Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El robot Philae rebotó a cámara lenta sobre el cometa

Cuando este miércoles el módulo Philae de la misión Rosetta se posó sobre el cometa 67P/CG, no lo hizo de golpe, sino rebotando dos veces muy lentamente por la débil gravedad. Entre el primer aterrizaje y el segundo transcurrieron casi dos horas. Después, unos minutos más tarde, la nave quedó en el lugar donde se encuentra ahora. Aunque no se dispararan sus arpones, un problema que propició los rebotes, parece que Philae y sus instrumentos funcionan correctamente.

Mosaico de imágenes reales captadas por Philae a su alrededor e ilustración del robot sobre el triángulo negro que queda en el centro. / ESA

El primer análisis de los datos del aterrizaje del módulo Philae, que ayer se desprendió del orbitador Rosetta e hizo historia al ser el primero en posarse en un cometa, sugiere que rebotó dos veces antes de establecerse en la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Así lo han señalado hoy los responsables de esta misión de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Después del primer aterrizaje a las 15:34 (horario UTC, confirmado en la Tierra con una señal “fuerte y clara” a las 17:02h, hora peninsular española), se recibió nueva información de otros dos aterrizajes: uno a las 17:25 UTC (casi dos horas más tarde que el primero) y un tercero a las 17:32 UTC.

Lugar donde estaba previsto aterrizar (en rojo) y zona donde ha rebotado y ahora está Philae (en azul) sobre el cometa 67P/CG. / ESA

A pesar de estos rebotes, un incidente surgido porque los arpones de la nave no se dispararon, el módulo de aterrizaje y sus instrumentos están funcionando y enviando datos e imágenes correctamente, aunque permanezca sin anclar como estaba previsto.

“Philae está en la superficie y haciendo un trabajo maravilloso, trabajando muy bien y podemos decir que tenemos un módulo de aterrizaje muy feliz", ha destacado hoy Paolo Ferri, jefe de operaciones de la misión en el centro ESOC de la ESA.

Durante la segunda ventana de comunicación entre el ‘aterrizador’ y el orbitador establecida esta mañana entre las 07:01h y las 10:58h (hora peninsular española), "tuvimos un pase perfecto, el enlace de radio era extremadamente estable y pudimos descargar todo de acuerdo con el plan nominal", ha añadido el director de vuelo de Rosetta, Andrea Accomazzo.

Los científicos también han confirmado que la batería principal de Philae está funcionando correctamente, así como su dispositivo de memoria masiva. Por su parte, el instrumento ROMAP y otros sistemas también registraron una rotación del robot después del primer aterrizaje. Los técnicos continúan trabajando para confirmar la localización y condiciones exactas de este 'aterrizador'.

Fuente: ESA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La meseta del Tíbet se une al club de los mejores lugares de la Tierra para la observación astronómica

Astrónomos de China han comprobado que las montañas tibetanas que rodean Lenghu, una ciudad al oeste del país, presenta unas condiciones ideales para instalar telescopios de última generación. La calidad de su cielo es comparable a la de otros lugares de referencia como las cumbres de Hawái (EE UU), el desierto de Atacama (Chile) o la isla de La Palma en España.

Uchuu, la simulación más exacta y completa del universo

Una nueva creación virtual ofrece de forma gratuita la posibilidad de avanzar y retroceder en la historia del universo, permitiendo así estudiar su evolución y plantear escenarios concretos, como la colisión pasada de agujeros negros. El avance, en el que participa el CSIC y el Centro de Supercomputación de Galicia, se ha logrado con el superordenador japonés ATERUI II, el más potente del mundo.