Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El uso de vídeo no es eficaz para monitorear la abundancia de especies marinas

Investigadores del Centro Oceanográfico de Baleares del Instituto Español de Oceanografía y del South Australian Research and Development Institute han publicado un novedoso estudio sobre las limitaciones del vídeo sumergido para monitorear la abundancia de especies marinas en condiciones de alta densidad, como en áreas marinas protegidas.

Langosta europea Palinurus elephas filmada para el estudio / IEO

Un equipo de científicos ha publicado un trabajo que pone de manifiesto que estimar la abundancia de una especie marina con estudios de vídeo –el número máximo de individuos en un fotograma de la filmación– subestima la abundancia a medida que aumenta la densidad.

La investigación concluye que las técnicas de vídeo son útiles para comparar áreas con densidades de población diferentes, pero no son adecuadas, por ejemplo, para monitorizar la evolución de una población en un área marina protegida.

Las técnicas de vídeo submarino cebado (al que le ponen a la especie estudiada un cebo) se emplean comúnmente, y de manera creciente, para estimar la abundancia de especies marinas basándose en el supuesto de que los índices obtenidos son representativos de la abundancia real. Sin embargo, el estudio indica que en determinadas situaciones esto no es así.

El trabajo de campo lo han realizado con la langosta europea que tiene la peculiaridad de presentar un patrón de marcas individual único

El estudio, ha sido publicado recientemente en la revista PLoS ONE por investigadores del South Australian Research and Development Institute (SARDI) y el equipo de Conservación, Reservas marinas y Pesca artesanal del Centro Oceanográfico de Baleares del IEO.

El trabajo de campo lo han realizado con langostas espinosas, concretamente con la langosta europea Palinurus elephas, que tiene la peculiaridad de presentar un patrón de marcas individual único, lo que ha permitido, por primera vez en un estudio con vídeo cebado, determinar el número total de individuos diferentes que aparecen en cada filmación.

Los estudios de poblaciones de otras especies, como peces, con esta técnica están sujetos a sesgo sin que nada pueda hacerse, ya que a altas densidades se satura el cebo y no es posible determinar si los individuos observados en distintos fotogramas son diferentes.

La investigación se enmarca dentro de los proyectos RECMARE (CTM2012-36982) del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación, y ERICOL cofinanciado por la Secretaría General de Pesca del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Referencia bibliográfica:
Stobart B, Díaz D, Álvarez F, Alonso C, Mallol S, Goñi R (2015). Performance of Baited Underwater Video: Does It Underestimate Abundance at High Population Densities? PLoS ONE 10(5): e0127559. doi:10.1371/journal.pone.0127559.

Fuente: Instituto Español de Oceanografía
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
¿El consumo de carne realmente nos hizo humanos?

Las evidencias paleoantropológicas halladas hasta ahora sobre el Homo erectus, que apareció hace unos dos millones de años, sugerían que la dieta carnívora había moldeado nuestra evolución e impulsado cambios en el comportamiento y los rasgos anatómicos humanos, como un mayor cerebro. Un equipo de científicos rebate ahora esta hipótesis, a la que asocian a un muestreo intensivo de fósiles en un periodo y yacimiento determinados.

Cómo se propaga un cáncer contagioso entre diferentes especies de almejas

Debajo del mar, las células cancerosas pueden comportarse como parásitos en almejas, berberechos o mejillones, protagonistas del #Cienciaalobestia, e infectarlos de un tipo de cáncer transmisible parecido a la leucemia. Un nuevo estudio confirma que esta enfermedad puede propagarse incluso entre diferentes especies de almejas en el Mediterráneo y el Atlántico debido a las actividades humanas.