Soprador do Carvalho, en Portugal

"El conocimiento de la fauna subterránea de Portugal ha aumentado significativamente en la última década, con la descripción de un gran número de especies subterráneas (triplicando su número) y el establecimiento de nuevos patrones biogeográficos", explican los autores del estudio. "Un gran número de estas especies son estigobiontes, es decir, que habitan aguas subterráneas, principalmente de pozos en el norte del país, donde la evapotranspiración es mayor".

Con un cuerpo de color naranja pálido uniforme y con 2.8 mm de largo y 1.1 mm en su parte más ancha, el escarabajo es más grande que el resto de especies conocidas en su género, y sus apéndices también son más largos y delgados. Mientras que la ceguera y la despigmentación son una clara adaptación a la vida lejos de la luz solar, los miembros alargados y las antenas reflejan las pobres capacidades de natación necesarias en un hábitat subterráneo.

Con un recorrido de 4 km, Soprador do Carvalho es la cueva más grande del sistema de Dueça, ubicado en la parte noreste de la zona kárstica de Sicó, en el centro de Portugal. En los últimos años, la cueva está siendo explorada para hacer turismo.

Referencia bibliográfica:

Ribera I, Reboleira ASPS (2019) The first stygobiont species of Coleoptera from Portugal, with a molecular phylogeny of the Siettitia group of genera (Dytiscidae, Hydroporinae, Hydroporini, Siettitiina). ZooKeys 813: 21-38. https://doi.org/10.3897/zookeys.813.29765

Fuente: Instituto de Biología Evolutiva
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Un tercio de los parásitos del mundo corre peligro de extinción

Un equipo internacional de científicos, en el que participa la Universidad de Granada, advierte de la necesidad de preservar los parásitos, organismos esenciales para mantener la estabilidad de los ecosistemas. Los investigadores proponen un plan de conservación para los próximos diez años.

Alt de la imagen
¿Cómo ‘nadan’ realmente los espermatozoides humanos?

Biotecnólogos e ingenieros de Reino Unido y México han hecho trizas la visión de cómo se desplazan los espermatozoides. Los hallazgos desafían las suposiciones hechas durante siglos: su movimiento se parece más al de un sacacorchos que al de una anguila, aunque lo parezca por una ilusión óptica.