Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El sonido hace bailar a las gotas en el aire

Investigadores del instituto suizo ETH Zúrich han desarrollado un método de levitación acústica que permite transportar y manejar materia sin llegar a tocarla. La técnica se basa en la emisión de potentes sonidos y se podría usar para fusionar gotas de material o manipular células.

Manipulación de un líquido fotoquímico mediante levitación acústica. / Dimos Poulikakos

Los métodos de levitación suelen explotar principios ópticos, magnéticos o electrostáticos para generar la fuerza que se requiere para contrarrestar la gravedad y mantener en el aire partículas, en general micrométricas o con propiedades físicas especiales.

Pero un equipo del centro ETH Zúrich (Suiza) presenta esta semana en la revista PNAS un nuevo enfoque de levitación acústica que ofrece el control de la materia sin contacto con ella, de forma precisa y versátil.

Además, no se requiere que las muestras tengan características especiales y su preparación es sencilla.

Los investigadores logran mantener en el aire y manejar “objetos redondeados con un diámetro de hasta 4 milímetros, un tamaño que también se conserva en el ancho de objetos alargados, aunque estos, sin embargo, no tienen límite de longitud –solo el que marque el dispositivo–”. Así lo explica a SINC Daniele Foresti, el primer autor del trabajo.

El prototipo que ha creado el equipo consiste en un ‘levitador’ acústico, un generador de ondas y dos amplificadores controlables. De esta forma se establece un campo acústico entre una superficie emisora y un reflector. En medio se atrapan las pequeñas cantidades de materia en zonas relativamente estables denominadas nodos.

La técnica permite modular el campo 'levitatorio' en el espacio a lo largo del tiempo para mover y controlar con precisión estos nodos, proporcionando así un medio de tranporte y manipulación simultánea de varios objetos.

video_iframe

“El secreto está en usar la presión de la radiación acústica, que por lo general es muy débil, así que elevamos la potencia acústica hasta los 160-165 decibelios”, indica Foresti.

Aplicaciones en biología y tecnología de materiales

El científico destaca las posibilidades de este dispositivo: “En biología, se podría usar en todas las aplicaciones en las que haya un número limitado de células disponibles y sea crítica la viabilidad celular, un momento en el que es útil el manejo sin contacto, además de que ofrecemos un enfoque independiente del sustrato”. La ‘transfección’ o introducción de material genético externo en el ADN de las células se podría hacer de esta manera.

“Por otra parte, el método facilita que en el procesado de materiales ocurra un ‘subenfriamiento’ de las gotas que se están manipulando o fusionando, allanando el camino hacia un nuevo tipo de aleaciones”, añade el investigador. “Y en química, las reacciones que implican cambios de fase –como la encapsulación sólido-liquido– también se pueden beneficiar de esta técnica”.

Referencia bibliográfica:

Daniele Foresti, Majid Nabavi, Mirko Klingauf, Aldo Ferrari, Dimos Poulikakos. “Acoustophoretic contactless transport and handling of matter in air”. PNAS, 15 de Julio de 2013

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Nuevo test para COVID-19 con biochips usados en la búsqueda de vida en Marte

La tecnología de biochips que el Centro de Astrobiología lleva años desarrollando para la detección de vida en otros planetas se ha aplicado ahora en un ensayo serológico para detectar la COVID-19 a través de anticuerpos. En el proyecto colaboran otros centros de investigación españoles y el Hospital Central de la Defensa.

Alt de la imagen
Estos son la temperatura y el tiempo necesarios para eliminar el coronavirus en espacios cerrados

La carga del virus que causa la COVID-19 se puede inactivar en superficies y lugares cerrados si están a 56 ˚C durante 52 minutos, o bien 7 minutos y medio a 65 ˚C. Así lo recoge un estudio del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias, que propone la desinfección térmica como una alternativa a la química para esterilizar vehículos y otros medios de transporte.