Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El sexo entre hembras de bonobo refuerza la cooperación y la amistad

Un nuevo estudio del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Alemania muestra por qué las interacciones sexuales entre animales del mismo sexo son tan importantes en la familia de los bonobos, particularmente en las hembras. Estas, protagonistas del #Cienciaalobestia, permanecen más unidas después de haber mantenido relaciones sexuales entre ellas y refuerzan el apoyo mutuo.

El comportamiento sexual del mismo sexo en los bonobos femeninos aumenta las interacciones sociales amistosas. / Zanna Clay

En la naturaleza, la mayoría de las hembras adultas experimentan contactos genitales entre ellas. En concreto, las de bonobos (Pan paniscus) son muy estudiadas por su comportamiento sexual ya que son una de las pocas especies en las que todos los miembros adultos tienen relaciones sexuales habituales entre individuos del mismo sexo.

Las hembras de bonobo prefieren tener relaciones sexuales con otras en lugar de con machos

Ahora, una nueva investigación, publicada en la revista Science Direct, explica que estas ocurren con más frecuencia, sobre todo entre hembras, que las interacciones con bonobos del sexo opuesto. Además, estas relaciones pueden reforzar las relaciones sociales posteriores.

Existen varias teorías para explicar esta conducta sexual entre miembros del mismo sexo entre los bonobos. Podría ser, por ejemplo, una vía para reducir la tensión social, prevenir la agresiones o formar vínculos sociales. Sin embargo, ninguno de estos estudios puede explicar por qué tal comportamiento ocurre tan frecuentemente entre las hembras y no entre los machos.

Para llevar a cabo la investigación, se recogieron datos de comportamiento y hormonales durante más de un año en todos los miembros adultos de una comunidad de bonobos situados en el bosque de Lui Kotale, en la República Democrática del Congo.

Los científicos también reunieron muestras de orina para medir la oxitocina, hormona que se libera en el cuerpo después de las interacciones sociales amistosas –incluyendo el sexo– y que ayuda a promover la cooperación. Los resultados mostraron que las hembras preferían tener relaciones sexuales con otras hembras en lugar de con machos.

Sexo como cooperación

Aunque los expertos se centraron en estudiar las interacciones sexuales, también trataron de identificar qué parejas preferían los bonobos para otras actividades sociales, como dar apoyo en los conflictos. Así observaron que, después del sexo, las hembras a menudo permanecían más cerca unas de otras que las parejas de sexo mixto.

 La evolución del comportamiento sexual del mismo sexo puede puede favorecer altos niveles de cooperación

Además, las hembras experimentaron aumentos significativos en la oxitocina urinaria después de tener relaciones sexuales con otras hembras, pero no después de tenerlas con machos.

Por otra parte, entre las parejas del mismo sexo y los opuestos, los miembros que tenían relaciones sexuales con más frecuencia también se apoyaban más entre sí en los conflictos posteriores, pero la mayoría de estas coaliciones se formaban entre mujeres.

“Este comportamiento podría explicar por qué las hembras alcanzan altos rangos de dominio en la comunidad de bonobos”, explica Martin Surbeck, coautor del estudio e investigador del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva y de la Universidad de Harvard (EE UU).

“Nuestro estudio sugiere que tanto en humanos como en un pariente filogenético cercano, la evolución del comportamiento sexual del mismo sexo puede haber proporcionado nuevas vías para promover altos niveles de cooperación”, concluye la la coautora Liza Moscovice.

Liza R. Moscovice, Martin Surbeck, Barbara Fruth, Gottfried Hohmann, Adrian V. Jaeggi, Tobias Deschner. “The cooperative sex: Sexual interactions among female bonobos are linked to increases in oxytocin, proximity and coalitions”. 2019 DOI: https://doi.org/10.1016/j.yhbeh.2019.104581

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Hallan en Cuenca huevos de parásitos en heces fósiles de más de 125 millones de años

La excepcional preservación de heces fósiles, llamadas coprolitos, del yacimiento de Las Hoyas en Cuenca, ha permitido la identificación de huevos de parásitos en dos restos atribuidos a peces y cocodrilos. El hallazgo también documenta la antigua conexión entre peces Gonorynchiformes basales y los parásitos trematodos.

Un inusual crustáceo parásito aparece en la boca de un tiburón de museo

Científicos japoneses han descubierto, por primera vez, una especie “extremadamente rara” de cimotoido, un crustáceo que parasita el paladar de los peces, en la boca de un tiburón de aguas profundas del Pacífico y conservado en una colección de museo. Hasta ahora, esta especie de ectoparásito casi desconocida, protagonista del #Cienciaalobestia, solo se había encontrado en el Atlántico, por lo que el hallazgo amplía su rango de distribución a lados opuestos de la Tierra.