Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El vómito fosilizado de los búhos registra la pérdida de biodiversidad

Un equipo científico ha analizado los restos fósiles de comida regurgitada de búhos –que incluye trozos de huesos, pelo y dientes sin digerir de pequeños mamíferos– para determinar los cambios en el ecosistema de la Gran Cuenca de EE UU durante los últimos 13.000 años. Según sus conclusiones, el proceso de calentamiento iniciado en el siglo XIX está ocasionando la perdida de la resistencia natural de los habitats, ya que las especies que han desaparecido no han sido sustituidas por otras nuevas.

Uno de los vómitos analizados por los científicos / Oregon State University

Un nuevo estudio analiza las transformaciones durante los últimos milenios del ecosistema de la Gran Cuenca estadounidense basándose en el vómito fosilizado de los búhos. Estos trozos de comida contienen restos no digeridos de pelo, dientes y huesos de las especies de pequeños mamíferos que eran sus presas habituales.

“La comida regurgitada supone un extraordinario registro fósil que nos permite monitorear los cambios biológicos a lo largo de los años”, destaca Rebecca Terry, bióloga de la Universidad del Estado de Oregón (EE UU) y autora principal del artículo publicado en Proceedings of the National Acdemy of Sciences (PNAS).

Las prácticas de los humanos están provocando un impacto mayor que el del cambio climático

El análisis efectuado por los científicos indica que la población de pequeños mamíferos se mantuvo estable y resistente durante el período de rápido calentamiento que se produjo hace 13.000 años, evolucionando de forma acompasada con los cambios en el hábitat y el paisaje.

Sin embargo, las modificaciones causadas por los humanos desde el siglo XIX han provocado una gran caída de la biomasa y el flujo de energía del ecosistema, lo que supone que la adaptación no está siendo tan buena como en el pasado, indica el estudio.

“El cambio que se está produciendo no es paralelo o similar al del final de la última Edad de Hielo, porque está provocado por el impacto humano en el hábitat y este tiene una fuerza mayor que el simple cambio climático”, alerta Terry.

Según describen los científicos, hace 13.000 años los lagos de la región se secaron y la vegetación cambió de bosques a tierras desérticas de arbustos. Pero pese a estos grandes cambios en el medioambiente, la población de pequeños mamíferos se mantuvo constante, pues cuando una especie iniciaba su declive, había otra que crecía de forma natural hasta ocupar su lugar.

Cambios en la vegetación

Pero la respuesta del ecosistema está siendo muy diferente en el nuevo proceso de calentamiento que comenzó hace dos siglos.

“Nuestra investigación demuestra que los ecosistemas están perdiendo su resistencia natural, la habilidad de un grupo para compensar la pérdida de otro”, resalta Terry.

Una nueva especie de hierba ha desplazado a las gramíneas y arbustos desérticos que eran alimento de pequeños mamíferos

El principal factor que explica estos cambios en la Gran Cuenca, según los investigadores, la introducción de la especie invasiva bromus tectorum, favorecida por prácticas humanas como el establecimiento de campamentos de mineros y líneas de ferrocarril o la ausencia del pastoreo de ganado que históricamente había sido habitual.

Esta hierba exótica ha desplazado a otras especies de gramíneas y arbustos desérticos, además de incrementar la frecuencia de los incendios. Todo ello ha provocado un cambio en la estructura y la composición de la comunidad de mamíferos, afectando especialmente a las pequeñas especies que se alimentaban de los anteriores matorrales.

Por tanto, los científicos concluyen que la Gran Cuenca es actualmente uno de los ecosistemas más amenazados de Norteamérica.

Referencia bibliográfica:

Terry, C. et al. "Energy flow and functional compensation in Great Basin small mammals under natural and anthropogenic environmental change". PNAS Julio 2015. Doi: 10.1073/pnas.1424315112

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados