Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Esta es la foto del Sol con mayor resolución jamás tomada

El telescopio solar Daniel K. Inouye National ha captado desde Hawái (EE UU) las imágenes con mayor resolución del Sol. Gigantescas burbujas del tamaño de España bullen en el turbulento plasma que cubre nuestra estrella. 

La imagen con mayor resolución jamás tomada del Sol ha sido captado por el Telescopio Solar Daniel K. Inouye. / NSF

Las primeras imágenes del Telescopio Solar Daniel K. Inouye, que tiene la National Science Foundation (NSF) de EE UU en Hawái, son las de mayor resolución conseguidas hasta ahora. Sus detalles sin precedentes de la superficie de nuestra estrella permitirán una nueva era de la ciencia solar y un salto adelante en la comprensión del sol y sus impactos en nuestro planeta.

Las fotografías muestran un patrón de plasma 'hirviendo', con estructuras en forma de células, del tamaño de España, que son la firma de movimientos violentos que transportan el calor desde el interior del Sol hasta su superficie. Ese plasma solar caliente se eleva en los centros brillantes de las células, se enfría, y luego se hunde en forma de vías oscuras en un proceso conocido como convección.

Burbujas del tamaño de España

Las imágenes muestran grandes burbujas del tamaño de España pero también pequeños elementos del tamaño de Manhattan./ NSF

Una aproximación al clima espacial

Según la NSF, “el Sol es un ‘reactor nuclear gigantesco’ que quema unos cinco millones de toneladas de combustible de hidrógeno cada segundo”. Toda esa energía irradia al espacio y hace posible la vida en la Tierra. Esta actividad solar, conocida como clima espacial, puede afectar a los sistemas en la Tierra.

En la década de 1950, los científicos descubrieron que existe un viento solar que sopla desde esta gran estrella hasta los bordes del sistema solar y que vivimos dentro de su atmosfera. Las potentes erupciones magnéticas que a veces se producen en nuestra estrella pueden afectar el transporte aéreo, interrumpir las comunicaciones por satélite y derribar las redes eléctricas, causando apagones y desactivar el GPS.

"Hoy podemos predecir si va a llover prácticamente en cualquier parte del mundo con mucha precisión, pero el clima espacial no está en ese punto todavía", explica Matt Mountain, presidente de la Asociación de Universidades para la Investigación en Astronomía (EE UU). “Necesitamos captar la física subyacente detrás del clima espacial y esto comienza bajo el Sol, que es lo que estudiará el telescopio solar en las próximas décadas", añade.

En este contexto, comprender las características de los campos magnéticos del Sol resulta fundamental. Las observaciones del telescopio solar Inouy, que puede obtener imágenes de regiones de hasta 38,000 km de ancho, permitirá medirlos y caracterizarlos con más detalle, determinando las causas de la actividad solar potencialmente dañina.

Fuente:
NAS
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Un planeta de la vecina estrella Luyten podría tener la capacidad de albergar vida

Astrónomos europeos y americanos han descubierto que la estrella GJ 273, una de las más cercanas a la Tierra y conocida como Luyten, tiene un sistema planetario con dos planetas confirmados, uno de ellos en la zona de habitabilidad, y otros dos muy probables.

Alt de la imagen
Un cataclismo cósmico para investigar la naturaleza cuántica del espacio-tiempo

El colosal estallido de rayos gamma que captó el año pasado el telescopio MAGIC desde Canarias ha ayudado a estudiar si la velocidad de la luz en el vacío es una constante de la naturaleza. De momento ha servido para poner un límite a la hipótesis de que la velocidad de los fotones depende de su energía, como predicen algunos modelos de gravedad cuántica.