Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El tabaquismo puede agravar la enfermedad por hígado graso asociada a la obesidad

Un estudio coordinado desde el IDIBAPS demuestra que el consumo de tabaco agrava la enfermedad por hígado graso no alcohólico en ratas obesas. La población obesa tiene tendencia a desarrollar esta enfermedad y además fuma más que la población general. Este estudio experimental podría haber identificado un nuevo factor de riesgo a tener en cuenta en la práctica clínica

Foto: Pato Tonee.

El consumo de tabaco es considerado una de las causas principales de morbilidad y mortalidad evitables en todo el mundo. Tradicionalmente, se ha considerado que los efectos nocivos del tabaco son las enfermedades pulmonares y cardiovasculares y el desarrollo de cáncer, no habiéndose determinado si también tiene efectos nocivos sobre el hígado. Además, en la práctica clínica no se suele tener en cuenta el tabaquismo como factor de riesgo en las enfermedades hepáticas.

Un estudio liderado por el equipo IDIBAPS Fisiopatología y tratamiento de la ascitis y del trastorno de la función renal en la cirrosis hepática, y coordinado por el doctor Ramón Bataller, demuestra por primera vez en ratas que el tabaquismo puede agravar la enfermedad del hígado graso no alcohólico. El trabajo, que ha aparecido en la revista Hepatology (51(5):1567-76) acompañado de una editorial, ha contado con la colaboración del grupo de Mecanismos fisiopatológicos de las enfermedades respiratorias (Joan Albert Barberà y Víctor Peinado). Así pues, han participado en el estudio investigadores del Servicio de Hepatología y del Servicio de Neumología del Hospital Clínic, pertenecientes al CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBERehd) y el CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERes), coordinados desde el IDIBAPS. Los primeros firmantes del estudio son Lorenzo Azzalini y Elisabet Ferrer.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico es la principal causa de enfermedad hepática crónica en los países occidentales. Un estudio reciente indica que un 25-30% de adultos en Catalunya tendría algún grado de esta enfermedad. Esta entidad se caracteriza por el cúmulo de material graso en las células del hígado, que en ocasiones se acompaña de inflamación y de fibrosis, pudiendo progresar a cirrosis hepática en algunos pacientes. El estudio coordinado por Bataller ha demostrado mediante la utilización de un modelo de hígado graso en ratas con obesidad, que el consumo de tabaco durante cuatro semanas (dos cigarrillos al día) empeora esta enfermedad al producir estrés oxidativo, que es un mecanismo nocivo con potente acción inflamatoria.

Los estudios futuros deben investigar el efecto de exposiciones más largas al tabaco así como evaluar si este hallazgo se observa también en pacientes con obesidad e hígado graso. Los resultados de esta investigación sugieren que el tabaquismo produce efectos nocivos sistémicos que pueden agravar las enfermedades crónicas de cualquier órgano, incluido el hígado. Por ello, parece razonable recomendar el abandono del hábito tabáquico a las personas con enfermedades crónicas de cualquier tipo.

Fuente: IDIBAPS
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Un análisis de sangre podría detectar el cáncer en las etapas tempranas

La revista Nature Communications publica el desarrollo de un test sanguíneo no invasivo que podría utilizarse para la detección en fase inicial de cinco tipos comunes de cáncer –estómago, esófago, colorrectal, pulmón o hígado y hasta cuatro años antes del diagnóstico convencional.

Alt de la imagen
Descifradas las causas moleculares que determinan la evolución del linfoma

Investigadores españoles han coordinado un estudio del genoma y epigenoma completos del linfoma de células del manto que identifica nuevos mecanismos de activación de oncogenes y las alteraciones que provocan el progreso tan heterogéneo de este tumor.