Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El tabaco provoca casi la mitad de las muertes en doce tipos de cáncer

Fumar cigarrillos es la causa principal de casi un 50% de fallecimientos por cáncer de pulmón, bronquial, de tráquea y de laringe y otros ocho tipos de tumor diferentes, según un estudio de investigadores estadounidenses. Todo ello, pese a la reducción del tabaquismo gracias a leyes restrictivas y a campañas de información.

El consumo de cigarrillos es una de las principales causas de mortandad por cáncer / Sinc

El consumo de cigarrillos causó en 2011 el 48’5 % de las casi 346.000 muertes por doce tipos de cáncer que se dieron entre estadounidenses mayores de 35 años, según una investigación cuyos resultados se publican hoy en la revista JAMA Internal Medicine.

“A pesar de que desde hace medio siglo cada vez hay menos fumadores, el tabaco continúa siendo la causa principal de varios tipos mortales de cáncer”, destaca el estudio liderado por Rebeca L. Siegel, investigadora de la Sociedad Americana del Cáncer.

Las mayores proporciones de muertes debido a tabaquismo se encuentran entre los cánceres de pulmón, bronquial y tráquea, con un total de 125.799 defunciones, el 80’2% de los casos. En el caso del tumor de laringe –menos común con 2.856 fallecimientos en EE UU– el porcentaje se sitúa en el 76’6%.

Además del cáncer de pulmón, bronquial y de tráquea; el tabaquismo provoca tumores de la cavidad oral, esófago y vejiga

Además, casi la mitad de las defunciones por cáncer de la cavidad oral, esófago y vejiga urinaria también son directamente atribuibles al tabaco, indica el trabajo.

Cálculos

Para efectuar estos cálculos, los investigadores utilizaron los datos de la Encuesta Nacional de Salud de EE UU, el Estudio tres de Prevención del Cáncer y otros resultados recientes agrupados por grupos de edad.

Los autores del estudio reconocen las limitaciones de estos sondeos, ya que la muestra empleada era menos diversa racialmente y con un nivel de educación más bajo que la media estadounidense. También indican que no se tuvieron en cuenta otras formas de exposición al tabaco que no fueran el consumo de cigarrillos.

Patrones de consumo

Los investigadores destacan la importancia de estos datos para comprobar los cambios que se han producido en la última década entre los patrones de consumo y la asociación entre el tabaco y la muerte por cáncer.

Aunque de 2000 a 2012 el porcentaje de fumadores cayó de un 23’2% a un 18’1%, varios indicadores señalan que el riesgo para los fumadores de fallecer debido a un cáncer ha aumentado en este mismo período.

“Reducir la mortalidad provocada por el cáncer, así como la de otras enfermedades requerirá un control más completo del tabaco”, concluye el estudio.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Este reloj epigenético predice la evolución clínica de los pacientes con cáncer

Saber cuánto se reproducen las células tumorales en el pasado para predecir el crecimiento futuro del cáncer y la progresión clínica de los pacientes, es el objetivo de un nuevo estudio liderado por expertos del Hospital Clínic y el IDIBAPS. Este avance supondría conseguir terapias más acordes con el riesgo biológico de dicho tumor.

Descubierto un gen crucial para el desarrollo del sarcoma de Ewing

El gen RING1B es clave para el desarrollo del sarcoma de Ewing, un tumor óseo maligno que se forma en el hueso o en el tejido suave y que afecta principalmente a los adolescentes y adultos jóvenes. El hallazgo abre la puerta al desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas.