Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Estas aves del Ártico no están preparadas para combatir la crisis climática

La rápida subida de las temperaturas ha sorprendido al arao de pico ancho, protagonista del #Cienciaalobestia y adaptado al frío del Ártico donde habita. Al analizar su comportamiento fisiológico, un grupo de investigadores ha descubierto que esta especie tiene una tolerancia muy baja al calor y está ya sufriendo una elevada mortalidad.

Araos de pico ancho en el norte de la bahía de Hudson. / Kyle Elliott

El Ártico se calienta a un ritmo más rápido que el resto del planeta y los daños indirectos que este aumento de las temperaturas genera sobre la vida silvestre están bien documentados. Sin embargo, pocos estudios han analizado qué efectos directos genera este calor sobre la fauna salvaje.

Un nuevo estudio publicado en la revista Journal of Experimental Biology y dirigido por investigadores de la Universidad McGill (Canadá) se ha centrado en el arao de pico ancho (Uria lomvia), un ave distribuido por las costas árticas de Europa, Asia y Norteamérica. Los científicos han observado por primera vez una elevada mortalidad por calor mientras anidan en los acantilados expuestos al sol, en turnos de hasta 12 horas.

Arao de pico ancho alimentando a sus crías. / Douglas Noblet

“Descubrimos que los araos tienen la eficiencia de enfriamiento más baja jamás reportada en aves, lo que significa que tienen una capacidad extremadamente baja para disipar o perder calor”, indica Emily Choy, autora principal y becaria postdoctoral en el departamento de Ciencias de Recursos Naturales de la Universidad McGill.

Choy y su equipo caminaron por los acantilados de la bahía de Hudson, al norte de Canadá, para estudiar una colonia de 30.000 parejas reproductoras. Una vez localizadas, midieron varios parámetros vitales de las aves mientras aumentaba la temperatura del aire, como el flujo respiratorio, la tasa metabólica, la pérdida de agua o su capacidad de enfriamiento.

Los araos tenían una tolerancia al calor muy limitada, ya que los animales mostraban signos de estrés a partir de temperaturas tan bajas como 21 °C

Según los resultados obtenidos, los araos tenían una tolerancia al calor muy limitada, ya que los animales mostraban signos de estrés a partir de temperaturas tan bajas como 21 ° C. Esta limitada tolerancia al calor de los araos de pico ancho explicaría su mortalidad en los días cálidos.

A más masa, más calor

Al medir la frecuencia respiratoria y la pérdida de agua a medida que los araos se sometían a temperaturas crecientes, los investigadores también llegaron a la conclusión de que las aves más grandes eran más sensibles al estrés por calor que las aves más pequeñas.

Según explican, los araos tienen una tasa metabólica muy alta en relación con su tamaño, lo que significa que cuando jadean o baten las alas para refrescarse gastan una gran cantidad de energía y generan aún más calor.

“Como los araos son aves marinas grandes con altos costes energéticos de vuelo y altos requerimientos diarios de energía, su baja tolerancia al calor puede conducir a compensaciones energéticas para soportar sus altos costes de termorregulación, lo que puede afectar a su comportamiento, al éxito reproductivo y, en última instancia, a la supervivencia”, apunta el estudio.

Los araos y potencialmente otras especies del Ártico están mal adaptadas para hacer frente al aumento de las temperaturas, lo cual es importante a medida que el Ártico continúa calentándose

Emily Choy (McGill)

A pesar de que en este trabajo únicamente se ha observado el comportamiento fisiológico de estas aves, Choy y sus compañeros creen que otras especies que habitan en el Ártico podrían estar del mismo modo mal adaptadas para combatir el aumento de las temperaturas.

“El sobrecalentamiento es un efecto importante y poco estudiado del cambio climático en la vida silvestre del Ártico”, considera Choy. “Los araos y potencialmente otras especies del Ártico están mal adaptadas para hacer frente al aumento de las temperaturas, lo cual es importante a medida que el Ártico continúa calentándose”, sugiere la investigadora.

Referencia:

Choy, Emily et al. “Limited heat tolerance in a cold-adapted seabird: implications of a warming Arctic”. Journal of Experimental Biology (2021).

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.

Las cacatúas aprenden unas de otras para abrir los cubos de basura

En entornos cada vez más urbanizados, las cacatúas australianas han desarrollado un comportamiento único para buscar comida: levantar las tapas de los contenedores. Un equipo de científicos demuestra por primera vez que esta compleja habilidad la han copiado observándose las unas a las otras.