Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Estos podrían ser los restos fosilizados de las primeras esponjas de mar

Unos 90 millones de años antes de que los niveles de oxígeno de la Tierra aumentaran para sustentar la vida, las esponjas ya vivían en los océanos, según sugiere el análisis de unas estructuras fósiles encontradas en Canadá. Los restos, hallados en antiguos arrecifes de unos 890 millones de años de antigüedad, podrían ser las primeras evidencias de vida animal.

Estructura hallada en antiguos arrecifes de 890 millones de años de antigüedad. / Elizabeth Turner

Hasta ahora, los fósiles de animales más antiguos pertenecían a unos organismos de cuerpos grandes, generalmente difíciles de interpretar, del periodo Ediacárico, hace entre 635 y 542 millones de años. “Algunos de ellos pudieron haber sido animales, otros no. Los siguientes fósiles por antigüedad que se conocen son esponjas de unos 535 millones de años”, dice a SINC Elizabeth Turner, científica en la Laurentian University, en Ontario, Canadá.

De confirmarse este hallazgo, se trataría del cuerpo animal fosilizado más antiguo conocido

A pesar de estos restos, las pruebas genéticas de esponjas modernas hacían sospechar que los animales surgieron a principios de la era Neoproterozoico, hace entre 1.000 y 542 millones de años, pero la comunidad científica carecía de evidencias físicas. Además, la búsqueda de los fósiles de estos primeros organismos se había visto obstaculizada por la incertidumbre sobre sus características morfológicas.

En un estudio, publicado hoy en la revista Nature, la investigadora Elizabeth Turner sugiere que unas estructuras halladas en rocas extraídas de arrecifes de 890 millones de años en Canadá podrían pertenecer a esponjas marinas. De confirmarse este hallazgo, se trataría del cuerpo animal fosilizado más antiguo conocido.

La investigadora, única autora del trabajo, examinó muestras de estas rocas bien preservadas –y más raras de encontrar en la superficie de la Tierra–, al noroeste del país y que fueron construidas por bacterias depositarias de carbonato cálcico. En ellas, identificó redes ramificadas de estructuras en forma de tubo que contenían y estaban rodeadas de cristales del mineral calcita.

“La microestructura consiste en fibras que se ramifican y vuelven a unirse de una forma tridimensional complicada que no está presente en ninguno de los otros tipos posibles de organismos ramificados”, detalla Turner, para quien es la evidencia de una estructura microscópica bien conocida de esponjas fósiles en una variedad de rocas mucho más jóvenes a escala mundial.

Estas formas se asemejan mucho al esqueleto fibroso de las esponjas córneas, un tipo de esponja moderna que se utiliza para fabricar esponjas de baño comerciales. De hecho, en la actualidad, esta esponja de baño mediterránea, Spongia officinalis, es un buen análogo moderno del material fósil que describe la científica. “Tiene el mismo tipo de esqueleto proteináceo que se conserva en las rocas de 890 millones de años”, añade.

Estructura de esponja actual

Estructura de esponja de baño actual (Spongia officinalis) con su malla tridimensional. / Elizabeth Turner

Antes de que la Tierra “respirara” vida

Por otro lado, por la edad de las rocas donde se han descubierto estas estructuras, la investigación sugiere que los animales surgieron mucho antes de la primera aparición de los fósiles animales tradicionales: “Tuvieron una larga historia durante la cual existieron, pero no se conservaron bien, si es que lo hicieron”, subraya a SINC Turner.

La aparición evolutiva de los primeros animales tuvo lugar antes de un importante acontecimiento de oxigenación que fue necesario para la aparición y/o diversificación de estos

Elizabeth Turner

De este modo, la autora propone que las estructuras pueden ser los restos fosilizados de esponjas córneas que vivieron sobre, dentro y al lado de los arrecifes de carbonato cálcico unos 90 millones de años antes de que los niveles de oxígeno de la Tierra aumentaran hasta alcanzar los necesarios para sustentar la vida animal.

“La aparición evolutiva de los primeros animales tuvo lugar antes de un importante acontecimiento de oxigenación que, según algunos, fue necesario para la aparición y/o diversificación de los animales (todos los animales necesitan oxígeno)”, recalca la científica.

Si se comprueba y confirma que los restos son fósiles de cuerpos de esponjas, los hallazgos podrían implicar que la evolución de los primeros animales se produjo independientemente de este acontecimiento de oxigenación. Por lo tanto, la vida animal primitiva pudo sobrevivir a las severas glaciaciones que se produjeron hace entre 720 y 635 millones de años, destaca el estudio.

“Los primeros animales pudieron haber tolerado niveles de oxígeno comparativamente bajos en relación con las condiciones modernas”, concluye la experta.

Localizaciones

Localizaciones de campo en los Territorios del Noroeste, Canadá. / Elizabeth Turner

Referencia:

Elizabeth Turner. “Possible poriferan body fossils in early Neoproterozoic microbial reefs" Nature

Fuente:
SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.